Es noticia
Menú
El 'cowboy' nunca muere: 'Outer Range' (Amazon Prime Video) y las 100 vidas del wéstern
  1. Televisión
  2. Series TV
NUEVA SERIE DE VAQUEROS

El 'cowboy' nunca muere: 'Outer Range' (Amazon Prime Video) y las 100 vidas del wéstern

Josh Brolin protagoniza este drama con tintes sobrenaturales, que pretende aprovecharse del gran momento que vive el género más clásico de la industria del cine y la TV

Foto: Josh Brolin es Royal es Abbot en 'Outer Range'. (Amazon Studios)
Josh Brolin es Royal es Abbot en 'Outer Range'. (Amazon Studios)

Hay géneros tan manidos que continuar revisionándolos resulta cada vez más complicado, pero el wéstern, probablemente el género con más impacto en la cultura popular norteamericana, se resiste a estancarse y prefiere seguir cambiando de piel. Numerosas voces en el cine y la televisión llevan varios años intentando convencer al público de que las historias del oeste americano son mucho más que violencia gratuita y pueden abordar problemáticas contemporáneas o, incluso, denunciar los comportamientos tóxicos que el propio género ensalzó.

'Outer Range', la nueva serie de Amazon Prime Video protagonizada por Josh Brolin, es el último ejemplo de que el wéstern también puede innovar y ser juguetón. Creada por Brian Watkins y producida por Brad Pitt, la serie mezcla el wéstern más tradicional con un género aparentemente antagónico: la ciencia ficción. El resultado, aunque extraño e irregular, es sorprendentemente adictivo. [Puedes suscribirte pinchando aquí]

Estrenada el pasado 15 de abril con dos episodios —cada viernes, la plataforma lanza dos nuevas entregas—, la serie se centra en un ranchero de Wyoming llamado Royal Abbott (Brolin) y su enfrentamiento con el clan de los Tillerson, con los que rivaliza por el control de las tierras. Además, una gran tragedia sacude la vida de la familia de Royal: su nuera Rebecca lleva nueve meses en paradero desconocido y su hijo Perry (Tom Pelphrey) no sabe cómo lidiar con la pérdida de su mujer.

Mientras tanto, la matriarca de la familia, Cecilia (Lily Taylor), intenta superar el suceso entregándose a su extrema fe en Dios. Traumas, secretos, mentiras, problemas de salud mental, adicciones, fervor religioso, racismo, homofobia y mitología griega: todo cabe en 'Outer Range', aunque quizá no todo encaja con la naturalidad que sus guionistas esperaban.

'A priori', la serie cuenta con los ingredientes clásicos del wéstern: hombres sudorosos y taciturnos incapaces de expresar sus sentimientos, paseos a caballo en praderas bucólicas, peleas de bar y dramas familiares en un pueblo recóndito. Lo hemos visto miles de veces, pero nunca lo habíamos visto exactamente así. Y es que, aunque 'Outer Range' reproduce al milímetro la estética y los clichés del cine del oeste, nos sorprende al poner el foco de la historia en un elemento sobrenatural.

placeholder Josh Brolin es el protagonista de 'Outer Range'. (Amazon Studios)
Josh Brolin es el protagonista de 'Outer Range'. (Amazon Studios)

En medio de las tierras de la familia Abbot, aparece un gran agujero negro que parece alterar la lógica espacio-tiempo y concede habilidades especiales a los que se acercan a él. El hallazgo coincide con la llegada al pueblo de Autumn (Imogen Poots), una mochilera aparentemente inofensiva que pide alojamiento a los Abbot. ¿Quién es realmente y qué tiene que ver con la misteriosa cavidad? ¿El agujero está relacionado con las personas que están desapareciendo?

A través de un guion pausado, pero cargado de sorpresas e inesperados giros, en un tono que recuerda al de títulos recientes como la miniserie 'Devs' (HBO Max), 'Outer Range' consigue atrapar a pesar de los elementos que juegan en su contra, como la nula iluminación en sus escenas nocturnas o lo confusa que resulta la trama relacionada con el agujero.

Donde sí acierta es en su representación de la diversidad. Y es que no solemos ver a mujeres al mando en el oeste, y mucho menos a mujeres 'queer' racializadas. Tamara Podemski interpreta en la serie a la 'sheriff' adjunta Joy Hawk, encargada de investigar una muerte que ocurre en el primer episodio. Joy es abiertamente lesbiana, vive con su mujer y su hija adoptiva y, para colmo, ambas son americanas nativas. Una mezcla explosiva en un entorno tan hostil con las minorías como la serie se encarga de recalcar: la autoridad de la oficial es constantemente cuestionada y tiene que soportar comentarios homófobos por parte de sus propios compañeros.

placeholder Tamara Podemski es la 'sheriff' adjunta Joy Hawk. (Amazon Studios)
Tamara Podemski es la 'sheriff' adjunta Joy Hawk. (Amazon Studios)

Brolin, el rey del wéstern

Y, en medio de esta atmósfera tan sombría, una estrella brilla con luz propia: Josh Brolin. Aunque su carrera está ligada a grandes franquicias —fue Thanos en el Universo Cinematográfico de Marvel, Cable en las películas de 'Deadpool' y actualmente da vida a Gurney Halleck en la saga 'Dune'—, lo cierto es lo de Brolin con el wéstern no es amor, es una obsesión.

Desde que se metiera en la piel de Wild Bill Hickok en la mítica serie de ABC 'Jóvenes jinetes' (en antena durante tres temporadas, entre 1989 y 1992), el actor ha mostrado auténtica devoción por los personajes de vaqueros con papeles en películas como 'No es país para viejos' (Hermanos Coen, 2007), 'Valor de ley' (Hermanos Coen, 2010), 'Jonah Hex' (Jimmy Hayward, 2010) o la miniserie de TNT 'En el oeste', producida por Steven Spielberg. Con su papel en 'Outer Range', probablemente uno de los más complejos de su carrera, Brolin se consolida como uno de los reyes indiscutibles del nuevo wéstern.

placeholder Josh Brolin, en 'Outer Range'. (Amazon Studios)
Josh Brolin, en 'Outer Range'. (Amazon Studios)

Viejos códigos, nuevos valores

El wéstern está viviendo un resurgir gracias a nuevas voces, mayoritariamente femeninas, que se apropian de los códigos clásicos del género, pero adaptan sus narrativas a las sensibilidades del presente. Chloé Zhao ('The Rider'), Jane Campion ('El poder del perro'), Kelly Reichardt ('First Cow') o Emma Tammi ('The Wind') son algunas de las cineastas que están revisionando el wéstern desde un punto de vista rupturista, despojando al 'cowboy' de gran parte de su heroicidad.

El vaquero sigue siendo un hombre tosco, dominante y violento, pero ahora sufre las consecuencias de su falta de empatía. El papel de la mujer como esposa cuidadora en la sombra se desvanece y se convierte en el centro del relato, al tiempo que las figuras de autoridad masculina son cuestionadas. Tampoco se esconden problemáticas como el machismo, el racismo o la homofobia, sino que se señalan sin miramientos.

placeholder 'El poder del perro', dirigida por Jane Campion. (Netflix)
'El poder del perro', dirigida por Jane Campion. (Netflix)

En este contexto, la directora neozelandesa Jane Campion ha alcanzado la cima con 'El poder del perro', la película de Netflix más celebrada de la temporada, nominada a 12 premios Óscar, incluyendo mejor película. Campion utiliza el wéstern como vehículo para hablar sobre la represión sexual en la Montana de los años 20. Pinceladas de homoerotismo en un género que lleva décadas sustentando su éxito en la masculinidad tóxica. Un giro de tuerca que, como era de esperar, ha enfurecido a los fans más conservadores de las películas de vaqueros.

Sam Elliott, uno de los actores más vinculados al género, volcó toda su ira contra 'El poder del perro' durante su intervención en el pódcast 'WTF', del humorista Marc Maron. "Es un pedazo de mierda. ¿Qué coj**** sabe esta mujer de Nueva Zelanda sobre el oeste americano? Todos esos malditos vaqueros corriendo con chaparreras y sin camisa. Todas esas alusiones a la homosexualidad a lo largo de la película. ¿Dónde está el wéstern en este wéstern?". Lo que quizás Elliott no ha entendido es que el wéstern ya no le pertenece. Ni a él, ni a nadie.

Foto: Benedict Cumberbacht en la última película de la ganadora de la Palma de Oro por 'El piano'. (Netflix)

Wéstern y TV, un idilio muy fructífero

Ningún servicio de 'streaming' ofrece actualmente en nuestro país el último fenómeno ambientado en el oeste (la única opción que ha habido para verla ha sido a través de Paramount Network). Se trata de 'Yellowstone', un wéstern de corte clásico protagonizado por Kevin Costner que ha conseguido estar en boca de todos en Estados Unidos, alcanzando picos de audiencia de hasta 14 millones de espectadores. Taylor Sheridan, su creador, ha desarrollado una precuela, 'Y: 1883', y prepara actualmente una secuela, '6666', para seguir expandiendo su universo.

placeholder Kevin Costner protagoniza 'Yellowstone'. (Paramount)
Kevin Costner protagoniza 'Yellowstone'. (Paramount)

El éxito de 'Yellowstone' demuestra que el género vive una nueva edad de oro, pero lo cierto es que su presencia en televisión ha sido constante. Si bien en los años 50, 60 y 70 las series de vaqueros vivieron un momento extraordinariamente dulce —con clásicos como 'Bronco', 'El llanero solitario' o 'Bonanza'—, en las dos décadas posteriores el interés por el género fue decayendo, con excepciones como la ya mencionada 'Jóvenes jinetes' o 'Walker: Ranger de Texas', protagonizada por Chuck Norris desde 1993 hasta 2001.

Aunque periódicamente surgen nuevos artículos en prensa que hablan sobre el ocaso del género, lo cierto es que el público no ha perdido el interés por las historias de ranchos y vaqueros. En los últimos años, títulos muy aplaudidos como 'Infierno sobre ruedas' (AMC), 'Deadwood' (HBO) o 'Godless' (Netflix) han conseguido devolver el brillo al género. Mención especial merece 'Westworld' (HBO), un wéstern futurista que arrasó con su primera temporada —aunque la trama se terminase desvinculando del oeste—, o 'The Mandalorian' (Disney+), la serie de 'Star Wars' que bebe de todos los recursos narrativos y estéticos del wéstern, banda sonora incluida. ¿Conseguirá 'Outer Range' hacerse un hueco en el olimpo de los wésterns?

Hay géneros tan manidos que continuar revisionándolos resulta cada vez más complicado, pero el wéstern, probablemente el género con más impacto en la cultura popular norteamericana, se resiste a estancarse y prefiere seguir cambiando de piel. Numerosas voces en el cine y la televisión llevan varios años intentando convencer al público de que las historias del oeste americano son mucho más que violencia gratuita y pueden abordar problemáticas contemporáneas o, incluso, denunciar los comportamientos tóxicos que el propio género ensalzó.

Amazon Prime Video
El redactor recomienda