TRAS EL CONGRESO DE VISTALEGRE ii

Iglesias diseña una operación relámpago para reconstruir Podemos en una semana

Los cambios se pretenden realizar con la mayor premura posible, evitando que se mediatice la teoría de la 'purga', como ocurrió en Madrid tras su asamblea autonómica

Foto: El líder de Podemos, Pablo Iglesias, en los pasillos del Congreso de los Diputados este lunes. (EFE)
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, en los pasillos del Congreso de los Diputados este lunes. (EFE)

Operación relámpago para reconstruir Podemos. El equipo ganador en la asamblea de Vistalegre II, liderado por Pablo Iglesias, pretende activar los órganos de la nueva dirección con la mayor celeridad posible. Con mayoría en el consejo ciudadano elegido este fin de semana, tienen las manos libres para decidir quién contará con asiento en la ejecutiva, el denominado consejo de coordinación que rige el día a día de la organización, pero también los cambios previstos en el grupo parlamentario y, por ende, el futuro de Íñigo Errejón, que actualmente ejerce como portavoz.

El próximo sábado se reunirá el CCE para discutir sobre los cambios, según cofirmaba este lunes el secretario general. Evitando confirmar en público cómo será el 'nuevo Podemos', prácticamente ya perfilado tras su aplastante victoria sobre Errejón, Iglesias sí ha dado algunas claves de sencilla interpretación. Irene Montero, ahora portavoz adjunta y jefa de Gabinete de Iglesias, se presenta como la sucesora natural de Errejón en el Congreso, mientras que este dejará de ser el número dos, en favor de Pablo Echenique, además de pasar a un plano institucional menos visible.

Iglesias diseña una operación relámpago para reconstruir Podemos en una semana

Este miércoles, en la sesión del control al Gobierno, no intervendrán ni Iglesias ni Errejón, mientras que el pleno del jueves tiene todas las papeletas para convertirse en el último con la actual constitución del grupo parlamentario de Unidos Podemos. Pablistas y errejonistas no dudan de que así sea. Iglesias, en cambio, prefiere guardar las formas en público para evitar, dice, “seguir condicionando los debates a partir de declaraciones en los medios de comunicación". "Todas las posibilidades están abiertas", insiste al preguntarle sobre la nueva ejecutiva y el futuro político de Errejón, aunque de sus palabras se desprende su opinión personal sobre los cambios en la organización.

Los cambios se pretenden realizar con celeridad, evitando que se mediatice la teoría de la 'purga', como ocurrió tras la batalla entre Espinar y Maestre

En primer lugar, los cargos de mayor proyección institucional, concretamente la portavocía, deben responder a los principios de una "mayor feminización”. En esta línea, no ha dudado en repetir a los medios los mismos nombres, y en idéntico orden: Irene Montero, Noelia Vera, Sofía Castañón y Gloria Elizo. En segundo lugar, apunta que la nueva dirección debe ser “más coral”, evitando que se identifique solo con la figura del secretario general y con dos personas, como hasta ahora lo hacía el tándem Iglesias-Errejón. Por último, como incidió en una entrevista para Radiocable, Podemos debe ser “una orquesta que suene acompasada”. Todo lo contrario a las dinámicas de familias o corrientes internas, por lo que el errejonismo no tendría cabida si decide perpetuarse como tal.

Iglesias diseña una operación relámpago para reconstruir Podemos en una semana

La gran olvidada de la 'lista' de Iglesias es la diputada y secretaria del grupo parlamentario, Carolina Bescansa. La mejor posicionada para suceder a Errejón al frente de la portavocía, pero que tras marcar perfil propio y rechazar integrarse en la lista de Iglesias, para la que pidió el voto, acabó por autodescartarse. No era su intención, pero su movimiento, presentándose como persona de consenso al margen del choque de trenes y culpabilizando al mismo nivel a Iglesias y Errejón, no acabó de gustar ni de entenderse en el entorno del secretario general.

Si se laminan las secretarías que controla Errejón, con sus propios recursos humanos y económicos, resurgirá el cisma que ha planeado en la campaña

Los cambios se pretenden realizar con la mayor premura posible, evitando que se mediatice la teoría de la 'purga', como ocurrió en Madrid tras su asamblea autonómica y donde los relevos, tanto en la ejecutiva como en el grupo parlamentario de la Asamblea y hasta en la mesa coordinadora de Ahora Madrid, se realizaron con cuenta gotas. A cada relevo que se iba produciendo saltaba un titular en el que los errejonistas denunciaban ceses y autoritarismo. Un espectáculo que pretende evitarse. Cambios rápidos y de golpe.

Los vencedores de este proceso asambleario pretenden asimismo aumentar el número de secretarías en el consejo de coordinación, con un máximo de 20. De entre las nuevas, la relacionada con asuntos europeos, que ocupará el eurodiputado de Anticapitalistas Miguel Urbán. La secretaría política, que ocupaba Errejón con unas funciones que lo equiparaban al secretario general, está en el aire. Los errejonistas no descartan su desaparición.

Menos evidente es el destino de los técnicos y asesores de la organización, en su mayoría afines al todavía secretario político. Sin embargo, los relevos en este estamento, junto con el número de secretarías, y por tanto recursos económicos y humanos, con los que cuente Errejón, serán determinantes. Si se laminan, el cisma que ha planeado durante toda la campaña interna no tardará en hacerse realidad. El fantasma de la escisión planea sobre Podemos.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
32 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios