naturaleza, aventura, historia...

De Mallorca a Tenerife: las mejores islas españolas para visitar en Semana Santa

Los días de descanso que tendremos a finales de marzo son una ocasión ideal para animarse a visitar los archipiélagos

Foto: Cala de Portals Vells, en Mallorca. (CC/John Power)
Cala de Portals Vells, en Mallorca. (CC/John Power)
1 de

Islas españolas para visitar en Semana Santa

Playa de Caló des Moro, Mallorca. (CC/Flickr/Tommie Hansen)
Playa de Caló des Moro, Mallorca. (CC/Flickr/Tommie Hansen)

Pasear junto a la playa mientras se escucha de fondo el sonido de las olas. Sentir sobre la piel la brisa marina. Contemplar junto a tu pareja o en soledad una preciosa puesta de sol desde un acantilado salvaje. Un plan de lo más apetecible para los días de Semana Santa, ¿verdadnbsp;Este año, los días festivos coinciden con el inicio de la primavera, motivo por el cual visitar las islas españolas se convierte en un destino excepcional para disfrutar aún más del sol y la nueva temporada.

Todas las islas tienen un encanto especial, pero desde Idealo han seleccionado nueve de ellas para que exprimas al máximo el amplio abanico de opciones turísticas que ofrecen a los visitantes. ¿A que resulta muy complicado escoger? Echa un vistazo a la recopilación y no te preocupes: elijas la que elijas, siempre acertarás. ¡Corre a hacer la maleta!

 

 

2 de

Fuerteventura: playas de arena fina

Playa de Fuerteventura. (CC/Pixabay)
Playa de Fuerteventura. (CC/Pixabay)

Fuerteventura es la segunda mayor isla del archipiélago canario, donde en las últimas décadas se ha potenciado un turismo diverso caracterizado, entre otros, por el turismo de playa, el de actividades al aire libre y el de naturaleza. Es más que recomendable visitar el Parque Natural de Corralejo, en el que las dunas más grandes del archipiélago contrastan con las playas de agua cristalina. De gran belleza son también las costas de Cofete y Jandía, así como la isla de Lobos, a la que se puede llegar en barco, kayak, moto de agua o incluso a nado -esta última opción, solo para valientes-.

 

 

 

3 de

Mallorca: la isla de la diversidad

Catedral de Mallorca. (CC/Arno.Ho)
Catedral de Mallorca. (CC/Arno.Ho)

Mallorca enamora cada año a miles de turistas extranjeros y nacionales. Si se pregunta a cualquiera de ellos qué es lo que tanto atrae de esta isla, la mayoría responderá sin dudar que su enorme diversidad. Razón no les falta, pues en la mayor isla balear se puede hacer de todo: desde pasear por el casco antiguo y el paseo marítimo de Palma, hasta perderse en las montañas de la Sierra de Tramontana, sin olvidar los pintorescos pueblos de interior y marítimos o las fantásticas playas de arena o de roca. Sin duda, una oferta de actividades para todo el mundo.

 

 

 

4 de

Tenerife y El Hierro: naturaleza salvaje

El Teide, en Tenerife. (CC/jimmyroq)
El Teide, en Tenerife. (CC/jimmyroq)

Tenerife no se entiende sin el Teide, el volcán atlántico que es a su vez la montaña más alta de España y que se enmarca en un entorno natural formidable que ha sido declarado Parque Nacional y Patrimonio de la Humanidad. Sus cumbres se cubren de nieve en invierno, proporcionándole un aspecto de montaña. No hay que dejarse engañar: en su cima hay un cráter que aún se mantiene activo y al que los aborígenes guanches llamaban 'infierno' ('echeide'). Los más aventureros pueden continuar esta ruta 'infernal' por el paraje natural del Barranco del Infierno, de enorme belleza.

Quienes dispongan de algo más de tiempo pueden viajar en ferri a El Hierro, una isla que prioriza el turismo rural de calidad y que se ha convertido en la primera isla en autoabastecerse completamente con energías renovables. Tanto en El Hierro como en Tenerife, la mayoría de sus playas son de arena oscura, un vestigio del origen volcánico de estas dos islas que son, en definitiva, una destacada recomendación para amantes del mar y la montaña.

 

5 de

Gran Canaria: el clima perfecto

Mogán, en Gran Canaria. (CC)
Mogán, en Gran Canaria. (CC)

Gran Canaria es la isla del sol eterno: Mogán, al sur de la isla, es el lugar de la Unión Europea con más días de sol. En este lugar se vive sin duda en un verano casi permanente, con temperaturas mínimas siempre por encima de los 15 grados y máximas nunca por debajo de los 25.

El gran foco de atracción de visitantes de Gran Canaria es Maspalomas, que concentra casi tres cuartos de todo el turismo de la isla, debido a su increíble playa de arena de casi seis kilómetros de longitud, a la cercanía de espectaculares parajes naturales -tales como los bancos de dunas- y a la variada oferta de entretenimiento para todos los públicos. Un conjunto de elementos que ha convertido Gran Canaria en un destino muy apreciado para realizar viajes en familia.

 

 

6 de

Menorca: multiculturalismo y playas vírgenes

Cala Macarelleta, en Menorca. (CC/Flickr/Markus Trienke)
Cala Macarelleta, en Menorca. (CC/Flickr/Markus Trienke)

La privilegiada posición central de Menorca en el Mediterráneo occidental la convirtió en el punto clave para dominar el comercio marítimo y la herencia de siglos y siglos de conquistas y reconquistas. El paso de la historia en la isla se hace notar en su arquitectura y en su excelente gastronomía. Connsiderada cuna de la cultura talayótica, en Menorca es obligada la visita a los restos prehistóricos de la Naveta Des Tudons o el Poblado de Talatí de Dalt.

En 1993, Menorca fue declarada Reserva de la Biosfera por la Unesco y es un verdadero paraíso en el que perderse. Muy recomendable descubrir las playas vírgenes de aguas cristalinas del Camí de Cavalls, un sendero que recorre toda la costa de la isla.

 

 

7 de

Lanzarote: el paraíso de César Manrique

Lanzarote. (CC/Lviatour)
Lanzarote. (CC/Lviatour)

Lanzarote es la isla canaria más oriental. A pesar de no ser tan famosa como Mallorca o Tenerife, se descubre sin embargo fascinante gracias al Parque Nacional de Timanfaya, declarado Reserva de la Biosfera, e indudablemente a la obra del artista César Manrique, que cambió la forma de entender el turismo gracias a sus convicciones ecologistas a la hora de preservar los lugares visitables -un precursor de lo que ahora se conoce como turismo sostenible-.

En Jameos del Agua, un túnel volcánico de inmensa belleza natural, puede disfrutarse de la combinación de arquitectura integrada en la naturaleza, propia de su obra, con un auditorio inserto en la roca. Quienes visiten la Casa Museo de Manrique podrán, finalmente, entender por qué al artista le apasionaba el paisaje de Lanzarote. Difícil no enamorarse esta isla.

 

 

8 de

Ibiza y Formentera: imanes para la fiesta

Una playa de Ibiza. (CC/deejer)
Una playa de Ibiza. (CC/deejer)

¿Qué se le viene a la cabeza al pensar en Ibiza? Seguramente, algunos de los siguientes temas vienen a su memoria: los 'hippies' que apreciaron la vida tranquila de sus habitantes en los años sesenta, la 'jet set' que desde los años setenta visita cada verano la isla o los amantes de la música electrónica que inundan sus gigantescas discotecas -consideradas como 'templos'  por jóvenes y no tan jóvenes-.

Sin embargo, la isla ofrece muchas más posibilidades para disfrutarla y, por si fueran pocas, se puede dar el salto a Formentera para seguir conociendo nuevos lugares. Formentera tiene casi 70 kilómetros de playas de arena blanca y unas aguas impresionantes.

[Lea aquí: 'La playa de Ses Illetes, en Formentera, elegida como una de las mejores del mundo']

Viajes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios