el expresidente de bankia dio 16,4 millones a lazard

Rato y Castellanos ocultaron dos locales en Madrid que les reportan 380.000€ al año

La investigación sobre Rato revela que el expresidente de Bankia seguía teniendo un local en Alcorcón con su socio Castellanos y que en 2014 compraron un segundo inmueble

Foto: Rodrigo Rato, al abandonar los juzgados este viernes. (Reuters)
Rodrigo Rato, al abandonar los juzgados este viernes. (Reuters)

La investigación del caso Rato ha aflorado un nuevo negocio entre el exvicepresidente del Gobierno y su amigo y socio Jaime Castellanos, presidente en España del banco de inversiones Lazard y de la correduría de seguros Willis. La relación entre ambos era conocida desde hacía años, pero quedó demostrada cuando Castellanos contrató a Rato después de que este saliera del Fondo Monetario Internacional. En teoría, el vínculo se rompió supuestamente cuando el exdirigente del PP se incorporó a Caja Madrid en enero de 2010. Sin embargo, Rato le devolvió el favor a Castellanos concediéndole a Lazard contratos por valor de hasta 16,4 millones de euros y otros 273.278 euros a Willis durante su mandato en Bankia.

[Lea aquí: 'Endesa, Santander y Caixa pagaron a Rato comisiones del 88% por llevar su publicidad']

Andreu comenzó a investigar esos encargos en enero de 2013 cuando Castellanos admitió en el transcurso del procedimiento que, en el momento en el que sus empresas fueron contratadas por Bankia, compartía una sociedad con Rato y otros dos directivos de Lazard, Joaquín Güell y Pedro Pasquín, llamada Paracuga SL. Según Castellanos, esa sociedad sólo tenía en propiedad un local comercial en Alcorcón (Madrid) que en esos momentos estaba alquilado a Mercadona y restó importancia al vínculo. Pero la confesión del presidente de Lazard obligó a Rato a modificar su declaración inicial ante Andreu, en la que había ocultado la existencia de esa sociedad, y provocó que el juez abriera una línea de investigación sobre los contratos de Bankia con el banco de inversiones. Sólo unos meses después se descubrió que Rato había recibido en Suiza un ingreso de Lazard por valor de 6,1 millones de euros. 

Esas conexiones puestas de manifiesto en el caso Bankia han saltado ahora al caso Rato: la Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF) ha solicitado al juez Serrano-Arnal que pida asistencia judicial a Reino Unido e Irlanda para investigar los movimientos y saldos de dos cuentas de Lazard abiertas en ambos países, relacionándolas con el entramado societario del exvicepresidente del Gobierno. El magistrado ha abierto una nueva pieza secreta para averiguar si Rato cobró comisiones irregulares de Lazard.

Falsa disolución de la sociedad

Tras el episodio en la Audiencia Nacional, Castellanos, Rato y el resto de socios de Paracuga SL comunicaron al juez que habían decidido disolver la firma. Pretendían alejar ese negocio del foco de la investigación judicial sobre Bankia. Sin embargo, las pesquisas del caso Rato han permitido conocer ahora que no sólo siguen siendo propietarios del local de Alcorcón, sino que han adquirido recientemente otra propiedad que también tienen alquilada y que les reporta suculentos beneficios.

Entrada al Mercadona de Alcorcón (Google Street View)
Entrada al Mercadona de Alcorcón (Google Street View)

La información fue aportada en mayo en 2015 por Castellanos, Güell y Pasquín en un escrito que dirigieron a los Juzgados de Plaza Castilla para solicitar que les desbloquearan las cuentas bancarias que utilizaban para gestionar los gastos e ingresos relacionados con los dos locales que compartían por Rato. Tras la detención del expresidente de Bankia en abril, el juez ordenó que se bloquearan todos los bienes y depósitos en los que tuviera firma el expresidente de Bankia para cubrir la responsabilidad civil en la que podía incurrir si es condenado, y esa decisión afectó a las cuentas que comparte con los copropietarios de esos dos inmuebles.

En el escrito, Castellanos, Güell y Pasquín admitieron que son titulares junto al exvicepresidente del Gobierno, “por partes alícuotas”, de un local de Alcorcón comprado el 14 de diciembre de 2010, pero también apuntan, por primera vez, que poseen junto a Rato desde “el 12 de mayo de 2014 un local tienda derecha en la calle de Toledo número 6 con fachada y acceso por la calle de Cuchilleros, de Madrid”. “La titularidad de los locales corresponde en régimen de proindiviso a los cuatro adquirientes, y don Rodrigo Rato ostenta únicamente una cuota de propiedad del 25% sobre los mismos, idéntica a la que corresponde a cada uno de los otros cuatro copropietarios”, alega el documento para justificar su petición de desbloqueo de las cuentas.

Dos alquileres redondos

Los socios de Rato detallan al juez cómo adquirieron los inmuebles y cuánto dinero perciben por sus alquileres para explicar los movimientos registrados en esos depósitos. De las cifras se desprende que el expresidente de Bankia y sus amigos hicieron un negocio redondo con la compra de esos locales, aunque habría sido imposible sin la colaboración de los bancos que decidieron prestarles el dinero que necesitaban para poder adquirirlos. En el caso del local de Alcorcón, la adquisición se hizo con una hipoteca de Caixabank de 4.810.000 euros por la que pagan una cuota mensual de 16.000 euros. El gasto es más que rentable porque Mercadona les abona cada mes por ese inmueble 45.242,88 euros. Es decir, que Rato se reparte cada año con sus amigos más de 386.000 euros limpios.

En cuanto al local de la calle de Toledo, situado justo al lado de la Plaza Mayor de Madrid, la compra se hizo gracias a un préstamo concedido por el Santander de 310.400 euros por el que Rato y sus socios pagan todos los meses 2.600 euros. La inversión también fue rentable. El inquilino del inmueble, la empresa Plataforma Logística SL, les abona una renta mensual de 3.150 euros, suficiente para pagar la hipoteca y obtener 6.000 euros de beneficio al año.

 
 

Rato avaló la petición de sus socios

Tras detallar los negocios asociados a las cuentas bloqueadas, Castellanos, Güell y Pasquín solicitaron al instructor de la causa que les retirara esa decisión para “evitar los perjuicios que se están ocasionando y hacer posible el normal mantenimiento de la actividad empresarial de alquiler de los locales dentro del tráfico jurídico y económico ordinario”. “Resulta necesario y urgente el levantamiento de las medidas de bloqueo adoptadas sobre las cuentas”, concluyeron los supuestos afectados.

Sólo un mes después, Rato envió un escrito al juez para confirmar las explicaciones de sus socios y avalar su petición. Finalmente, el magistrado accedió a la solicitud y levantó el bloqueo de las cuentas afectadas excepto en la parte correspondiente al 25% que correspondía al expresidente de Bankia.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios