PORQUE CONSIGUEN INTERESES MÁS BAJOS

Los hipotecados prefieren los tipos variables pese a la ofensiva de la banca con los fijos

A pesar de la fuerte ofensiva realizada por la banca para poner en el mercado atractivas hipotecas a tipo fijo, lo cierto es que el interés variable sigue siendo la opción más elegida

Foto: Los hipotecados prefieren los tipos variables para mejorar las condiciones de su hipoteca. Foto: Corbis.
Los hipotecados prefieren los tipos variables para mejorar las condiciones de su hipoteca. Foto: Corbis.

Las hipotecas a tipo variable siguen ganando por goleada. A pesar de la fuerte ofensiva realizada por la banca para poner en el mercado atractivas hipotecas a tipo fijo, lo cierto es que el interés variable sigue siendo la opción elegida, con diferencia, entre los consumidores, especialmente entre los que ya están hipotecados y buscan mejorar las condiciones de su préstamo.

Según los últimos datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en mazo de este año, un total de 12.065 hipotecas cambiaron sus condiciones. En el 41% de los casos, es decir, en 4.948 de las hipotecas, la modificación se debió a un cambio en los tipos de interés.

Una cifra nada desdeñable si tenemos en cuenta la abrupta caída experimentada por el euríbor en los dos últimos años, los bajos diferenciales de las hipotecas que ofrecen hoy en día las entidades financieras y a pesar de la ofensiva de la banca para eliminar las cláusulas suelocambio de intereses a tipo fijo. Es decir, casi 5.000 hipotecados movieron ficha para poder beneficiarse de unos tipos de interés más bajos. 

Fuente: INE.
Fuente: INE.

Sin embargo, a diferencia de lo que está ocurriendo en la contratación de nuevas hipotecas, donde el tipo fijo ha comenzado a abrirse hueco ante unos intereses históricamente bajos en este tipo de productos -han pasado de representar 9 de cada 100 hipotecas concedidas a 12 -, el variable se ha impuesto como la opción a la hora de modificar las condiciones de la hipoteca.

En concreto, tal y como se observa en la tabla superior, el porcentaje de hipotecas a interés fijo ha disminuido al pasar del 6,1% al 5,2% y el de hipotecas a interés variable, por el contrario, ha aumentado del 93,0% al 94,1%. Una elección que se explica, posiblemente, por la rebaja de intereses obtenida. El interés medio de los préstamos en las hipotecas a tipo fijo disminuye 0,8 puntos y el de las hipotecas a tipo variable baja 1,6 puntos. 

En el contexto actual, elegir el tipo variable frente al fijo es una clara muestra de falta de cultura financiera y mentalidad cortoplacista

Es decir, quien tenía una hipoteca a tipo fijo pagaba antes del cambio unos intereses del 4,6% y después del mismo, del 3,8%. Mientras que quien tenía un tipo variable ha pasado de pagar un 4,3% a un 2,7%, un porcentaje significativamente inferior. 

"Habría que analizar por qué han cambiado las condiciones de la hipoteca. Si estamos ante una novación, es decir, un cambio en las condiciones de la hipoteca como el tipo de interés o el plazo de amortización, o si nos encontramos ante una renegociación de la deuda", advierte Pau A. Monserrat, economista y director editorial de iAhorro.com, portal de finanzas personales y CEO de futurfinances.com.

"En este último caso, la banca no pacta tipos fijos, mientras que al cliente tampoco le interesaría, puesto que normalmente se renegocia la deuda porque hay problemas de pago y lo que van a buscar tanto el banco como el cliente es una cuota más baja y eso solo se consigue con un tipo variable". 

El tipo fijo no termina de despegar

No obstante, de lo que no cabe duda es de que sigue predominando la elección del tipo variable frente al tipo fijo. Una elección que, según los expertos consultados no tiene por qué ser la más acertada. Para Luis Javaloyes, director general de la Agencia Negociadora, "es una clara muestra de la falta de cultura financiera y la mentalidad cortoplacista de los españoles. Hoy en día, es posible suscribir una hipoteca al 2,5% fijo, una decisión que eliminaría de un plumazo la incertidumbre por una subida de tipos de interés y permitiría una mejor planificación financiera familiar".

Una opinión que comparte Monserrat. "El cliente español suele fijarse en la cuota inicial que paga y no mirar a largo plazo. Además, ante unos tipos fijos tan bajos y ante productos nuevos como los que está ofreciendo ahora la banca, suelen sospechar del banco".

A pesar de la preferencia del variable por parte de los usuarios, Javaloyes se muestra partidario del tipo fijo. "En un entorno de tipos históricamente bajos y con una oferta a tipo fijo tan atractiva como la actual, conviene más que nunca estudiar este tipo de ofertas y cubrirse ante un futuro repunte del euríbor".

De hecho, según cálculos realizados por esta compañía, una tasa del euríbor al 4% supondría un incremento en la cuota mensual de 400 euros en una hipoteca de 200.000 euros a 20 años al pasar de 934 euros a 1.319 euros al mes, es decir, un 43.5% más. En términos anuales, el incremento sería de 4.620 euros. De ahí que, antes de firmar una hipoteca, sea más necesario que nunca hacer cuentas y no caer en la “trampa” de los diferenciales bajos y la conveniencia, en su opinión, de estudiar, más que nunca, las ofertas a tipo fijo.

Pero ¿por qué no terminan de despegar las hipotecas a tipo fijo? Según Monserrat, "porque la banca está ofreciendo este tipo de productos a regañadientes. Los bancos saben que están asumiendo un riesgo porque los tipos de interés acabarán subiendo. Saben que estas hipotecas son pan para hoy y hambre para mañana, pero las ofrecen para asegurarse una rentabilidad durante los primeros tres o cuatro años del préstamo", concluye.  

Vivienda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios