los casos de corrupción noquean al pp

Acuamed, Taula y Púnica: la Guardia Civil liquida en 24 días las opciones de Rajoy

La concentración de operaciones de la Guardia Civil contra tramas de corrupción vinculadas al Partido Popular ha fulminado las aspiraciones de Rajoy y ha despertado las suspicacias de Moncloa
Foto: Fachada de la sede del Partido Popular en la calle Génova. (EFE)
Fachada de la sede del Partido Popular en la calle Génova. (EFE)

El mundo de la física calificó este jueves de noticia histórica la constatación de que existen las ondas gravitacionales que predijo Einstein hace un siglo, pero un nuevo escándalo de corrupción sepultó minutos después el descubrimiento y, también, las pocas opciones que le quedaban a Mariano Rajoy para repetir como presidente del Gobierno. En solo 24 días, la Guardia Civil ha lanzado tres operaciones contra tramas vinculadas al PP que han evidenciado la incapacidad del aún jefe del Ejecutivo para contener un virus que corroe las cuadernas del partido y que le impiden abanderar el discurso de regeneración al que ahora se aferra.

Las operaciones de la Guardia Civil se han ido sucediendo en plenas conversaciones para la formación de Gobierno y han coincidido con algunos momentos especialmente críticos para el PP. Rajoy se reunió este jueves con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, para apurar sus últimas opciones de sumar algún apoyo fuera de sus filas. Entre otros puntos, el presidente del PP ofreció un acuerdo para fortalecer la lucha contra la corrupción, y compareció luego ante la prensa para reafirmar su apuesta. Pero la ofensiva de Rajoy quedó desactivada unos minutos después.

Agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil se presentaron en la primera planta de Génova a la hora de comer para revisar el ordenador del exgerente del PP de Madrid Beltrán Gutiérrez. Los investigadores han encontrado indicios en el caso Púnica de que la formación de Esperanza Aguirre recibió donaciones ilegales millonarias de Javier López Madrid, consejero de la constructora OHL, consejero delegado del Grupo Villar Mir y amigo personal de Felipe VI. Beltrán Gutiérrez fue supuestamente el encargado de recepcionar esos fondos.

Acuamed, Taula y Púnica: la Guardia Civil liquida en 24 días las opciones de Rajoy

La UCO también registró el domicilio de López Madrid y dos despachos del empresario en la capital dentro de las mismas diligencias, pero la presencia de la Guardia Civil en Génova simboliza la incapacidad de la formación para revertir la imagen que ya proyectó en diciembre de 2013, cuando la Policía Nacional registró por primera vez su sede por el caso Bárcenas. Rajoy no va a llegar precisamente en las mejores condiciones a la reunión que mantendrá este viernes con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, dentro de la ronda de contactos de investidura que está realizando el líder socialista.

El primer caso que complicó el escenario de Rajoy se desató el pasado 18 de enero. La UCO desmanteló una trama corrupta que habría estado inflando contratos y certificaciones de adjudicaciones públicas de Acuamed, el organismo del Ministerio de Agricultura encargado de promover y gestionar las infraestructuras hidráulicas de la cuenca mediterránea. Como reveló este diario, el presunto cerebro de la red, Arcadio Mateo del Puerto, director general de Acuamed, fue contratado por el PP mientras ocupaba ese cargo para hacer sus sondeos electorales. La operación provocó la dimisión del exsecretario de Estado de Medio Ambiente y, en ese momento, subsecretario de Presidencia, Federico Ramos.

Solo una semana después, la Guardia Civil lanzó bajo la dirección del Juzgado de Instrucción número 18 de Valencia una operación que ha resquebrajado al PP en uno de sus principales feudos históricos, y que supone la revisión de toda una época de la que Rajoy difícilmente puede abstraerse. Los expertos en delitos económicos del Instituto Armado pusieron en marcha el 26 de enero la operación Taula contra una trama liderada por dirigentes del PP, que presuntamente utilizó los recursos de la Diputación y el Ayuntamiento de Valencia para enriquecerse y financiar ilegalmente al partido durante más de una década. La sombra del fraude acecha a un icono del PP como Rita Barberá. Casi la totalidad de sus concejales están imputados en estos momentos por blanqueo. El único motivo por el que la exalcaldesa de Valencia no ha seguido los mismos pasos es que ocupa un asiento en el Senado, y el PP ha permitido esta semana que pase a la diputación permanente de la Cámara Alta para que mantenga el aforamiento si se convocan nuevas elecciones.

Será difícil que Rajoy y el PP se recuperen de la operación de este jueves. Los nuevos casos aterrizan en la mesa del presidente del partido antes de que los anteriores hayan decaído mediáticamente. Y los flecos de los escándalos crecen luego y se entrecruzan hasta formar una densa capa de acusaciones que amortiguan los intentos de Génova por recuperar la iniciativa. Además de la reunión de Rajoy con Sánchez, este viernes comparece Esperanza Aguirre ante la comisión de investigación de la Asamblea de Madrid sobre Púnica y un representante del PP tendrá que ir al juzgado por la causa de la destrucción de los ordenadores de Bárcenas. En el medio plazo, hay otras diligencias de Púnica programadas, y la próxima semana declará en Plaza de Castilla el exministro de Economía Rodrigo Rato. El PP solo asiste al comienzo de un largo periplo por los tribunales.

Acuamed, Taula y Púnica: la Guardia Civil liquida en 24 días las opciones de Rajoy

Pero la atención se centra ahora en la Guardia Civil. Las tres operaciones de la UCO han sido tan contundentes y se han concentrado en tan pocos días que no han tardado en aparecer voces dentro del Gobierno que acusan al Instituto Armado de actuar para perjudicarlo. El propio ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, aseguró el martes en una entrevista concedida a la cadena Cope que la operación Taula se podía haber lanzado hace muchos meses, en lugar de en un periodo político tan comprometido como este y zanjó que no cree en las casualidades.

Sin embargo, esas conjeturas son incompatibles con el funcionamiento habitual de este tipo de macroinvestigaciones. Según ha podido saber este diario, las fechas del caso Acuamed y la operación Taula fueron programadas por la UCO con sus respectivos jueces y fiscales en el mes de diciembre, cuando aún no se sabía que España podía encontrarse, en estos momentos, a las puertas de la primera repetición de elecciones de su historia reciente. Además, los casos no pueden esperar indefinidamente a que cambie el escenario político.

Hay otro factor que ha provocado la concentración de casos en estas semanas. Los jueces prefieren que las operaciones que afectan a partidos políticos no interfieran en las campañas electorales. El caso Acuamed y la operación Taula se podrían haber puesto en marcha a la vuelta del verano, pero los magistrados que instruyen esos procedimientos decidieron esperar a que se celebraran las generales del pasado 20 de diciembre. La UCO no lanzó la operación Acuamed hasta un mes después de esa fecha.

Con todo, las críticas a la Guardia Civil arrecian en un PP noqueado por el aluvión de golpes que está recibiendo en un momento tan decisivo. Génova tiene problemas para asumir que los mismos investigadores que destaparon el fraude de los ERE de la Junta de Andalucía y han puesto a Convergència Democràtica de Catalunya contra las cuerdas por las comisiones del 3% hayan terminado ahora, en apenas tres semanas, con casi todas las alternativas que manejaba Rajoy para posponer su jubilación forzosa.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
74 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ºC

ºC