Españoles en el golfo Pérsico: "No conozco a nadie que haya pagado por vacunarse"
  1. Viajes
Expatriados en pandemia

Españoles en el golfo Pérsico: "No conozco a nadie que haya pagado por vacunarse"

Los españoles que viven expatriados en los países del golfo Pérsico explican cómo funciona el acceso a la inmunización del coronavirus para los extranjeros que residen allí

placeholder Foto: Dubái. (iStock)
Dubái. (iStock)

En Emiratos Árabes, hay muchos más españoles que el Rey emérito. Según datos del INE, más de 10.000 compatriotas residen como extranjeros en alguno de los países del golfo Pérsico, y están pendientes, como todos, de la vacunación. El polémico viaje con inmunización incluida de las infantas y el exdirector del CNI Félix Sanz Roldán pone el foco sobre el acceso a las dosis en los países ricos de la zona.

Como si de una versión escrita de 'Españoles por el Mundo' se tratase, hablamos con varios expatriados de la zona para conocer de primera mano cómo ha sido la llegada de las vacunas a sus países y cómo ha sido su experiencia.

Ana María, Emiratos Árabes Unidos

Ana María lleva seis años en Abu Dabi, es ama de casa allí y ya ha recibido las dos dosis de Pfizer. Afirma que a comienzos de diciembre "sí hubo gente que se vacunó sin ser residente, personas que estaban de turismo o de paso, pero eso duró poco porque lo cortaron. Pero a día de hoy no hay ninguna forma 'oficial' para la población de vacunarse pagando en Dubái". Aunque matiza que la cosa puede cambiar "si tienes un contacto de alto nivel en el Gobierno, algún 'sheikh' [jeque] o algún empresario... Yo sé de casos de no residentes que se han vacunado, pero no voy a dar nombres porque no quiero entrar en polémicas".

Asegura que en el resto de casos el acceso a las dosis es completamente gratuito y exclusivo para los residentes: "Las ponen en muchos centros de vacunación, en hospitales, en clínicas privadas y centros de campaña levantados específicamente para hacerlo". Los requisitos para acceder allí a las vacunas para el común de los ciudadanos dependen del origen de las mismas, ya que "para los viales de Sinopharm, Sinovac [la inyección china] o Sputnik V [la rusa] basta con ser residente, pero para la de Pfizer debes tener además alguna condición física, problema de salud o más de 60 años".

Javier, Qatar

placeholder Javier, durante su jornada de trabajo en un colegio catarí. (Cedida)
Javier, durante su jornada de trabajo en un colegio catarí. (Cedida)

En el caso de Javier Sol, la primera noticia que tuvo de la llegada de las vacunas fue poco antes de volverse a España en Navidad cuando "anunciaron que las primeras dosis iban a estar ya y que los docentes íbamos a ser prioridad". Este madrileño, que trabaja desde septiembre como profesor de educación física en Qatar, explica que al volver de las navidades los catarís, que son un 30% de la población total y el grupo prioritario, empezaron a vacunarse muy pronto. "Después vinieron los mayores de 55 años y luego el personal médico y los profesores. La semana pasada mi colegio tuvo las citas, pero tengo que esperar un poco más por haber tenido que estar en cuarentena preventiva", explica.

Para ir administrando las dosis, en Doha "han adaptado una especie de Ifema que hay aquí para convertirlo en un centro de vacunación gigantesco, al que tienes que ir con la cita previa que te llega por SMS". Además del 'convention center', existen clínicas en los barrios en el que se están vacunando los extranjeros y "justo el martes abrieron un parking gigante donde lo hacen todo a través del coche". Preguntado por la posibilidad de acceder a la vacuna fuera de los cauces públicos en Qatar, asegura que, "al menos que yo sepa, y he hablado con mucha gente de esto, no hay centros privados para poder hacerlo".

Javier explica que no hay problema en acceder a las dosis por ser un español: "Como desde que empezó el covid no permiten turistas, solo puede venir gente con contrato laboral y que tenga permiso de residencia aquí. Con eso en regla tienes tu Qatar ID y la tarjeta sanitaria necesaria con tu nombre y tu profesión".

Por último, este vecino de Aluche expatriado cuenta también algunas diferencias que ha habido durante la pandemia respecto a su país de origen: "Aquí todos los temas relacionados con el coronavirus van a través de una aplicación, que es como la que sacaron en España solo que aquí funciona de verdad. No puedes acceder absolutamente a ningún sitio cerrado si no tienes el código de barras de la 'app' en verde. Funciona muy bien, en mis cuarentenas al volver desde Madrid se pone siempre en amarillo". "Además de por no morirse, tener la vacuna aquí también es bueno porque te permite viajar sin cuarentenas, que son una semana en un hotel tú solo cuando quieres volver desde España", apostilla.

Raquel, Emiratos Árabes

placeholder Raquel. (Foto cedida)
Raquel. (Foto cedida)

De vuelta a Emiratos Árabes contactamos con Raquel, que lleva ya tres años en el país y ha recibido la vacuna de Sinopharm. Esta española, que trabaja de 'life coach' en Dubái, llegó al país para "vivir una experiencia nueva internacional y salir de lo conocido. La empresa de mi marido nos ofreció la oportunidad de venir aquí, y no sin pocas dudas, aceptamos. Aunque a la larga pensamos que fue una de las mejores decisiones que podíamos haber tomado. Es un país tan multicultural que no te deja indiferente". Coincide con Ana María en la diferencia de requisitos que existen en función del tipo de vacuna que te pongas y destaca que "todos hemos tenido acceso a ellas de forma gratuita. Yo no conozco a nadie que haya pagado por ella, ni cuando han escaseado, porque en ningún sitio se ofrecía esa opción".

Amalia, Emiratos Árabes

placeholder Fotografía de Amalia en Dubái. (Cedida)
Fotografía de Amalia en Dubái. (Cedida)

También en Emiratos vive Amalia desde hace ocho años. Vacunada con dos dosis, niega que exista ahora mismo una manera de acceder a la vacuna de forma privada: "Eso no existe aquí. Sé que salió un artículo sobre ello, y puede que al principio dejaran vacunar a los turistas y que de ahí saliese el negocio del paquete vacacional, pero ahora es solo para residentes".

David, Kuwait

placeholder David, a la derecha de la imagen, en un campo de fútbol en Kuwait. (Cedida)
David, a la derecha de la imagen, en un campo de fútbol en Kuwait. (Cedida)

Otro de los países de la zona con más españoles, algo más de 400, es Kuwait. David Galán trabaja para la federación de fútbol de ese país como preparador físico de la selección olímpica sub-23 y en el club de fútbol Kuwait Sport Club. El objetivo de la federación kuwaití es traer a diferentes trabajadores del fútbol para mejorar sus categorías inferiores y subir el nivel del fútbol allí a medio plazo para llegar a niveles similares a los de sus países vecinos como Qatar o Arabia Saudi. "Al principio íbamos a venir a comienzos de 2020, pero por el coronavirus todo se retrasó. En verano Kuwait cerró la entrada a ciudadanos de 34 países por su alta incidencia, entre los que estaba España, así que hasta noviembre no se consiguió un permiso especial para acceder al país", explica David.

Este vecino de Alcorcón cuenta que el país ha variado mucho el nivel de restricción de la movilidad en función de los niveles de incidencia acumulados. Esta semana los datos están batiendo récord negativo día tras día y el aeropuerto lleva cerrado un mes, por lo que su familia no ha podido unirse por el momento a su aventura laboral.

"En mi opinión, debe ser bastante complejo que alguien que no sea residente aquí se vacune"

"En cuanto a las vacunas, tengo varios compañeros kuwaitíes que ya tienen puesta una o dos dosis, sobre todo los que tienen una exposición al público grande. Para los extranjeros residentes hay dos opciones: o bien apuntarte en una lista de espera en la sanidad pública a la que todos tenemos derecho aquí, o ir a una clínica privada. Desconozco cómo funcionan esas clínicas, pero en mi opinión debe ser bastante complejo que alguien que no sea residente aquí se vacune. Ahora mismo los visados de turista, de familiares o de trabajo de poca demanda están parados y no son de fácil acceso", relata el alcorconero.

La prensa local de Kuwait habla de un ritmo de unos 300.000 vacunados al mes, con el objetivo de que a finales de verano la mayor parte de la población tenga ya esté inmunizada.

Expatriados Vacunación
El redactor recomienda