DOBLÓ EL VALOR DE LA INMOBILIARIA DE CAIXABANK

Rato se iba a llevar 20 millones con activos tóxicos como los que él generó en Bankia

Un informe de Hacienda al que ha tenido acceso El Confidencial revela que el expresidente de Bankia cobró a través de una firma instrumental más de 370.000 euros de un fondo buitre
Foto: Rodrigo Rato, tras declarar este viernes en los juzgados de Plaza de Castilla. (EFE)
Rodrigo Rato, tras declarar este viernes en los juzgados de Plaza de Castilla. (EFE)
 

Rodrigo Rato tuvo que abandonar Bankia en mayo de 2012 tras obligar al Gobierno a inyectar casi 24.000 millones de euros de fondos públicos para evitar el colapso del banco, pero el exdirigente del PP sólo necesitó unos meses en dar un pelotazo con activos tóxicos idénticos a los que él mismo había generado con el hundimiento de Bankia. Así consta en un informe de la Agencia Tributaria del pasado 14 de diciembre que ha sido incorporado al sumario del caso Rato y al que ha tenido acceso El Confidencial. El documento demostraría que el exdirector gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) urdió un complejo entramado societario que tenía como principal objetivo ocultar el cobro de comisiones ilegales y defraudar masivamente a Hacienda.

En el informe, los inspectores analizan los pagos que recibió Rato a través de una de sus firmas instrumentales, Explotaciones Carabaña SL, de la filial en España del fondo estadounidense Texas Pacific Group (TPG), Guide Bridge Capital SL, especializada en la compra de activos fallidos del sistema financiero. El exvicepresidente del Gobierno empezó a trabajar para esa firma a comienzos de 2013, menos de un año después de tener que salir de Bankia. Allí se reencontró con otros antiguos altos cargos del banco, como Fernando Magnet Odogherty, presidente de Guide Bridge, y los directivos Manuel Garrido Valdivieso y Pedro San Martín Gutiérrez. La firma también tenía ya en nómina a la mano derecha de Rato en los gobiernos de José María Aznar y en Bankia, José Manuel Fernández Norniella.

Rato jugó un papel clave en los negocios de Guide Bridge. Su intervención fue fundamental para que la filial de TPG pudiera quedarse a mediados de 2013 con el 51% de Servihabitat, la inmobiliaria de Caixabank, el mismo banco para el que Rato había trabajado entre 2008 y 2010 como presidente del consejo asesor de Criteria, la sociedad de la entidad que agrupa su cartera industrial y financiera. Por esa cuota de Servihabitat, TPG desembolsó 185 millones de euros, tasando así el total de la compañía en 370 millones.

Lote de 9.200 millones de activos tóxicos

Pero la investigación ha permitido acreditar que Rato tardó sólo unos meses en conseguir que el valor de Servihabitat se disparara gracias a la información privilegiada que manejaba. En correos electrónicos de diciembre de 2014 intervenidos durante el registro de las viviendas y oficinas del expresidente de Bankia, los directivos de la filial española de TPG se alegran de haber conseguido quedarse con un lote de la Sareb (el banco malo que agrupó todos los créditos fallidos de la entidades financieras) valorado en 9.200 millones de euros que contenía créditos y 30.300 inmuebles de Nova Caixa Galicia, Liberbank y Banco de Valencia.

Según los cálculos de Rato y sus socios, recogidos en los correos, esa operación iba a provocar que los 185 millones de euros que había pagado TPG por el 51% de Servihabitat se convirtieran en 2017 en 446 millones de euros, es decir, en más del doble. Pero del intercambio de mensajes también se desprende que lo que más le interesaba al exvicepresidente del Gobierno y a sus socios en el fondo buitre era que iban a obtener suculentas comisiones por la gestión de ese lote de la Sareb. 

Según los cálculos del presidente de Guide Bridge, entre los cinco empleados de la firma se iban a repartir 20 millones de euros. “Para RR [Rodrigo Rato] y para mí, según parece SH [Servihábitat] debería pagar la remuneración del Consejo de este mes”, escribió Magnet a sus compañeros sacando pecho por el éxito de la operación. “En fin, que penas con pan lo son menos”, concluyó.

El exdirector gerente del FMI sólo tardó 25 minutos en responder. “Hola, a ver si es verdad q [sic] nos pagan el Consejo de 2013/2014”, contestó Rato desde su cuenta de Gmail. El expresidente de Bankia quería cuanto antes su parte de un pelotazo que, en el fondo, sólo consistía en gestionar activos fallidos de la crisis idénticos a los que había provocado la caída de su antiguo banco y que habían sido comprados igualmente por la Sareb.

Cobros a través de Explotaciones Carabaña

La Agencia Tributaria también se detiene en este informe de 65 páginas al que ha tenido acceso este diario en las salarios que percibió el exministro de Economía tanto de Guide Bridge como directamente de la matriz TPG durante los dos ejercicios -2013 y 2014- en los que estuvo trabajando para ese grupo. Los inspectores han detectado que, para evitar tener que declarar esos ingresos como renta del trabajo, facturó sus servicios a través de la mercantil Explotaciones Carabaña SL, una de las que integraba su red de evasión de capitales.

En total, Rato cobró de Guide Bridge a través de esa firma 378.426 euros. A esa cantidad hay que sumar el salario mensual de 5.416 euros que percibió de TPG durante el último semestre de 2014, aunque los inspectores centran su atención en los pagos que camufló con Explotaciones Carabaña por la evidente simulación para pagar menos impuestos. “Tales pagos efectuados por Guide Bridge y canalizados a través del perceptor inicial (Explotaciones Carabaña SL) deben tributar en sede de la persona física (Rodrigo Rato) que es quien realiza realmente las funciones de administrador y consejero”, recoge el documento incorporado al sumario.

A sólo 134 euros de un delito fiscal

Por el importe defraudado, Rato habría incurrido en un delito fiscal, pero después de su detención en abril de 2015 declaró a Hacienda un pago recibido de Explotaciones Carabaña por importe de 80.000 euros y le aplicó la retención correspondiente. La jugada le permitió rebajar la cuota defraudada hasta los 119.866 euros, sólo 134 euros por debajo del mínimo de 120.000 euros que fija la ley para poder imputar un delito fiscal.

Con todo, el instructor del caso le imputa en estos momentos por otros hechos cinco delitos fiscales, uno por cada año no prescrito, además de los delitos de blanqueo de capitales, alzamiento de bienes y corrupción entre particulares. Este viernes tuvo que declarar en la pieza separada que ha abierto el juez para investigar la evasión de fondos al extranjero. TPG y Guide Bridge acabaron prescindiendo de los servicios de Rato cuando estalló el escándalo en abril de 2015. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
26 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ºC

ºC