En breve dejarán de pertenecer al Real Madrid. Di María y Khedira ya se pueden considerar historia. Los dos serán vendidos. No entraron en la lista de convocados definitiva para el partido de vuelta de la final de la Supercopa, señal inequívoca de que el club ya había tomado una decisión definitiva y sin vuelta atrás.

Según pudo saber El Confidencial, el Real Madrid espera ingresar por ambos traspasos 80 millones de euros, 65 por el argentino y 15 por el alemán. En resumidas cuentas, si el club consigue su objetivo, sufragaría por completo la contratación de James Rodríguez, que aterrizó en el Santiago Bernabéu tras pagar el club blanco al Mónaco unos 80 millones.

Entró en la lista de convocados, pero horas antes del partido trascendió que ni siquiera se sentaría en el banquillo visitante del Vicente Calderón. Dato fundamental para tener claro que las horas de Di María como jugador del Real Madrid tocan a su fin. La cuenta atrás ha comenzado para el futbolista argentino. Echó un pulso hace tiempo a vueltas con una subida de sueldo, pero el club no cedió. Ángel ya tiene listas las maletas.

Las relaciones del futbolista con el club se comenzaron a deteriorar hace ya mucho tiempo. Más de un año. El verano pasado, el argentino ya estaba en la puerta de salida, aunque finalmente se quedó. Sorpresivamente, el que abandonó el Real Madrid fue el alemán Özil, que puso rumbo al Arsenal. El argentino había solicitado un incremento de sus emolumentos, pero el Real Madrid no estaba dispuesto a pagar lo que solicitaba.

La pasada temporada las relaciones se fueron torciendo más y más. El jugador y sus agentes se mantenían firmes, mientras el club no cedió nunca. Tras la final de la Champions League, en la que Di María fue declarado mejor jugador, hubo un nuevo intento por parte del Real Madrid para satisfacer al ‘Fideo’, pero con idéntico resultado.

Tal y como ha informado este periódico, los ocho millones de euros que quería percibir el futbolista han dictado sentencia. El Real Madrid estaba dispuesto a hacer un esfuerzo, pero en todo momento tuvo claro que las peticiones del argentino eran desorbitadas. En el partido de ida de la Supercopa jugó los últimos minutos a pesar de que en el amistoso ante la Fiorentina demostró estar en un gran estado de forma, pero quedarse fuera de la lista el viernes fue más que revelador. Su venta será inmediata.

Carlo Ancelotti dejó claro en rueda de prensa que ha sido el futbolista el que ha solicitado abandonar el club. Hace un año el italiano fue clave para que Di María permaneciera una temporada más vestido de blanco. Este verano, sin embargo, ha tenido claro que no había nada que hacer. Cristino Ronaldo ha presionado mucho al argentino últimamente, instándole a recapacitar. El portugués no ha podido convencer a su compañero.

El Manchester United es el club que más está presionando en los últimos tiempos. Van Gaal ha manifestado públicamente que le falta un futbolista del perfil del argentino. El Real Madrid espera recaudar unos 65 millones de euros por un futbolista muy cotizado en el mercado. Mientras, el París Saint Germain debe dar salida a algunas de sus estrellas para poder acometer esta contratación para cumplir con el ‘fair play’ financiero que exige la UEFA. En estos momentos, la Premier parece ser su destino.

Mientras, Sami Khedira también apura sus últimas horas como jugador del Real Madrid. En su caso, el Real Madrid trató de prorrogarle un contrato que expira en 2015, pero su agente fue dando largas una y otra vez, hasta tener claro en el club que el deseo del alemán era emigrar. El viernes no estuvo en Madrid presenciando la final de la Supercopa en el Calderón y sí en Leipzig viendo en acción a su hermano Rani, futbolista que pertenece al RasenBallsport Leipzig, club de la Bundesliga II. Inmejorable demostración de que el alemán ya está pensando en otras cosas... El Bayern de Múnich puede ser su destino.