Si quiere conocer el futuro de la industria audiovisual pinche aquí

Algo está pasando con lo que vemos en nuestras pantallas, sean las del ordenador, el móvil, la tablet o la televisión. Y es que el futuro del audiovisual español ya está aquí

Foto: Plataformas OTT
Plataformas OTT

Los españoles que vamos siendo mayorcitos nos acordamos bien (sí: también las españolas) de cuando llegó la minifalda a nuestro país. Tardó lo suyo pero, muy bien entrados los años sesenta del siglo pasado, algunas mujeres empezaron a enseñar más pierna. A ellas le gustaba y a ellos, digamos, no les importó. Algo similar, aunque quizá no tan excitante, está pasando con lo que vemos en nuestras pantallas, sean las del ordenador, el móvil, la 'tablet' o la televisión. Y es que el futuro del audiovisual español ya está aquí.

No hay que ponerse muy serio para explicarlo pero los 'Furtivos' hemos querido recurrir esta vez al rigor profesional de un experto en la materia, el profesor Emili Prado, catedrático de Comunicación Audiovisual por la Universidad Autónoma de Barcelona. Prado ha publicado un excelente estudio sobre el futuro del audiovisual europeo y español en el 'Informe sobre el estado de la Cultura en España, 2017' que acaba de publicar la Fundación Alternativas, con sede en Madrid.

El profesor explica con detalle las modalidades de oferta audiovisual, sus modelos de negocio y la aceptación que unas y otros están teniendo en los usuarios. Se trata de una industria muy poderosa en Estados Unidos que está entrando con fuerza en la Europa rica del norte. El estudio de nuestro experto se centra en el sistema 'Over the Top', cuyas siglas, OTT, son una verdadera clave para entender cómo funciona este tinglado. (No traduzcamos literalmente 'Over the Top' -algo así como “exageradamente por encima de”- porque su primera acepción es peyorativa. Lo que nos interesa hoy es su significado “tecnológico”, que no es sino un sistema de transmisión libre).

Revolución OTT

Dice Prado de OTT: “Es una denominación genérica aplicable a la distribución de contenidos de audio, vídeo y otros medios en la red abierta de Internet y por tanto fuera del control de los operadores de redes en la distribución de contenidos”. Las grandes compañías de telecomunicaciones, las 'telecos', tiemblan, y las majors se arrepienten de haber dejado crecer estás compañías que inicialmente eran tan solo distribuidoras de sus librerías a través de internet, medio despreciado en Hollywood al darle tan solo un valor marginal. Llegó la digitalización y con ella el acceso al cliente final sin barreras y con costes ridículos. Y ahora, con la capacidad financiera que aportan las decenas de millones de abonados por todo el mundo empiezan a superar a los grandes estudios en la producción de obra nueva.

Para nosotros, la gran cuestión es cuánto aportará este sistema a la producción audiovisual en el futuro próximo, ¡que es ya!, y cómo se van a regular estos nuevos servicios para que contribuyan a la creatividad y a la diversidad cultural.

Con la capacidad financiera de sus millones de abonados, las plataformas empiezan a superar a los grandes estudios

Las ofertas OTT se popularizaron primero como un territorio libre donde colgar contenidos generados por los usuarios. Fueron al principio producciones de aficionados o 'amateurs' de escasa calidad técnica. Pero muy pronto los aficionados se fueron profesionalizando hasta que el sistema OTT, ya maduro, atrajo a emprendedores que empezaron a ofrecer contenidos elaborados por los mismos técnicos que alimentan los sistemas de televisión convencionales. Hablamos ya de un modelo de negocio que se nutre, por este orden, de la suscripción o abono, la publicidad y la transacción o compra-venta.

El más popular es el SVOD, siglas inglesas que en español significan “Suscripción de vídeo bajo demanda”; es decir, pague y vea usted lo que quiera.

Y por estos terrenos es por donde transitan grandes operadores estadounidenses como Netflix, Amazon o HBO, chinos como AliBaba y españoles como Wuaki TV o Filmin. Para comparar aquellos grandes y estos pequeños baste señalar que, siempre según el estudio del profesor Prado, en Estados Unidos el 67 por ciento de los hogares tienen SVOD frente a un 85 por ciento que mantiene la televisión de pago. En España apenas hay un 7 por ciento de SVOD y “sólo” un 30 por ciento con TV de pago.

El fin de Wuaki

Tal y como está el patio, poco nos sorprende a los 'Furtivos' lo que está ocurriendo con Wuaki TV. Por El Confidencial nos enteramos el pasado 30 de marzo que el nombre de Wuaki desaparece. Como lo oyen. Probablemente este mismo mes de junio. Es lo que pasa por jugar en las grandes ligas porque, sí, de fútbol va la cosa.

La jugada consiste en que la japonesa Rakuten, que adquirió Wuaki TV en 2012, se ha convertido en el nuevo patrocinador del Barça, que es más que un club, así que ya saben que los cracks del Barça Messi, Suárez, Neymar, Iniesta o Piqué llevarán sus apellidos en la espalda y un nombre común en el pecho: Rakuten. De momento, Wuaki TV, una marca consolidada en España y otros once países europeos, ya comparte su nombre con el de Rakuten; dentro de nada, será éste el que sustituya a aquél.

Una pena porque la española no iba mal. Este año tiene cuatro millones de usuarios más que el anterior. Aumenta sus ingresos pero sigue con muchos (¿veinte?) millones en rojo. Y es que competir con Netflix es lo que tiene. Hace pocos días los responsables de Cannes han anunciado la selección de dos películas producidas por Netflix en su programación de este año, lo que ha provocado la airada protesta de los exhibidores franceses, exigiendo que la primera "ventana" de ambas sean las salas de cine. Nada es lo que era.

Los responsables de Cannes seleccionaron dos películas producidas por Netflix, lo que provocó la airada protesta de los exhibidores franceses

El volumen de negocio a través del sistema OTT es muy difícil de estimar pero, según las previsiones, los ingresos mundiales de 2015, calculados en 29.000 millones de dólares, pasarán a 86.000 en 2020. La ventaja, como ya apuntamos, está en la recepción del sistema OTT mediante múltiples dispositivos (ordenador, móvil inteligente, “tablet”, televisión…), lo que facilita el acceso y permite al usuario ver lo que desee cuándo, cómo y dónde, que diría el bolerito.

En el horizonte vemos, pues, que el avispado operador de canales convencionales desplazará su oferta audiovisual al mundo OTT. El profesor Emili Prado nos advierte de que habrá que equilibrar la competencia y aumentar una (buena) producción autóctona. Netflix, que acaba de anunciar una inversión en producción de 6.000 millones de dólares para este año, lo está haciendo ya en muchos países. La irrupción OTT se está haciendo a costa de la empresa española, ya lo hemos visto. El único consuelo es que, vista la televisión dominante, nos podremos librar de algunos de sus bodrios…

Continuará…

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios