EL EXMINISTRO COORDINARÁ EL EQUIPO ECONÓMICO

Así fichó Pedro Sánchez a Jordi Sevilla

Pedro Sánchez ya tiene quien le escriba su programa económico: Jordi Sevilla. El exministro se sitúa en el ala centrista del PSOE tras pasar por la empresa privada. Su compromiso acaba en las generales

Foto: Pedro Sánchez durante la presentación del libro de Jordi Sevilla 'Seis meses que condujeron al rescate' en enero de este año. (PSOE)
Pedro Sánchez durante la presentación del libro de Jordi Sevilla 'Seis meses que condujeron al rescate' en enero de este año. (PSOE)

Fue hace 15 días. Pedro Sánchez, el secretario general del PSOE, aún no había sido proclamado formalmente candidato socialista a la presidencia del Gobierno, pero su cabeza estaba ya puesta en la Moncloa. Cogió el teléfono y llamó a un viejo conocido suyo: Jordi Sevilla, a quien no le une una especial amistad. Al fin y al cabo, en política, como decía Josep Pla, hay amigos, conocidos y saludados. Y Sánchez, para Sevilla, era de los segundos: un conocido, dicho sin desdén alguno.

El secretario general del PSOE, eso sí, tenía una vieja deuda sentimental con el exministro de Zapatero. Fue precisamente Jordi Sevilla, en su calidad de responsable de la Secretaría económica del PSOE, quien lo acogió cuando Pedro Sánchez era sólo un economista recién licenciado y con inquietudes políticas que buscaba cómo ganarse la vida. Zapatero, por entonces, preparaba el asalto al poder, allá por los primeros años 2000, y Sevilla era su lugarteniente económico en plena competencia con Miguel Sebastián, un auténtico outsider dentro de la estructura orgánica del PSOE.

Por aquel entonces, Pedro Sánchez, junto a Antonio Hernando, ahora portavoz socialista en el Congreso, y el senador Óscar López, se incorporó a un equipo nacido para confeccionar el programa económico de las elecciones de 2004. Y aunque nunca tuvo un papel relevante, aquella experiencia le sirvió para conocer cómo trabajaba Jordi Sevilla. Por eso, cuando hace un par de semanas cogió el teléfono y llamó al exministro, en realidad saldaba una cuenta pendiente.

Si Sánchez gana, se perfila como el responsable económico con categoría de vicepresidente. Y si no lo hace, vuelta a la empresa privada

El acuerdo entre ambos fue relativamente rápido. Entre otras cosas, porque Jordi Sevilla, pese a trabajar para la consultora PwC,y el Instituto de Empresa, ha seguido manteniendo abiertos diversos canales de comunicación con el PSOE, aunque fuera despedido, ciertamente, con cajas no demasiado templadas por Zapatero.

Cada dos meses más o menos, como admite el propio Sevilla en declaraciones a El Confidencial, se reúne con jóvenes economistas cercanos a Ferraz, pero también con la vieja guardia económica del partido, como Carlos Solchaga o Joaquín Almunia, que se resisten a olvidar su pasión por la política. El colectivo Economistas Frente a la Crisis, está, igualmente, dentro del universo socialista que frecuenta Jordi Sevilla, y que busca poner al día el pensamiento de un partido al que la recesión y su incapacidad para gestionar la crisis se lo llevó por delante. En esas reuniones participan economistas como Mónica Meller, Jorge Fabra o Jonás Fernández. Además de veteranos economistas como Julio Rodríguez.

El compromiso de Sevilla con el secretario general del PSOE tiene, por el momento, fecha de caducidad. Durante seis o siete meses, hasta que se desvele quién será el próximo presidente del Gobierno, permanecerá a su lado. Y después, 'Dios dirá', que dicen los castizos. Es decir, si Sánchez gana, se perfila como el responsable económico con categoría de vicepresidente. Y si no lo hace, vuelta a la empresa privada. Por lo tanto, una especie de 'puerta giratoria' pero al revés. De la empresa privada al sector público perdiendo dinero.

Paradojas

A nadie se le escapa que la rentré de Jordi Sevilla a la escena política puede pisar algunos callos en la calle Ferraz. Paradójicamente, se repite lo que sucedió en su día entre Sevilla y Sebastián. Pero ahora el hombre del aparato es Manuel de la Rocha y el segundo, el fichaje estrella de Sánchez.

Rodríguez Zapatero y Pedro Solbes en una imagen de archivo. (EFE)
Rodríguez Zapatero y Pedro Solbes en una imagen de archivo. (EFE)

Hay, sin embargo, una diferencia. El exministro conoce el paño de la vida orgánica como pocos y eso explica que quiera integrar en el proyecto a Manuel de la Rocha, el responsable de economía de la dirección federal, además de a Juan Moscoso, el portavoz económico del grupo socialista en el Congreso y marginado en los tiempos de Sebastián. Y es que aquella bicefalia -pese a las célebres dos tardes con Zapatero que tanto juego dieron a los plumillas - fue un fiasco. Ahora, se supone, Pedro Sánchez habrá aprendido la lección. Sobre todo en pleno viraje hacia el centro político para compensar su deriva 'izquierdista' tras pactar con Podemos en innumerables ayuntamientos y algunas comunidades autónomas.

Y para esa travesía pocos economistas mejores que Jordi Sevilla, cuyo izquierdismo intelectual es lo más próximo al cero absoluto. Sevilla fue durante años jefe de gabinete de Pedro Solbes, y como tal, forma parte del ala más centrista del PSOE. Nada, por lo tanto, de radicalismos en cuestiones como el euro, el empleo o el sistema de pensiones. El viaje económico del PSOE al centro ha comenzado. El viaje político, tras el 'homenaje' a la bandera, sigue su curso.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios