igualó el récord de poles del brasileño

Hamilton, o vivir una sensación única en la vida con el casco de Senna en la mano

El piloto británico logró su pole número 65 en una actuación magistral, en el mismo circuito donde logró la primera. La familia de Senna le regaló un casco del brasileño como homenaje

Foto: Lewis Hamilton, posando con el casco de Ayrton Senna tras la clasificación. (EFE)
Lewis Hamilton, posando con el casco de Ayrton Senna tras la clasificación. (EFE)

Cuando aquel 1 de mayo de 1994 el niño Lewis se enteró de la muerte de su ídolo, Ayrton Senna, se fue hacia la parte trasera del furgón de las carreras con el que competía en el karting. No quería que su padre le viera llorar. Ya entonces llevaba el color amarillo en su casco como homenaje al piloto brasileño. Ayer, aquel niño recibía un regalo único de la familia Senna: un casco del brasileño de 1987. Hamilton acababa de igualar el récord de poles que Senna disfrutó durante mucho tiempo. Debió de ser una sensación realmente única poder vivir un momento semejante.

Hamilton no se separó del casco de Senna ni en las fotos oficiales. (EFE)
Hamilton no se separó del casco de Senna ni en las fotos oficiales. (EFE)

Si Hamilton no se echó a llorar cuando vió el regalo a pie de pista, fue porque tuvo una enorme entereza de ánimo. El momento invitaba a ello. Se agachó, lo sacó de la vitrina, y besó el casco de Senna. Era una réplica usada en su día para motivos promocionales. Pero la propia familia de Senna anunció poco después que más adelante se entregará el casco auténtico que el brasileño usó en 1987. “No tengo nada suyo, esto es lo más especial que tengo por encima y más allá de mis trofeos o de cualquier otra cosa”, diría después. Pero, como guinda, Hamilton logró ayer igualar el récord del brasileño de manera majestuosa y estelar. “No se puede siempre ser perfecto, pero hoy me he acercado tanto como ha sido posible”.

Dos vueltas apoteósicas

Al llegar a Q2, no estaba claro aún el resultado final del estrecho duelo entre Mercedes y Ferrari. De hecho, el equipo italiano parecía contar con margen tras superar el Q1 con el compuesto superblando, mientras que sus rivales utilizaban el compuesto más blando de la gama Pirelli. Pero Hamilton se desencadenó de manera espectacular en Q3, poniendo de su parte ese factor humano decisivo. El piloto más agresivo en frenada de la F1 se enfrentaba a la pista más exigente en este terreno. Solo había que ver desde su cámara subjetiva cómo afrontaba la última curva del circuito con el Muro de los Campeones a la derecha.

Fue en Q3 cuando el británico sacó toda la artillería. Ayudado por los programas especiales de motor de Mercedes, aquellos que “asustan”, según Daniel Ricciardo comentaba al comprobar en su caso cómo el W08 se iba de las tres décimas a casi el segundo de ventaja. Hamilton bajó primero a un increíble 1.11.7 para luego, cuando parecía no haber mucho margen adicional, bajaba otras tres décimas. Las mismas que endosó finalmente a Sebastian Vettel. Curiosamente, también idéntica diferencia sobre el segundo clasificado a la que Senna sacó en la última pole de su vida. A Valtteri Bottas le endosó siete. Por si fuera poco, marcaba la vuelta más rápida nunca dada al circuito Gilles Villeneuve.

En principio, las carácterísticas del Gilles Villeneuve resultaban propicias para reproducir en el W08 ese comportamiento errático con los neumáticos como en Sochi o Mónaco, las peores pistas de la temporada para el británico (cuarto y séptimo en meta, respectivamente). Sin embargo, el trabajo de Mercedes estas dos semanas parece haber dado resultado. “Hemos trabajado durísimo durante estas dos pasadas semanas para rectificar los problemas que tenemos en el coche. No hace falta decir que los chicos han trabajado más duro que nunca y han hecho un trabajo increíble para, primero, entender por dónde íbamos mal, y luego pensar cómo progresar. Estoy muy agradecido el trabajo realizado en la fábrica”.

"Ahora no me lo puedo creer"

La rueda de prensa inicial tuvo lugar frente a las tribunas de final de recta. Entonces, se acercó el responsable de prensa de la FIA con una caja tapada. Cuando Hamilton la descubrió, se encontró con el casco de Senna. El británico se quedó sin palabras, inmóvil. La escena era singular, y el momento, simbólicamente histórico. “Estoy temblando” diría después en la rueda de prensa mientras miraba el regalo, “igualarle y recibir esto es el mayor de los honores. Y que la familia de Senna me lo envíe, es un honor el ser honrado así”.

El brasileño también hizo público después un vídeo donde explicaba sus sentimientos sobre el logro de ayer. Antes, ofrecía algunos detalles personales sobre el valor del registro y la ocasión, aunque aún queda pendiente igualar y superar el récord absoluto de Michael Schumacher (68). “Igualé hace tiempo a Senna en victoria, así que este ha sido mi objetivo. Cuando era pequeño, pensaba que sería muy afortunado su hubiera tenido la suerte de emular a Senna, y ahora no me lo puedo creer. Recuerdo llegar a casa y ponerme una cinta de vídeo de Ayrton, así que ahora resulta muy extraño estar aquí y tener tantas poles”.

¿A merced de Vettel, o se escapará?

Hamilton logró uno de los objetivos de su vida. Pero hoy se enfrenta al más inmediato y complicado de batir a Vettel. Como en Australia, por ejemplo, el piloto alemán podrá controlar el ritmo del británico y atacarle con las paradas en boxes si ambos ruedan en las dos primeras posiciones y Hamilton no se escapa con un margen de seguridad. Porque como el monoplaza italiano ha demostrado en tantas ocasiones, tiene tanto ritmo y más consistencia que el W08 en diferentes tipos de neumáticos y condiciones ambientales.

[Lea aquí más artículos de Fórmula 1]

“Ferrari tiene un gran ritmo a una vuelta”, explicaba el piloto británico, “pero son siempre muy fuertes, como también han demostrado en las carreras. Para mañana (hoy)…El año pasado la pelea fue muy igualada, y solo puedo imaginar que mañana será cuestión de atacar de principio a fin. Va a ser una buena carrera”. Como se ha confirmado en otras carreras esta temporada, Hamilton no lo tendrá fácil con Vettel pegado a su espalda. Pero, de momento, que le quiten lo bailado con el día de ayer, y el casco de Ayrton Senna como regalo.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios