La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

intentan reciclar a conductores

El Museo Arqueológico Nacional, listo y sin poder abrir por falta de vigilantes

Cuando el MAN inició hace 5 años sus obras cedió sus vigilantes al resto de museos estatales y ahora no pueden regresar, a pesar de que la reforma está lista
Foto: Un operario durante las obras de reforma del Museo Arqueológico Nacional, en el año 2011. (Efe)
Un operario durante las obras de reforma del Museo Arqueológico Nacional, en el año 2011. (Efe)

“Empieza la cuenta atrás…” Un bonito lema que reza en la web del Museo Arqueológico Nacional (MAN). El problema es que nunca acaba y no especifican cuándo tienen previsto la apertura. Nadie sabe nada, porque el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte retrasa la inauguración. Ahora será 2014. Pero, ¿cuándo? “2014”, responde la Secretaría de Cultura a este periódico. Todos los servicios están contratados, el diseño expositivo cerrado, ¿qué ocurre? Ya están adjudicadas las empresas que regirán la tienda, la cafetería, el mantenimiento, el equipo de limpieza, audiovisuales… Pero falta lo básico: los vigilantes de sala. No están, ni se les espera. Y el MAN no puede abrir sus puertas.

Es un nuevo capítulo de la nueva España, la que ha aprendido del batacazo financiero y la austeridad. Cuando en mayo de 2008 arrancaron las obras de reforma del maltrecho museo, se mantuvo la apertura intermitente de la institución, hasta julio de 2011. Desde entonces todo cerrado. La actividad cesó, los visitantes no podían entrar y los vigilantes no tenían a quien vigilar. Así que se tomó la salomónica decisión de repartir a los trabajadores por el resto de museos estatales para mantener su actividad.

Ministerio y AC/E inaugurarán el Arqueológico con una exposición del tesoro de Las Mercedes. Como no llegan a tiempo pretenden reciclar chóferes en vigilantes de sala

La llegada del refuerzo hizo que muchos de estos museos beneficiados –y bajo mínimos antes de la diáspora- pudieran abrir por la tarde. La dispersión, como vemos, fue muy bien aprovechada, tanto que plantear el regreso al lugar del que partieron significaría que, hasta donde ha podido saber este periódico, el Museo Sorolla, por ejemplo, quedaría en una situación tan comprometida que no podría abrir. El de América es muy probable que tuviera que quitar el turno de tarde.

El director del MAN, Andrés Carretero, según ha podido saber El Confidencial por fuentes cercanas al museo, quiere hacer las cosas de otra manera. Con el renacimiento de la institución quiere implantar un nuevo perfil de vigilante, con conocimientos en aquello que protege. Carretero prefiere informadores, que resuelvan dudas al público, antes que amonestadores. Eso significaría preparar un concurso público para contratar a todo el personal. El último de este tipo del que tenemos noticia lo siguió de cerca este periódico: casi 19.000 personas se presentaron para las 11 plazas de bedel en El Prado, el pasado mayo. Entre el anuncio y el examen pasaron seis meses. Esto retrasaría de nuevo la reapertura del MAN, aunque nacería con un nuevo espíritu.

La Secretaría de Estado de Cultura confirma a este periódico que el problema existe y que en estos momentos valoran cómo resolverlo, pero que los deseos del director tendrán que ser contrastados con los de Jesús Prieto, director general de Bellas Artes, al que este periódico no ha podido tener acceso. Un dato básico a tener en cuenta: tras la reforma, aumentará la superficie expositiva y mejorarán los espacios internos y de servicios. O sea: el número de vigilantes debe duplicarse. ¿Cuántos? Tomemos el Museo Nacional del Prado como referencia: hay más de 120 vigilantes fijos contratados y casi 100 de manera temporal. Si el MAN necesitara más de 200 vigilantes de sala estaríamos ante una buena noticia para muchos trabajadores parados, pero muy mala para la institución.

El sainete no acaba ahí

Una nueva coordenada entra en juego: el tesoro de Las Mercedes. Ya saben, el expolio recuperado de las garras del Odyssey. El pasado mes de julio, cuando la empresa roba tesoros devolvió a España el resto del botín, compuesto por más de 500.000 monedas de plata –conservadas en el Museo Nacional de Arqueología Subacuática ARQUA de Cartagena-, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte anunciaba la inauguración “en los próximos meses” de una exposición “en la que se muestren los objetos más interesantes recuperados de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes y en la que el visitante podrá acercarse tanto a la época y las circunstancias del hundimiento, como al proceso de recuperación de este importante conjunto de patrimonio subacuático”.

De nuevo, desde el gabinete no se daba fecha ni lugar, porque, tal y como ha podido saber este periódico, será montada en el MAN, con la participación de Acción Cultural Española (AC/E)… y la idea originaria era el próximo enero, aunque no está confirmada, claro. Apenas unos meses para encontrar la solución al problema de los vigilantes. ¿Qué hacer? La situación es tan desesperada que barajan la posibilidad de reciclar a los conductores de la flota de los coches oficiales, en paro con los recortes de los lujos ministriles, y convertirles en vigilantes de sala del Museo Arqueológico Nacional.  

Las cuentas no salen

En una entrevista a la agencia Europa Press, dos años atrás, Carretero aseguraba que el MAN “entrará en el siglo XXI” y se convertirá “en uno de los mejores del mundo”, tras la apertura de la reforma que costará más de 60 millones de euros (30 del proyecto museográfico y más de 30 de la obra civil). Pero esos gastos no son los definitivos. Cuando la política decida que el museo debe encender la luz y empezar a andar el contador arranca. Volvamos al Prado: sólo en gastos corrientes en un año suma 18.982.870 euros, y en sueldos y salarios 15.226.629 euros y en cargas sociales 4.052.561 euros

Casi 40 millones de euros para mover el mastodonte. El Confidencial quiso saber en qué partida de los Presupuestos Generales del Estado para 2014 se reflejaba la cantidad que hacía referencia al anuncio de la inauguración del MAN que adelantó José María Lassalle, secretario de Estado de Cultura, anunció en su última comparecencia en el Congreso de los Diputados, hace unas semanas. Dicha Secretaría informó que los presupuestos de los museos estatales no son públicos, ni sus cuentas, y que la partida dedicada a los mismos se encuentra recogida en la destinada a la Dirección General de Bellas Artes, pero no aparece desglosada.  

Una vez revisada la partida de gastos, vemos que la Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales y de Archivos y Bibliotecas para 2014 es de 46.610.640 euros. Por comparar, el del Prado es de 39.111.640 euros y el del Museo Reina Sofía de 33.236.670 euros. Continuemos: si está prevista la inauguración del MAN para 2014, la partida asignada a este departamento debería haber experimentado un aumento notable para el funcionamiento del museo. Sin embargo, en dos años el apoyo a la Dirección General de Bellas Artes ha perdido un 22,5%: el presupuesto en 2013 fueron 50.028.780 euros y en 2012 60.091.920 euros.

Volvemos a la web del MAN. Hay un vídeo que lo explica todo: “Nuestro pasado nos está esperando. No parece tarea fácil encontrarnos con él. Exigirá trabajo, tiempo, ideas, esfuerzo”. La banda sonora mantiene su tono épico, combinado con un montón de gente que viene y va, moviendo muebles, instalando vitrinas, debatiendo sobre ese gran escenario nuevo en el que cada día se representará la obra del pasado remoto, de la herencia universal. El patrimonio de la humanidad. Carpinteros y conservadores en bata, trabajan codo con codo por una reforma que no llega a ver la luz pública.

Los violines cada vez suenan más fuertes e intensos y la emoción crece, y los pasillos se llenan de gente que lleva cosas, y nadie para, y todo bulle y hay debates y dibujos y el I+D+I fluye a borbotones. Ahora se lee: “En estos momentos cientos de personas trabajan en la total transformación del MAN. Cuando terminen, podrás encontrarte con tu pasado, contigo mismo. Nosotros te contamos lo que nunca se muestra: cómo lo hicimos”. Y la orquesta en el clímax y todo se vuelve blanco y llega el silencio y los logos de Acciona y Empty, las dos empresas más beneficiadas de la adecuación del pasado al futuro. Pero la banda sonora no se interrumpe con un súbito estrépito de la aguja rallando el disco ante la falta de vigilantes. La realidad estropea todo vídeo promocional.

El BOE es la única fuente documental verdadera que cuenta. Y en él se comprueba cómo en 2012 se lanzan todas las convocatorias de licitación para suministrar las necesidades del MAN y en 2013 se han adjudicando, una tras otras, todas. Menos una, la de los vigilantes. La Secretaría de Estado asegura a este periódico que todavía están pensando cómo resolverlo. La idea de Lassalle de inaugurar en 2014 era buena, todo está listo, salvo este pequeño gran escollo.

En 2013, tal y como se lee en el BOE, se han formalizado el contrato del suministro e instalación del equipamiento para los sistemas de vídeo, sonido y control audiovisual del salón de actos y la sala de conferencias del museo (182.534 euros para Telesonic SA). Otro más: el suministro, fabricación e instalación de los elementos de accesibilidad en el circuito público y la exposición permanente (326.700 euros más para Acciona y Empty). El contrato del servicio de mantenimiento integral de las instalaciones (192.696 euros para Genera Quatro). El servicio de cafetería y venta mediante máquinas expendedoras (12.000 euros a Tamar Las Arenas, por dos años). En enero se formaliza el contrato con la empresa Palacios y Museos (Antigua Aldeasa) para explotar las tiendas de todos los museos estatales: Museo Nacional de Escultura, Museo del Traje, Museo Sorolla, Museo Arqueológico Nacional, Museo del Greco, Museo Nacional de Arqueología Subacuática ARQUA y Museo Nacional de Arte Romano, por valor de 135.000 euros y un contrato por tres años.

Todas estas empresas ya están cobrando sus contratos con el museo cerrado. Hasta se han adjudicado varias plazas laborales para el museo (sin fecha de inauguración): una jefa de servicio de personal y administración, una jefa de departamento técnico de conservación y una jefa de sección.

Se han restaurado las esculturas de la fachada y la escalinata (208.313 euros) y seis lotes de piezas integrantes de la futura colección permanente del museo (535.924 euros). Incluso la reconstrucción de la necrópolis de Pozo Moro, un monumento funerario de origen íbero de finales del siglo VI a.C., encontrado en Chinchilla (Albacete) y que Carretero ya anunció que sería un motivo de sorpresa en el nuevo discurso museográfico, está pagado (298.307 euros).

Las oficinas ya tienen su madera de roble, merbau en las paredes y tarimas, mármol traventino… ¿Y los vigilantes? ¿De dónde saldrán?

El redactor recomienda

#5

Mis contactos en el Museo Arqueológico me confirman que el director del MAN, Andrés Carretero (que es un gran profesional) tiene un grave y permanente problema para gestionar la obra al tener enfrente, con mando en plaza, a Jesús Prieto, director general de Bellas Artes, del Clan de Santander, y que no sabe dónde tiene la mano derecha... Además, le impusieron a la subdirectora del Museo, Carmen Marcos, que pasa por ser la "más cortita" y con peor curriculum del Cuerpo de Conservadores de Museos. Ya solo falta que "Risitas Lasalle" empiece a imponer sus profundos conocimientos museológicos para rematar la faena y la obra....

Ampliar comentario
#4

Espero que con lo que llevan gastado no se olviden de restaurar la verja, a la que le faltan todos los remates y la corona real del acceso... Grave despiste, sobre todo, porque da el cante al sí estar completa en la parte de la Biblioteca Nacional...

Ampliar comentario
#3
En respuesta a juan azáceta

 

En Castellón hay un aeropuerto que sólo entra el aire.

En Córdoba también, creo. Y tantos edificios por toda España enormes. El nuevo Mestalla etc

Época de vacas gordas que se han quedado anoréxicas. Pobretes.

Es como dice el humorista Xavi Castillo vestido de capità moro d´Alcoi : Això ho pague jo. (Eso lo pago yo).

Pero pagándo nosotros, claro.

Espero que tengan al menos un sereno y nos vigile algo muy nuestro, muy valenciano: La Dama de Elche, que no se que hace allí.

 

Ampliar comentario
#2

Vergonzosa actuación dle Gobierno Español, que se pone casi a la altura de la desidia del Gobierno Egipcio en relación al Museo de El Cairo.

 

Siempre la cultura por detrás en todo.

Ampliar comentario
#1

Otro ejemplo típico de la desidia, la improvisación y el desprecio al dinero del contribuyente de los burócratas y los políticos. Los otros ejemplos, las inversiones para la nonata olimpiada, la esclusa del Guadalquivir, los aeropuertos sin aviones.....-

Ampliar comentario