Los 5 mejores desayunos que puedes tomar si lo que pretendes es perder peso

Pasa las flechas de la derecha y descubre los cinco mejores desayunos, recogidos por 'Prevention', para quedarte con un figurín que ni un modelo

Foto:
1 de

Cinco desayunos para perder peso

Tenemos la suficiente información para saber que si queremos adelgazar, tenemos que comer. Más y más veces, eso incluye no saltarse ninguna comida. Y mucho menos el desayuno, que es la comida más importante del día. Para perder peso, es imprescindible comenzar el día con el estómago lleno, pero no de cualquier cosa. Hay que saber qué alimentos debe incluir este para que no solo no nos haga engordar ni un gramo, sino que además nos quite de encima esos kilos que nos sobran.

Pasa las flechas de la derecha y descubre los cinco mejores desayunos, recogidos por 'Prevention', para quedarte con un figurín que ni un modelo. Elige el que más te guste o combina ambos. Todos te irán bien para tener energía durante todo el día y, de paso, perder peso. Atento.

2 de

1) Desayuno de proteína

Comenzamos con el desayuno proteico, en el que los huevos juegan el papel protagonista. ¿Por qué deberías elegir este? Según un estudio publicado en el 'American Journal of Nutrition', los alimentos ricos en prótidos evitan que durante el día comamos mal. "Si por la mañana nos quedamos cortos de proteínas, disminuiremos nuestra masa muscular y desaceleraremos nuestro metabolismo", explica la nutricionista Jessica Crandall, quien recuerda que muchas personas consumen este tipo de alimentos en la comida y cena, pero las obvian en el desayuno.

Algunos alimentos que puedes comer en este tipo de desayuno son:

  • Huevos: tienen todos los aminoácidos necesarios para ganar músculo y son muy energéticos.
  • Yogur griego: es fuente esencial de proteínas lácteas, ideales para adelgazar.
  • Queso cottage: puedes comerlo solo o prepararlo con un yogur o fruta troceada.
  • Pollo: en filetes o salchichas, el pollo aporta proteínas que el cuerpo digiere, por lo que quemarás calorías solo con ingerirlo.
  • Quinoa: este pseudocereal es un carbohidrato complejo muy saciante y un excelente regulador de la glucosa en sangre.
  • Leche semidesnatada: con el café, por ejemplo, o con cereales integrales.
  • Tostadas de grano entero: muy versátiles para combinar con otros alimentos.
3 de

2) Desayuno rico en fibra

Es recomendable consumir a diario entre 20 y 30 gramos de fibra, elemento esencial para el organismo. "Si comes alimentos ricos en fibra, reduces significativamente la posibilidad de ingerir alimentos basura, que solo contienen carbohidratos simples y refinados", asegura Lisa Cimperman, portavoz de la Academy of Nutrition and Dietetics.

Es fundamental que comas este tipo de alimentos, ya que ralentizan la digestión y te ayudan a sentirte saciado durante más tiempo. Cimperman aconseja que desayunes tostadas de grano entero, harina de avena y frutas y verduras.

Una buena opción son también las espinacas con pipas de girasol, zumo de naranja, nueces, fresas, tomates, hojas verdes y kiwis. Anda que no tienes donde elegir...

 

4 de

3) Desayuno vegetal

Es un desayuno perfecto para los veganos y recomendable a todos los públicos, donde las frutas y verduras son las reinas. La mayoría de las personas descartan absolutamente el consumo de verduras en el desayuno, y es algo que, según los nutricionistas, no tendrían que hacer, pues este grupo de alimentos debería representar un tercio de lo que comemos durante el día. 

Las verduras son esenciales dentro de un régimen de alimentación saludable, pues además de fibra, son una excelente fuente de vitaminas (sobre todo la C), minerales y de ácido fólico. Existen muchas formas de agregar esta clase de alimentos en el desayuno, sin morir en el intento. Anímate, comenzarás el día repleto de energía.

Puedes comer espinacas, zanahoria, pimientos o calabacín, en una tortilla o en un revuelto de verduras. También puedes optar por hacerte un batido con frutas, ahora que están tan de moda los 'smoothies' naturales. No tardarás más de cinco minutos y te quedará un desayuno riquísimo. 

5 de

4) Desayuno rico en grasas buenas

Ya hemos aprendido que las grasas buenas son esenciales para adelgazar y mantenernos saludables. Nos ayudan a mantener el nivel óptimo de energía durante todo el día, ya que la liberan lentamente, previenen el síndrome metabólico y mantienen altos los niveles de triglicéridos y la resistencia a la insulina. Estas son algunas de las conclusiones de un estudio realizado por un grupo de investigadores de la Universidad de Alabama, publicado en el 'International Journal of Obesity'.

Los resultados mostraron que una alimentación matinal rica en grasas contribuye a mantener un perfil metabólico normal. La profesora de epidemiología y directora del estudio, Molly Bray, subrayó la implicación que tiene sobre el peso corporal y el metabolismo el momento exacto del día en el que se come, y no solo el tipo o cantidad de alimentos. 

Si te decides por este desayuno, los expertos recomiendan que te decantes por una tostada de aguacate, pues es fácil y rápida de preparar y está riquísima. También puedes agregar nueces, harina de avena y semillas de chia o linaza. Y, obvio, no te olvides del aceite de oliva, fuente esencial de grasas saludables y alimento imprescindible en la dieta mediterránea.

6 de

5) Desayuno personalizado

Como te hemos dicho al principio, una de las opciones puede ser combinar los cuatro desayunos previamente mencionados y confeccionar el tuyo propio. Lo esencial es que no contenga carbohidratos refinados ni esté repleto de azúcares y grasas malas. Puedes confeccionar el que más se adapte a tu estilo de vida y gustos, para empezar el día repleto de energía. 

No temas combinar proteínas con fibra o grasas saludables con verduras. Todo ello solo puede hacerte bien. Otra idea que puedes barajar es la de tomar un tipo de desayuno cada día, y compensar el resto de comidas de la jornada en función de lo que hayas ingerido por la mañana. Por ejemplo, si a primera hora de la mañana has hecho una comida rica en grasas saludables, puedes tomar en el almuerzo verduras con proteína. Lo esencial en todo esto es siempre lo mismo: el equilibrio y desechar (o limitar al máximo) el consumo de alimentos que no hacen nada bueno por tu salud. 

Y si no te gustan los desayunos que hemos propuesto, en este artículo tienes otros igualmente sanos y ricos.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios