serie islandesa netflix

'Case' (Netflix), el crudo thriller sobre abusos sexuales, drogas y prostitución de menores

Un suicidio de una adolescente ahorcada, punto de partida de este realista y crudísimo 'nordic noir' islandés del que todo el mundo habla, por su realismo e impactante final

Foto: Imagen de la serie 'Case'. (Netflix)
Imagen de la serie 'Case'. (Netflix)

La serie islandesa 'Case' (Netflix), catalogada como uno de los mejores y más realistas dramas criminales del 2017, aborda con toda crudeza una red de prostiución de menores y abusos sexuales en la tranquila y apacible ciudad de Reikiavik​. Un thriller en el que nada ni nadie es lo que parece, y que se engloba en el 'escandinavian noir', el género policial eslavo marcado por personajes complejos, herméticos y con un oscuro pasado.

No en vano, además, lo dirige Baltasar Kormákur, responsable de otro de los grandes éxitos islandeses 'Atrapados', cuya segunda temporada, por cierto, acaba de estrenar Movistar+. 'Case' ha impactado y sorprendido sobre todo fuera de Islandia, por el realismo con que trata determinadas escenas de sexo con adolescentes. Si bien es cierto que ninguna de ellas en modo alguno gratuitas, para muchos han resultado demasiado explícitas e innecesarias.

['Jordskott', la terrorífica serie sueca que muchos ya comparan con 'Twin Peaks']

Imagen de la serie 'Case'. (Netflix)
Imagen de la serie 'Case'. (Netflix)

El suicidio de una niña que fue violada

El aparente suicidio de una niña de 14 años, una joven promesa del ballet de Reikiavik, supone el inquietante punto de partida de esta sórdida y dura historia. La detective encargada del caso, Gabriela, interpretada por Steinunn Ólína Þorsteinsdóttir, una actriz islandesa curtida en el teatro, está convencida de que detrás de esa muerte hay mucho más que un ahorcamiento. No parará hasta descubrir el qué.

Sexo con adolescentes, pornografía infantil, y menores drogadas, algunas de las escenas más duras y que más han impactado

No esperéis encontrar a una investigadora rubia, alta y guapa, como tantas otras veces encontramos en repartos de series nórdicas. Gabriela es todo lo contrario: una policía normal y corriente, de la calle, y con un aspecto y vestimenta tan desaliñados… (no se entiende que se pase más de la mitad de las serie con el mismo jersey gris). Además de seca y muy poco empática, esconde algo del pasado de su familia que la hace todavía más inquietante y misteriosa.

Logi, otro de los protagonistas de 'Case' es tan extraño y desaliñado o más, que la detective Gabriela. Pero es que además es alcohólico, ¡vamos, que lo tiene todo! El gran actor islandés Magnús Jónsson da vida a este raro y callado abogado, que por su cuenta y riesgo y contra viento y marea, no parará hasta dar con quienes provocaron la muerte de la joven Lara.

Por cierto, como su compañera de reparto, también repite indumentaria durante los 9 episodios (imaginamos que será ex profeso). Ambos nos destaparán un oscuro entramado de sexo, drogas, pornografía infantil y abusos sexuales, que culminará en un final que pocos imaginan.

Magnús Jónsson es Logi en 'Case'. (Netflix)
Magnús Jónsson es Logi en 'Case'. (Netflix)

Completan el reparto, entre otros, Hanna, otra joven enganchada a las drogas y que se pasa media serie pinchándose, y que pronto se descubrirá su vinculación con la fallecida, y el deplorable dueño del bufete donde trabaja Logi, el abogado Brynhildur, cuya presencia e importancia crece conforme avanza la serie.

Todos esconden secretos

Al igual que otros 'nordic noir' como 'El Puente', 'Fotitude' o el mismo 'Atrapados', no es fácil entrar en la historia de 'The Case'. Son varias las tramas y personajes que se entrecruzan desde un principio, aparentemente sin relación alguna. Sin embargo, conforme avanza la serie se descubren los oscuros secretos por los que están conectados y de los que depende el sorprendente final.

Gabriela interrogando a Logi, en una secuencia de 'Case'. (Netflix)
Gabriela interrogando a Logi, en una secuencia de 'Case'. (Netflix)

Es curioso que este último gran éxito del género policial nos llega de nuevo de los países nórdicos, sociedades virtualmente sin crímenes. Dinamarca, una de las cunas del 'escandinavian noir' con ficciones como 'Forbrydelsen' o 'Broen', solo hay 50 homicidios al año, sobre una población de 5,8 millones, es decir, menos de 1 de cada 100.000 personas.

En Islandia, país de origen de esta serie, en 2016 solo hubo un asesinato y en 2017, a todas luces un año especialmente violento, hubo cuatro

En Islandia, país de origen de esta serie, en 2016 solo hubo un asesinato, más o menos el promedio histórico, y en 2017, a todas luces un año especialmente violento, hubo cuatro. Acaso esto explique por qué sus detectives de homicidios tienen tanto tiempo para obsesionarse con un caso, y los guionistas y directores recrearse tan exquisitamente a la hora de hacer thrillers tan brillantes como este.

Series

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios