SE ACERCA AL LIDERATO DEL MUNDIAL

Hamilton se pasea y Vettel salva a Ferrari; Alonso abandona a falta de dos vueltas

Hamilton recupera su mejor forma con un triunfo autoritario delante de Bottas y Ricciardo. Vettel tuvo que sudar para acabar cuarto, una avería lastra a Alonso y Sainz abandona por colisión

Y en Canadá, 'su circuito', Hamilton volvió a sonreir. Se enfundaba la 'Union Jack' antes de salir al podio, con un orgullo palpable en todo el 'paddock'. Firmó este sábado una de las poles más magníficas que se recuerdan del británico, entonado todo el fin de semana y autor de un golpe de efecto en esta carrera que no sólo le acerca al liderato del mundial, sino que le devuelve a la versión dominante que tanto echaba en falta desde 2016. En un día aciago para Ferrari, ha mantenido el liderato desde el principio para recordar de qué madera está hecho ese chico que este sábado se emocionaba con el casco de Senna. Fernando Alonso, a dos vueltas del final, abandonó por el enésimo problema con su motor Honda.

Todo le vino de cara en las 70 vueltas de carrera. Primero conservando la primera posición, y luego con una rotura en el alerón delantero que ha trastocado todos los planes de Vettel, obligado a remontar para salvar los muebles de una Ferrari más descafeinada de lo que todos esperaban. 'Seb' terminaba cuarto a base de sudor y lágrimas, pero la soltura con la que Hamilton firmaba vuelta rápida tras vuelta rápida es un aviso sobre su motivación para el resto del Campeonato. Le escoltó Valtteri Bottas en segunda posición a casi 20 segundos y Daniel Ricciardo tercero a 35. De nuevo, Lewis sacó su famoso 'mazo'.

Cómo Vettel ha evitado el 'desastre'

Mientras Hamilton se paseaba por Canadá, Vettel volvió a sacar la fiera competitiva que le convirtió en tetracampeón mundial. Se tocó con Max Verstappen en la salida, y tras cambiar el alerón, se echó el orgullo del equipo encima cuando peor pintaba la carrera. Si Raikkonen nunca cuajó un buen ritmo y acabó séptimo, el alemán alargó 40 vueltas los superblandos hasta que calzó los ultrablandos y llegó a Daniel Ricciardo y ambos Force India, invitados a la pugna por el podio contra todo pronóstico. Fue ahí donde 'Seb' salvó unos puntos de los que se puede acordar a final de noviembre.

No fue sencillo adelantar a los Force India. Primero porque Esteban Ocon, que fue a una parada, apetaba al máximo a Sergio Pérez, con estrategia a dos similar a Vettel. El francés pidió al equipo que le dejaran pasar, pero le negaron esa ventaja y ambos lucharon al máximo hasta que Vettel se engarzó en la batalla. Se sacó de en medio a Ocon, y luego a Pérez en la última vuelta. Quizá Force India pudo haber hecho otro planteamiento, pero Vettel exprimió la situación a base de un ritmo imparable que casi le lleva al podio. Sólo le separaron seis décimas de Ricciardo, que aguantó con blandos hasta el final. 'Seb' es, a su modo, el otro 'ganador' de hoy.

Alonso, de los puntos a la grada

Volvió a ser otra avería en el motor, pero ahora a dos vueltas del final y cuando acariciaba con los dedos su primer resultado en los puntos. Fernando Alonso luchó como un 'animal' durante toda la carrera a base de una estrategia agresiva: tras ponerse séptimo en la primera media hora, alargó sus neumáticos 45 vueltas y calzó los superblandos para mantenerse en el Top 10. A Stoffel Vandoorne, su compañero, le pasaban por todas las esquinas mientras el asturiano no se separaba del Williams de Lance Stroll -con motor Mercedes- hasta el último minuto. Fue otro 'toque' de talento contra viento y marea.

Con el 10º en la mirilla, que hubiera sido su primer resultado en puntos del año, aparcó el coche antes de la curva 8. Reportó un problema en el motor, y al bajarse con una pequeña humareda por detrás, se fue con el casco puesto a la grada, donde fue jaleado por los aficionados tras lanzar sus guantes al vuelo. Fue el final más caluroso, pero menos recompensado, a otra exhibición de entereza psicológica sobre el asfalto. Entre rifirrafes con su ingeniero, a quien pedía información constante sobre sus rivales, sacó fuerza para ir más allá del coche. Y de nuevo, Honda lastró el festín.

Sainz al muro y Renault en la mirilla

Avisaba ayer de que tenía que ser agresivo, pero Sainz se pasó del límite y lo pagó caro. Nada más iniciar la salida, entre la segunda y la tercera curva, perdió el control del coche atacando el vértice, tocó a Grosjean y acabó impactando a Massa antes de golpear con el muro y provocar el coche de seguridad. Recuerda en cierto modo a Baréin, donde salió con el mismo enfoque y se tocó con Lance Stroll en un incidente, si bien en circunstancias similares también cabalgó hasta el séptimo puesto en Barcelona. La línea delgada entre el éxito y la decepción ha jugado esta vez en su contra.

La otra decepción del día la ha consumado Renault, con una avería en el motor de Max Verstappen mientras rodaba segundo. Una hora más tarde, Daniil Kvyat tenía que abandonar por una incidencia de la misma índole cuando estaba dentro de la zona de puntos. En un fin de semana donde Honda ha recibido todos los dardos, los franceses vuelven a estar en el punto de mira, más aún ante la falta de mejoras y la incertidumbre de cuándo llegarán este verano.

En el otro frente, Nico Hulkenberg ha terminado octavo con el Renault, mientras que Lance Stroll ha sumado los primeros puntos con Williams en su carrera de 'casa' tras finalizar noveno. Romain Grosjean ha cerrado la zona de puntos con el Haas, lo que supone un impulso de moral tras los problemas con los neumáticos que llevaban registrando desde los libres del viernes.

opta

Fórmula 1
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios