La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

AL PRINCIPIO EXCULPÓ A MULAS DEL ESCÁNDALO

Amy Martin reaparece y confiesa que sus amigos conocían su identidad desde 2007

La mujer que más daño ha hecho al PSOE a lo largo del último año volvió ayer a Madrid como si nada, un año después del desastre, para presentar su libro
Foto: La escritora Irene Zoe, durante la presentación de su novela (fotos: E. Villarino)
La escritora Irene Zoe, durante la presentación de su novela (fotos: E. Villarino)

La mujer que más daño ha hecho al PSOE a lo largo del último año, hasta el punto de propinarle el golpe final a la Fundación IDEAS de Jesús Caldera, liquidada por Alfredo Pérez Rubalcaba a raíz del escándalo, volvió ayer a Madrid como si nada, un año después del desastre, para presentar su último libro, WA. Últimos días de Warla Alkman, y para seguir sosteniendo ante su público una enrevesada teoría sobre la verdadera historia de la polémica Amy Martin, el seudónimo bajo el que se oculta Irene Zoe.

Una coartada, a medio camino entre la realidad y la ficción, que sigue teniendo, aún hoy, importantes agujeros. Recovecos difíciles de entender que le costaron el puesto, también de forma fulminante, al exdirector general de IDEAS, Carlos Mulas, exiliado en Estados Unidos desde entonces.

Irene Zoe aparece en la cafetería de la FNAC de Castellana con un aviso de su deseo de pasar página del escándalo. “Voy a hablar de cultura, lo demás es ajeno a mí”, explica a El Confidencial como excusa para negarse a posar para el fotógrafo de este diario y seguir dando pábulo a la polémica. Pero en seguida rompe su pacto, al ser preguntada por el moderador del acto, el periodista Juan Cruz. Y fue ahí donde Zoe, menos tensa ya, empezó a relatar el origen del personaje que le ha dado la fama fuera de las librerías.

Todo se remonta a 2007, explicó, y al tanto estaban, además de su editora de Seix Barral, su agente literaria y sus “colegas” más cercanos. Difícil creer, pues, que su expareja, Carlos Mulas, no estuviera entre esos pocos privilegiados. Amy Martin aparece ahora incorporada como personaje dentro de su última novela.

Un secreto hasta la tumba

“Esta novela, en sus primeras versiones, la conocen la editora de Seix Barral, la conocía mi agente y la conocen colegas que han leído este manuscrito, que empecé a distribuir –el primero y el segundo bloque– en el año 2007”, explicó ayer la autora ante el público congregado en la FNAC.

“Cuando conseguí darle patente de realidad a Amy Martin y que existiera realmente, decidí sustituirla en todo el texto por Adda Weinstein. ¿Por qué? Porque no quería desvelar a Amy Martin. Y si llegaba a vieja, si yo llegaba a vieja y Amy Martin hubiera seguido publicando y nadie sabía quién era, digamos que lo habría logrado, habría logrado que este libro funcionara y luego, ya en mi testamento, explicaría quién era Amy Martin. Esto que algunos autores han logrado en el pasado aquí no funcionó”.

La versión que ayer ofreció Zoe en Madrid dista mucho, sin embargo, de la que ella misma dio en un comunicado hace ahora un año. Entonces, cuando asumió la autoría de los artículos firmados por Amy Martin y cargados a precios desorbitados a las arcas de IDEAS, quiso exculpar siempre a Mulas. Aseguró entonces que estaba “separada sentimental y físicamente” de Mulas y que él nunca supo que era Zoe quien escribía esos artículos que, teóricamente, firmaba una reputada columnista estadounidense. Que nadie más que ella y su agente literario lo sabían.

Si yo llegaba a vieja y Amy Martin hubiera seguido publicando y nadie supiera quién era, habría logrado que este libro funcionara y luego, ya en mi testamento, explicaría quién era Amy Martin

El desenlace de aquel culebrón es conocido. Además de la fulminante destitución de Mulas y el fin de la Fundación IDEAS, la autora tuvo que devolver los 60.000 euros que había cobrado en dos años por sus trabajos para la organización. Zoe agradeció ayer a su familia y amigos su apoyo durante todo este año en el que ha vivido “momentos duros”. También agradeció a la editorial, Edhasa, por atraverse a seguir adelante pese a todo. “Los editores son heroicos teniendo en cuenta el año que hemos tenido y las presiones que ha habido. Tenía que haber salido en abril y sólo lo han retrasado unos meses”, dijo.

La escritora explicó también que existe un cuento, publicado en 2009 dentro de un libro, Watch women, en el que también hay restos que la señalaban como autora de Amy Martin. “Como ya Amy Martin existía, descubrir el pastel era un poco duro, y la editora, que ya tenía el manuscrito con Amy Martin escribiendo a Warla Alkman, al final recibió un e-mail mío diciéndole: "Oye, sustituye todo Amy Martin por Adda Weinstein, no vaya a ser que alguien ate cabos y se entere que Amy Martin soy yo". Yo quería que Amy Martin siguiera existiendo de verdad. Sustituyó todo, pero se le olvidó en una frase un Amy. Así que todo el rato se le llama Adda Weinstein en el cuento y de pronto hay un Amy”, explicó. “Quien quiera mirarlo, en ese libro, verá un rastro de Amy Martin”.

Descubierto el pastel, como ella misma señala, ahora ya no tiene complejos para incluir a Martin en su novela ni para seguir dándole vida en la ficción. “¿Ahora qué sentido tiene seguir llamando a Adda Weinstein, quien, por naturaleza, se llama Amy Martin? Amy Martin es mejor nombre como autora de best-sellers que Adda Weinstein”. Irene Zoe continuará hoy su presentación de Los últimos días de Warla Alkman en Barcelona.

El redactor recomienda

#35

lobolopez

 

¿Insinúa usted que no cité literalmente el extracto entrecomillado del artículo de El País?

 

¿Soy yo el que tergiverso cuando es usted el que hace la exégesis que le conviene del texto de ese diario?

 

¿los sofistas son los que practican el "sofismo"?

 

¿así que hay gente faltona (no como usted)?

 

¿De verdad hay foreros que confunden el culo con las témporas y mezclan churras con merinas?

 

En fin, la ignorancia es osada y en algunos casos como el suyo, desmesurada

 

Ampliar comentario
#34

Que manera tan complicada de explicar las cosas.

 

Con lo fácil que es : "Me llevé la pasta porque todos se la llevan y no iba a ser yo gili...Ya lo decía James M.Cain "El cartero no llama dos veces". Aclaro  para que los que no sean Licenciados en Filología Hispánica en la Universidad Complutense y doctorados en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada por la Universidad de Columbia (Nueva York): el que roba a un ladrón tiene cien años de perdón."

 

Se entendería  mejor.

 

Ampliar comentario
#33
En respuesta a lobolopezglg

 Tiene usted razón. No es inglés patatero, sino inglés zapatero.

Creo que el forero al que alude se ha despistado, algo comprensible si tenemos en cuenta la alta talla intelectual de la  protagonista del artículo.

Ampliar comentario
#32

2 largas legislaturas de ZaPatazo y el Eterno Retorno de la EREcracia andaluza han sido suficientes para convertir el prejuicio en juicio consolidado, creo yo...

Ampliar comentario
#31
En respuesta a viva robe

 

 

Insustancial y prescindible.

 

Tal vez esto les aclare a algunos que me responden que no defiendo ni a la escritora ni a su personaje.

 

Simplemente me opongo a ciertos comentarios que son reflejos de actitudes prejuiciosas, sofistas y tergiversadoras que, como decía la canción, lo son "más por ignorancia quye mala intención".

Ampliar comentario
#30
En respuesta a lobolopezglg

¿Qué opinión le merece la entrevistada en la entrevista que he colgado en mi anterior comentario?

Ampliar comentario
#29
En respuesta a lobolopezglg

 

 

La Escuela del Resentimiento llega hasta nuestros días, como todos sabemos. No hace falta haber vivido los 60 para haber sufrido la dictablanda del pensamiento único progreta de salón, que en realidad es reaccionario y aburguesado como Felipe González cuando deja su puesto en un empresón porque se aburre (con lo robado puede permitirse evitar el aburrimiento) o como la política del vídeo, que seguro que era del PSOE-A y se fue a casa a comer langostinos sintiendo mejor consigo misma por haberle sonreído a un niño de otro color.

 

Así se crean y recrean los prejuicios, a base de dar por válidos supuestos incomprobados, incomprobables y, lo que es peor: falsos. 

 

Cierto. Esto me ha recordado a la Pajín diciendo que el PIB era masculino...

Ampliar comentario
#28
En respuesta a jiabaoyu

 

 

Jajaja... así se crean y recrean los prejuicios, a base de dar por válidos supuestos incomprobados, incomprobables y, lo que es peor: falsos.  

 

"...Escuela del Resentimiento de la que usted forma parte..." me dice. No tenía yo edad para entender de contracultura durante la Guerra de Vietnam.

 

Y lo peor, seguro que pretende que a base de repetirlos sean tomados por verdad.

 

¡Lo que hay que leer!

 

Comentarios que confunden el culo con las témporas, el suyo -por si hay dudas- , sobre comentarios -los míos- que se refieren a comentarios lábiles -otros-.

Ampliar comentario
#27
En respuesta a lobolopezglg

 

 

Sí, eso decía Harold Bloom sobre la Escuela del Resentimiento de la que usted forma parte, Amy. Supongo que en la U. de Columbia leyó su obra "El Canon Occidental", salvo que el sistema de incentivos por aprobado fuese similar al que le consiguió publicar en la Fundación Ideas...

Ampliar comentario
#26
En respuesta a cleptocracia televisiva

 

 

Repito mi penúltimo comentario (ya que no ha salido publicado):

 

Puesto a citar El País, pues cítelo, para que podamos ratificar la tergiversación que hace usted interpretando lo relatado en el artículo que cita:

 

http://politica.elpais.com/politica/2013/01/24/actualidad/1359016518_632137.html

 

"Ella respondió en castellano, y siguió hablando en castellano durante toda la conversación. Se contradijo, fue incapaz de responder con precisión a las preguntas sobre su currículo [vamos, lo normal, ya que la que habla no es Amy Martin y es un seudónimo o un personaje inventado]...

 

Pero tan determinante como todo eso fue el acento, o la falta de él [también normal ya que, sea bueno o no su inglés, habla en castellano y es española, no americana, pues al acento al que se refiere es a la ausencia de acento estadounidense].

 

Teóricamente, era una reputada columnista estadounidense y se encontraba en EE UU. ¿Por qué no hablaba en inglés Amy Martin?, se preguntó el interlocutor. Porque ni era estadounidense ni era Amy Martin." [recordemos que al habla estaba Irene Zoe].

Leer más:  Amy Martin reaparece y confiesa que sus amigos conocían su identidad desde 2007 - Noticias de España  http://bit.ly/1huLvfF
 

 

Y nada de lo que dice indica el nivel de inglés de Irene Zoe Alameda. Como su nivel de inglés no explica, contradice o ratifica si es una tunante, una mentirosa o una embaucadora profesional o aficionada.

 

Repito: ¡que falta de respeto, que atropello a la razón!

 

Tan impreciso y falto de rigor es confundir las churras con las merinas como los personajes con sus autores.

Ampliar comentario
#25

Me alegra cada día cuando muy temprano cuando voy hacia Madrid por la A6 y mirando un poquito hacia la izquierda a la altura de Gobelas, veo fugazmente la pérfida silueta desde hace tiempo a oscuras de la cueva de la Fundación Ideas para el Ladronicio del PSOE, y me pregunto que harán con el edificio donde habrán destinado sus anteriores elitistas progres moradores.

Ampliar comentario
#24
En respuesta a jiabaoyu

 

 

Deconstructivo, y tergiversador ¿no?...

 

... me piro del foro. 

Ampliar comentario
#23
En respuesta a cleptocracia televisiva

 

Si usted no sabe lo que es el sofismo no seré yo quien le ilustre.

 

Como no le ilustraré acerca de si soy o no Amy Martin o A mí Martín o sobre el CV de esta persona...

 

Allá usted con el ridículo que hace en su ignorancia, aunque no se lo parezca a sus correligionarios.

 

Ala!

 

 

Ampliar comentario
#22
En respuesta a lobolopezglg

 ¿Falta de respeto? La suya

 

¿Qué es eso "de la falta de rigor, el sofismo [sic] y la estulticia"?

 

¿Es usted Amy Martin?

 

El País

 

"Se contradijo, fue incapaz de responder con precisión a las preguntas sobre su currículo...

 

Pero tan determinante como todo eso fue el acento, o la falta de él. Teóricamente, era una reputada columnista estadounidense y se encontraba en EE UU.

 

¿Por qué no hablaba en inglés Amy Martin?, se preguntó el interlocutor. Porque ni era estadounidense ni era Amy Martin."

 

 

Ampliar comentario
#21

¿Seix Barral publica cosas de esta mamarracha? Qué bajo han caído.

Ampliar comentario