EVITANDO EL ESTRÉS Y LOS AGOBIOS

Siete secretos para tener mucho más tiempo libre, según la ciencia

Para evitar los acelerados ritmos de vida, en los que caemos sin ni siquiera darnos cuenta, es recomendable seguir esta serie de consejos

Foto: Las prisas propias del ritmo de vida moderna suelen dejarnos poco tiempo libre para disfrutar de nuestras aficiones o para estar con los amigos. (Corbis)
Las prisas propias del ritmo de vida moderna suelen dejarnos poco tiempo libre para disfrutar de nuestras aficiones o para estar con los amigos. (Corbis)

Las obligaciones laborales y familiares, junto a las prisas propias de la vida moderna, suelen dejarnos poco tiempo libre para disfrutar de nuestras aficiones o para estar con los amigos, una de las actividades que más positivamente revierten en nuestro estado de ánimo. Con demasiada frecuencia nos sentimos abrumados por todas las tareas que debemos realizar, y que nos hacen reducir las horas de sueño, recortar horas al fin de semana o, incluso, prescindir de las vacaciones veraniegas. Un modo de vida poco saludable que ha potenciado la incidencia de patologías como la ansiedad o el estrés.

Para evitar estos acelerados ritmos de vida, en los que caemos sin ni siquiera darnos cuenta, es recomendable seguir una serie de consejos que, desde postulados científicamente comprobados, nos invitan a tomarnos las cosas con más calma y disfrutar de ese tiempo libre que nos negamos a nosotros mismos.

Evita las multitareas

Fragmentar el tiempo por tareas es mucho más útil y rápido que tratar de hacerlo todo al mismo tiempo. Las nuevas tecnologías nos han empujado a trabajar en formato multitarea, por ejemplo, consultar el correo electrónico al tiempo que realizamos un informe y hacemos la compra por internet. Una práctica cada vez más común que, según John Robinson, el apodado ‘sociólogo del tiempo’ no hace más que aumentar nuestro agotamiento mental y hacernos sentir más agobiados de lo que estaríamos si fragmentásemos las tareas.

“Estar pasando constantemente de una tarea a otra genera una sensación de falta de tiempo y de presión que al final hace que nos derrumbemos”, asegura Robinson. Además, la multitarea provoca que seamos menos eficientes y que presentemos peores resultados, pues se degrada nuestra capacidad de atención y concentración.

Organízate y realiza una lista de tareas pendientes

Pasar constantemente de una tarea a otra genera una sensación de falta de tiempo y de presión que, a la larga, hará que nos derrumbemosUno de los primeros pasos para sentirnos menos agobiados con lo que tenemos que hacer es realizar una lista de tareas pendientes y clasificarlas en base a su grado de prioridad. El simple hecho de organizarnos disminuye nuestras preocupaciones. Por otra parte, al plasmar en la agenda todo lo que tenemos que hacer y el tiempo que dedicaremos a cada cosa nuestro cerebro gastará menos energía en recordarlo a cada instante y lograremos estar más relajados.

Por otra parte no podemos ser demasiado ambiciosos y pensar que podemos hacer todo y ya. Siempre hay prioridades y debemos ser conscientes de que el tiempo es limitado. Céntrate en lo importante y hazlo lo mejor que puedas.

Crea rutinas de trabajo sólidas

Cuanto mayor hábito de trabajo tengamos menos nos costará hacer las cosas y menos agobiados nos sentiremos. Con el tiempo, lograremos que para realizar ciertas tareas cotidianas apenas necesitemos fuerza de voluntad, pues las haremos de manera casi intuitiva gastando mucha menos energía y tiempo en ellas.

Respeta los tiempos necesarios de descanso

Para rendir al máximo hay que respetar los ciclos de descanso, ya sea durante la noche durmiendo las horas necesarias, o durante el día tomándonos un pequeño respiro cada ciertas horas. De lo contrario, si no descansamos lo suficiente o nos enfrascamos durante varias horas seguidas en una misma tarea, sólo lograremos distraernos con más frecuencia, ser menos eficientes y bajar la guardia. En definitiva, una pérdida de tiempo.

Identifica tus horas pico y aprovéchalas

Si no descansamos lo suficiente o nos enfrascamos durante varias horas seguidas en una misma tarea, sólo lograremos distraernos con más frecuencia y ser menos eficientesCada persona tiene diferentes ritmos y si algunos encuentran su momento de mayor productividad a primera hora de la mañana, para otros este momento pico es por la noche. Planificar nuestro tiempo en base a las horas pico o valle es una forma de racionalizar y aprovechar el tiempo de la mejor forma posible. De este modo, sabremos cuándo realizar las tareas que requieran una mayor concentración y cuándo hacer aquellas más monótonas o automáticas.

No retrases constantemente las decisiones difíciles

En ocasiones nos atascamos en un problema o decisión difícil de tomar y volvemos una y otra vez sobre ella sin lograr avanzar. Un quebradero de cabeza por algo que, si bien necesita su tiempo de meditación, no solucionaremos volviendo sobre él una y otra vez. Tómate el tiempo que sea necesario, pero decídete sobre lo que hacer.

Oblígate a tener tiempo de ocio, como meta o recompensa

Tener tiempo libre no significa no hacer nada, sino destinar esos momentos a nuestras aficiones o a tareas que realmente nos satisfagan. Una forma de sobrellevar el día a día de la mejor forma posible es poniéndose metas y regalándose recompensas a uno mismo por el trabajo realizado.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios