“SE NOTA CAMBIO DE ACTITUD”, DICEN ICETA y ARRIMADAS

La vicepresidenta se reúne con oposición y empresarios catalanes e irrita a Puigdemont

"Hay que pasar a la acción", ha pedido Iceta a la vicepresidenta. "Ha llegado la hora del diálogo, pero también de las propuestas concretas”. ha señalado Arrimadas

Foto: El delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. (EFE)
El delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. (EFE)

El ‘problema catalán’ entra en vías de solución. La vicepresidenta del Gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría, se reunió este miércoles por la tarde en Barcelona con empresarios catalanes y luego con los líderes de la oposición, el socialista Miquel Iceta y la líder de Ciutadans, Inés Arrimadas. “Hay disposición, de entrada, a abrir un diálogo con Cataluña, pero eso no ha de quedar solo en palabras, sino que se ha de pasar a los hechos. La actitud es muy diferente a la legislatura anterior”, explicó a El Confidencial Miquel Iceta a la salida de la reunión. Inés Arrimadas, por su parte, señaló: “Tuvimos una reunión muy cordial, queríamos darle nuestra opinión sobre la situación política, los problemas de los ciudadanos y las posibles soluciones. Ha llegado la hora del diálogo, pero también de las propuestas concretas”.

Previamente, a mediodía, la vicepresidenta había almorzado con un pequeño grupo de empresarios a nivel particular. El compromiso se ató en Barcelona el pasado 22 de noviembre, cuando un conocido hombre del mundo de los negocios le comentó a la vicepresidenta su interés en tener un encuentro con ella. Dicho y hecho: en cuanto Soraya Sáenz de Santamaría tuvo oportunidad, agendó la comida, a la que asistieron otros tres empresarios de relieve.

En las filas nacionalistas las reuniones han sentado como un tiro. La portavoz del Gobierno catalán, Neus Munté, dejó escapar la crítica de que le parecía muy sorprendente que Soraya Sáenz de Santamaría “se ha reunido con la oposición antes que con el Gobierno catalán”. Pero eso, a la oposición, no le importa. “Como líderes de la oposición, le pedimos que el presidente catalán, Carles Puigdemont, vaya a la conferencia de presidentes autonómicos para hablar de financiación y que no deje la silla de los catalanes vacía en una reunión tan importante. Que asuma sus responsabilidades, que rectifique y que vaya a la conferencia”, le contestó Inés Arrimadas.

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, a su llegada a la sede de la Delegación del Gobierno en Barcelona.
El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, a su llegada a la sede de la Delegación del Gobierno en Barcelona.

Desde el Partit Demòcrata Europeu (PDECat), la antigua Convergència, tampoco ahorran críticas, calificando las reuniones de la número dos del Ejecutivo central en Barcelona de “gesticulación dentro de una operación de 'marketing”. Como ya dejaron caer desde el propio Gobierno hace unos días, lo que les interesa a los independentistas es que el Gobierno les deje las manos libres, les permita hacer un referéndum y que retire todas las denuncias contra ayuntamientos o concejales que van siendo imputados por diversos motivos.

No hubo temas estrella ni se discutió ningún calendario, aunque los líderes opositores de Cataluña le pidieron a la vicepresidenta soluciones. Con Iceta, Sáenz de Santamaría trató sobre la relación de los gobiernos central y catalán y el encaje de Cataluña en España. Desde el Ejecutivo de Mariano Rajoy, se es consciente de que hay que negociar una nueva financiación (de hecho, se tendría que haber negociado en 2013, conforme estaba previsto en la ley), pero aunque se han sentado las bases de un diálogo en este sentido, todavía no hay ningún calendario ni propuesta concreta.

La líder de Ciutadans, Inés Arrimadas, atiende a los medios  en la sede de la Delegación del Gobierno.
La líder de Ciutadans, Inés Arrimadas, atiende a los medios en la sede de la Delegación del Gobierno.

Hay un tema, sin embargo, que preocupa a Madrid: el presidente catalán, Carles Puigdemont, anunció que no pensaba asistir a la reunión de presidentes autonómicos convocada por Mariano Rajoy para el mes de enero. Sáenz de Santamaría está maniobrando ya para revertir esa situación. Si consigue que Puigdemont cambie de idea y acuda, la vicepresidenta habrá ganado su primera batalla y el diálogo entre Barcelona y Madrid será mucho más fácil en el futuro. De ahí que el Gobierno central esté trabajando en “crear las condiciones necesarias para que Puigdemont pueda asistir”.

Deberes para el Gobierno central

Esos fueron también los principales temas tratados con Arrimadas. “Hemos hablado de prioridades, que ya se incluyeron en las 150 exigencias que pusimos en el pacto con el PP. Evidentemente, tratamos el tema de la nueva financiación. Somos partidarios de que Puigdemont vaya a la conferencia de presidentes para hablar del sistema de financiación, porque abrir el diálogo en este tema fue uno de los requisitos imprescindibles que pusimos”.

Al margen, la vicepresidenta se interesó por una larga ristra de temas pendientes que forman parte de la ‘carpeta catalana’, como el tema de la financiación de Cercanías (los servicios están traspasados, pero el Estado no ha cumplido con las inversiones previstas) o el impulso al Corredor Mediterráneo, que ha de unir el sur de España con Europa a través del Levante.

El líder socialista explicó a este diario: “La sensación que he tenido es que la vicepresidenta se lo toma con muchas ganas y ha cambiado el chip. Pero ya le dije que vamos tarde, que hay que ponerse a trabajar y a solucionar problemas. El Gobierno se ha de meter a fondo y, sobre todo, que sus intenciones no se queden solo en palabras, sino que se traduzcan en hechos”.

La vicepresidenta se reúne con oposición y empresarios catalanes e irrita a Puigdemont

Inés Arrimadas también admitió tras la reunión que la línea del encuentro fue por esos derroteros. “Impusimos requisitos, y muchos de ellos tienen que ver con el cambio de actitud del Gobierno español no solo en Cataluña, sino en otros lugares. Pedimos, por ejemplo, que se abriera debate sobre el sistema de financiación, que se hablara de Cercanías y del Corredor Mediterráneo”. Lo que espera la dirigente de C’s es que “el Gobierno de España ponga encima de la mesa medidas concretas para solucionar los problemas de los catalanes, porque es la hora de volver a hablar de lo concreto. Lo que esperamos ahora es que se visualice lo que hemos hablado y se cumplan los compromisos adquiridos”.

Los cimientos de una nueva era, pues, parece que comienzan a solidificarse. Ahora solo hace falta no desfallecer en el empeño.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
36 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios