Reyal-Urbis ficha como número dos al director de Realia
  1. Vivienda

Reyal-Urbis ficha como número dos al director de Realia

Es la rueda que no cesa. Esta vez ha sido la inmobiliaria Reyal-Urbis la encargada de mover ficha para reforzar su estructura directiva. Según comunicó ayer

Foto: Reyal-Urbis ficha como número dos al director de Realia
Reyal-Urbis ficha como número dos al director de Realia

Es la rueda que no cesa. Esta vez ha sido la inmobiliaria Reyal-Urbis la encargada de mover ficha para reforzar su estructura directiva. Según comunicó ayer la propia compañía, a partir de ahora, su nuevo consejero delegado será Pedro Javier Rodera, hasta la fecha director general adjunto de Realia, la inmobiliaria de FCC y Caja Madrid recién estrenada en bolsa.

Con esta incorporación, Rafael Santamaría, presidente de la nueva Reyal-Urbis, ha preferido rodearse de un ejecutivo con dilatada experiencia en el sector (28 años) para coordinar la gestión de las siete direcciones generales y las nueve direcciones regionales en las que está organizada la inmobiliaria, que tras su culminada fusión capitaliza en torno a los 3.000 millones de euros.

De esta manera, Reyal-Urbis se suma a la moda iniciada por los socios de Astroc, que ficharon como consejero delegado a Juan Antonio Alcaraz (Banco Sabadell), y continuada luego por Fernando Martín en Fadesa, a donde llevó como número dos a Carlos Vela (Caja Madrid), aunque Santamaría ha optado por un hombre del sector en lugar de un ejecutivo de eminente corte financiero.

En el hecho relevante remitido a la CNMV, Santamaría explicó ayer que la incorporación de Rodera al grupo persigue “reforzar” el equipo directivo con un profesional “conocedor del sector y con amplia experiencia en el mismo”, principalmente en “una de las ramas de actividad más demandada por el mercado”, como es la producción y venta de viviendas. ¿Será el último fichaje en el sector?

Aunque menos expuesta que sus competidoras, Reyal-Urbis ha sido otra de las inmobiliarias castigadas en bolsa. No en vano, el pasado 6 de junio se vio obligada a suspender la OPS prevista, por la que pretendía ampliar el capital flotante de la empresa hasta el 25%, reducido al 4% después de que Reyal se hiciera con el 96% de la antigua Urbis el año pasado con su OPA a 26 euros por acción.