entender nuestro cuerpo

Síntomas del cáncer que te pueden pasar desapercibidos y que no deberías ignorar

Extremidades hinchadas, fatiga crónica, visitas al baño frecuentes… Nuestro organismo envía avisos de que se puede estar gestando un tumor. Te explicamos cómo escucharlos

Foto: Mantén la calma y si tienes dudas acude a tu médico. (iStock)
Mantén la calma y si tienes dudas acude a tu médico. (iStock)

La observación y el análisis de nuestro propio cuerpo son las mejores herramienta de la que disponemos para detectar enfermedades graves. Algunos síntomas pueden ser muy evidentes, otros, sin embargo, son más difíciles de asociar a problemas de salud importantes pues suelen estar ligados a enfermedades que deberían ser mucho más benignas.

Sin crear alarmismos ni saturar las consultas médicas innecesariamente, el examen de los cambios que se dan en nuestro interior y exterior es la mejor manera para prevenir que un trastorno oculto, y en fase inicial, pase a mayores.

La pérdida de peso exagerada y las hemorragias son signos a los que hay que prestar particular atención

Precisamente uno de los principales motivos de supervivencia del cáncer es saber detectarlo a tiempo, pues cuando los tumores se hallan en los primeros estadios, estos pueden ser tratados con mucha más facilidad.

A continuación te ofrecemos una lista con ocho signos que pueden ser indicio de algún tipo de cáncer. Tenlos muy en consideración.

Una pierna o un pie hinchado

En aquellas personas que por motivos laborales pasan largas horas sin poderse sentar, es frecuente que, al final de la jornada, los pies o las piernas acaben especialmente hinchadas. Otra cosa distinta es cuando esa hinchazón no se reduce con el descanso y permanece demasiado tiempo. El edema es una acumulación anormal de líquido en el cuerpo y una posible señal de problemas de salud latentes. Uno de ellos puede ser un tumor, especialmente aquellos localizados en el riñón, en el hígado o en los ovarios.

(iStock)
(iStock)

Otro motivo a tener en cuenta es la posible obstrucción causada en las venas o en el sistema linfático debido a la presión que un tumor puede ejercer sobre los vasos.

Perder peso

Una pérdida de peso drástica es una de las primeras muestras que apuntan a un problema importante de salud. Un 40% de enfermos de cáncer experimentan una considerable bajada de peso durante el diagnóstico de la enfermedad mientras que un 80% de individuos con cáncer en estado avanzado presentan también caquexia, es decir, un estado de extrema desnutrición, atrofia muscular y fatiga.

En el caso de la leucemia o del linfoma, la fiebre puede ser un signo temprano de la enfermedad

Uno de los motivos se debe a que el cuerpo, en su lucha contra el cáncer, produce citocinas que implican también pérdida muscular y una considerable disminución del apetito.

Fatiga crónica

Mucha gente sufre este problema debido a un trabajo extenuante, pocas horas de sueño, depresión, desmotivación, etc. Por dicho motivo es un síntoma que se suele dejar muy de lado.

Según un estudio, el síndrome de fatiga crónica estaría asociado a anormalidades inmunológicas. Dado que el cáncer aparece en condiciones similares puede existir una relación directa entre ambos problemas y ser la fatiga, por consiguiente, un síntoma más de la enfermedad.

Tos persistente

Es el síntoma que con más frecuencia puede estar evidenciando un cáncer de pulmón o en el aparato respiratorio. Se produce por la irritación bronquial. Con frecuencia va también acompañado de expectoración (flemas).

(iStock)
(iStock)

En aquellos pacientes que son frecuentes fumadores, la tos, consecuencia de dicho problema, se ve incrementada.

Bultos debajo de la piel

Muchos cánceres se pueden palpar a través de la piel, tal y como ocurre en las mamas o en la zona de los testículos, por lo que una exploración táctil de nuestro cuerpo es siempre un acto inteligente.

El cáncer de colon se puede manifestar con problemas de diarrea, de estreñimiento o etapas en las que se combinan ambas posibilidades

El sarcoma es un tipo de tumor que aparece sobre todo en los tejidos blandos. Puede surgir como un bulto bajo la piel que no duele, y se localiza con frecuencia en los brazos y en las piernas. Aquellos que se manifiestan en el abdomen pueden no ser muy evidentes hasta que se encuentran muy avanzados.

A medida que el sarcoma crece y presiona órganos, nervios, músculos o vasos sanguíneos pueden aparecer otros síntomas como dolor o dificultad para respirar. Los sarcomas son muy peligrosos, sobre todo si se desarrolla una metástasis hacia el hígado, los pulmones, el cerebro u otros órganos vitales. La manera de diagnosticarlos es a través de una biopsia.

Hemorragias espontáneas

Este es quizás uno de los indicios más evidentes de que algo grave puede estar pasando en el organismo y no debe ser dejado de lado jamás.

En el caso de las mujeres, los sangrados a través de la vagina fuera del periodo de menstruación pueden estar indicando un cáncer en el cuello del útero o de endometrio.

Cambios en la frecuencia de acudir al baño

Los cambios en el hábito de ir al reservado son un importante indicador por lo que se refiere a aquellos tumores que se desarrollan en el aparato digestivo. Particularmente significativo es el cáncer de colon que a veces puede hacer que se presenten problemas de diarrea, de estreñimiento o etapas en las que se combinan ambas posibilidades.

(iStock)
(iStock)

En las mujeres, la necesidad de orinar con más frecuencia puede estar señalando el desarrollo de un cáncer de ovario. En los hombres, las dificultades para orinar, a pesar de las ganas, pueden ser una señal de un posible cáncer de próstata, ya que el tumor podría estar bloqueando la uretra. En estos casos puede darse también ardor al miccionar, pues si la orina no se está vaciando por completo del aparato urinario esta prodría estarse acumulando causando una infección. Es importante, en estos casos, estar atentos a posibles cambios en el color de la orina.

Fiebre prolongada

La fiebre no es nunca una enfermedad en sí misma, sino un signo de que algo está ocurriendo en nuestro organismo mientras nuestro cuerpo lucha contra una infección. Cuando es difícil achacar la fiebre a una razón concreta es necesario prestar especial atención.

Muchas personas diagnosticadas de cáncer presentan fiebre en algún estado de la enfermedad, especialmente cuando el cáncer afecta al sistema inmunológico. La fiebre suele aparecer en estados avanzados, pero en el caso de la leucemia o del linfoma pueden ser signos tempranos de la enfermedad que están señalando su fase inicial.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios