comprobado

8 maneras de perder peso fácilmente sin pasar hambre a todas horas

Como seguro que además de influyente también eres inteligente, sabrás que para adelgazar no hay que sufrir. De hecho, puedes hacerlo sin darte cuenta. Te mostramos cómo

Foto: Olvídate de matarte en el gimnasio. (iStock)
Olvídate de matarte en el gimnasio. (iStock)

Hay dos formas de adelgazar: sufriendo o pasándolo bien. Tú decides cuál elegir. Puedes morirte de hambre por las esquinas y estar sin energía para realizar tus quehaceres diarios, o puedes pasártelo bien y perder esos kilos sin apenas darte cuenta. Como seguro que además de influyente también eres inteligente, habrás elegido la segunda opción. Guay, bien hecho. Pues si no sabes cómo hacerlo, atento, a continuación tienes ocho tips que te solucionarán la vida.

1) Apuesta por lo natural

Existe una creencia dietética, y no por eso falsa, que debes grabarte a fuego: la auténtica comida es aquella que no viene envasada. Son las frutas, las legumbres, los cereales, los frutos secos, las verduras... todos los alimentos enteros. Además de ser sanísimos, te ayudarán a adelgazar porque son muy ricos en fibra soluble, lo que ralentiza el vaciado del estómago y estabiliza tus niveles de azúcar en sangre, detalla 'Prevention'. Tu tránsito intestinal también mejorará gracias a los probióticos que contienen estos alimentos.

Aunque desde la cuna te han enseñado que hay que hacer solo tres comidas diarias, olvídalo. Lo ideal es hacer seis de igual contenido calórico cada una

Al grano: debes comer al menos tres tazas de verduras y tres piezas de fruta al día, junto a varias porciones de patatas, judías y cereales de grano entero.

2) Dale al picante

Numerosos estudios relacionan el consumo de picante con la pérdida de peso, pues al digerirlo se acelera el proceso de quema de calorías. Todo se debe a la capsaicina que contienen estos alimentos. Se trata de un componente activo que disminuye los lípidos corporales mediante un mecanismo que motiva la muerte de las células grasas inmaduras. Se ha demostrado que consumir picante aumenta la actividad metabólica alrededor de un 20%, que se mantiene a este ritmo durante nada menos que 30 minutos, en los cuales el cuerpo se encontrará quemando grasa sin que movamos un dedo.

Una buena idea sería consumir chile picante. Una reciente investigación realizada en la Escuela de Farmacia de la Universidad de Wyoming (Estados Unidos) demostró que este alimento puede ayudarnos a quemar grasas sin necesidad de ponernos a dieta.

Al grano: come una vez a la semana al menos un plato picante y agrega copos de pimienta roja a las sopas (que, por cierto, también son superbuenas para adelgazar).

3) No dejes de comer

Aunque desde la cuna te han enseñado que hay que hacer solo tres comidas diarias (desayuno, comida y cena), debes olvidarlo. Ya se cuentan por decenas los nutricionistas que señalan que lo ideal es hacer seis comidas de igual contenido calórico cada una (300-400 calorías). Esto te hará tener el estómago siempre lleno y trabajando, lo que además de acelerar tu metabolismo reducirá tu hambre por completo.

Además, evitarás picar productos hipercalorícos y nada sanos. "Después de tres horas sin comer, los niveles de azúcar en sangre comienzan a descender. Tras cuatro horas, tu cuerpo ya ha digerido todo lo que hayas comido y, una vez que pasas la marca de las cinco horas, tus niveles de azúcar en sangre caen en picado y es cuando te comes cualquier cosa que tengas a mano", sentencia la nutricionista Amy Jamieson-Petonic en 'WebMD'.

Al grano: tienes que hacer un desayuno, uno o dos almuerzos de media mañana, una comida, una o dos meriendas, una cena. Y todo ello cada, más o menos, tres horas.

4) Come en platos más pequeños

Es un truco infalible que te hará adelgazar sin esfuerzo. Cuando tu plato está a rebosar en vez de medio vacío, engañarás en cierta medida a tu cerebro, porque pensará que hay mucha comida y enviará la señal de saciedad mucho antes. Da igual que tu plato sea sanísimo, es preferible que hagas una torre de verduras en un plato pequeño en vez de ponerlas en una bandeja grande. Pruébalo, ya verás.

Al grano: deshazte de los platos grandes de tu casa y empieza a servirte en los de postre.

5) Modifica tu entrenamiento

Reconócelo: ya no te motiva salir a correr ni acabar tu tabla de gimnasio. Eso hace que tu entusiasmo decaiga y que te sorprendas a ti mismo cada día con la imaginación que le echas a la hora de poner excusas para quedarte en casa, retozando en el sofá. Pues hay una solución que seguro has pensado: cambia de entrenamiento. Apúntate a una piscina cubierta, a boxeo, a tai-chi... Oye, será por actividades. De nuevo recuperarás tus ganas y tu motivación. Y, quién sabe, igual dentro de unos meses vuelvas a practicar ese deporte que tanto te aburre ahora.

Grábate a fuego que la auténtica comida (y la que no engorda) es aquella que no viene envasada. Son las frutas, las legumbres, los cereales o las verduras

Al grano: sal de tu sofá y de la calefacción de tu hogar. Con que solo hagas dos sesiones al día ya quemarás más calorías que comiendo snacks en frente de Netflix.

6) Bebe agua fría

Numerosas investigaciones relacionan la pérdida de peso con el consumo de agua, como esta publicada por la American Chemical Society. Eso sí, esta siempre debe estar muy fría para que ejerza sobre el consumidor cierto efecto quemagrasas.

Además de adelgazar, este líquido helado te ayudará a sentirte saciado. De hecho, los expertos recomiendan beber dos vasos grandes de agua antes de cada comida. Este sencillo hábito no solo te hará sentir más lleno y reducirá las calorías que consumas finalmente, sino que además ayuda a prevenir los atracones y aumenta tu metabolismo, haciendo que quemes más calorías.

Al grano: ten en el frigorífico siempre botellas de agua bien fría para beber. Adelgazarás a cada sorbo.

7) Búscate una pareja o saca partido a la que tienes

No es lo mismo tener pareja que no, sobre todo si hablamos de adelgazar. Y no es solo por lo que piensas (hacer el amor quema muchas calorías). Según los investigadores de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins, el hecho de que uno de los dos cónyuges inicie un régimen puede impactar en los hábitos de su pareja. No es lo mismo hacer dieta tú solo que con alguien. Eso anima más.


Al grano: 'engaña' a tu pareja para que te siga el rollo, y si no tienes busca una o tira de tu amigo.

8) Date baños calientes

Si todo esto te abruma, y solo con leerlo ya estás cansado, te proponemos un plan que seguro te encanta: darte baños calientes. Un reciente estudio, realizado por las universidades de Loughborough y Leicester, demostró que tomar uno regularmente quema las mismas calorías que estar 30 minutos andando. Ahí lo llevas.

Al grano: date el gusto de llenar la bañera de agua bien caliente y relájate. Adelgazarás.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios