'La maldición de Bly Manor' (Netflix), muy lejos del impacto de 'Hill House'. ¿En qué falla la nueva temporada?
  1. Televisión
  2. Series TV
CRÍTICA

'La maldición de Bly Manor' (Netflix), muy lejos del impacto de 'Hill House'. ¿En qué falla la nueva temporada?

La esperada segunda temporada de la serie antológica no consigue hacerle sombra a su impecable predecesora

placeholder Foto: 'La maldición de Bly Manor'. (Netflix)
'La maldición de Bly Manor'. (Netflix)

Quienes esperen encontrar en 'Bly Manor' emociones tan frenéticas o similares a las vividas hace dos años, cuando descubrimos y nos enamoramos de todo lo que rodeaba a 'La maldición de Hill House', se van a llevar un buen susto. La esperada nueva serie antológica de Mike Flanagan ya en Netflix, poco tiene que ver con aquella casa que nos encandiló hasta la muerte; a pesar de que comparten fantasmas, una gran mansión, parte del reparto original e idénticos recursos temáticos, estilísticos y narrativos.

'La maldición de Bly Manor' no una mala serie, ni mucho menos. Estéticamente resulta impecable, sus interpretaciones memorables y la banda sonora que la acompaña, deliciosa. Todo en ella está exquisitamente cuidado y empaquetado. Sin embargo, lo que cuenta y cómo lo cuenta no engancha, ni interesa lo suficiente. Está muy lejos del anterior trabajo de Flanagan, 'La maldición de Hill House', obra maestra del género de terror, tan redonda como difícil de superar.

placeholder Imagen de 'La maldición de Bly Manor'. (Netlfix)
Imagen de 'La maldición de Bly Manor'. (Netlfix)

'La maldición de Bly Manor' resulta algo farragosa, aburrida por momentos, carente de tensión y romántica en exceso. Si a eso le sumas unos personajes poco atractivos, mal dibujados y deslavazados los unos de los otros, te encuentras con una serie de fantasmas poco sobrecogedora y más parecida a un bello cuento romántico, que a una terrorífica antología de miedo. Miedo, lo que se dice miedo en 'Bly', no se pasa.

Foto: La mansión de Bisham Manor, exteriores de 'La maldición de Hill House'. (Steve Dietl/Netflix)

La historia de 'La maldición de Bly Manor' arranca en 2007, cuando una señora de mediana edad acude como invitada a una boda. La noche antes de la celebración, se anima a contar a varios de los invitados y a los prometidos una historia de fantasmas. Esa narración da comienzo mucho atrás, en 1987, cuando la 'au pair' estadounidense Dani Clayton (Victoria Pedretti) es contratada para cuidar de dos niños huérfanos, Flora (Amelie Smith) y Miles (Benjamin Evan Ainsworth), en la enorme mansión inglesa de Bly Manor, donde también viven una encantadora ama de llaves, Hannah Grose (T'Nia Miller), un cocinero y una jardinera.

placeholder 'La maldición de Bly Manor'. (Netlfix)
'La maldición de Bly Manor'. (Netlfix)

Rápidamente queda claro que la mansión está encantada y que algo pasa con los muertos. De entrada, hay tres: la anterior niñera y los padres de los pequeños, que han fallecido bajo extrañas circunstancias.

"La historia es un romance gótico en toda regla, cargado de fatalidad, secretos, misterio, terror sobrenatural y mucha miseria humana"

Dani, además, arrastra sus propios fantasmas. El sombrío pasado de la protagonista se va despejando, a medida que avanzan los episodios. Lo mismo que el de otros personajes secundarios, que desfilan por la trama, unos vivos y otros muertos, y que iremos conociendo en un continuo ir y venir en el tiempo, a modo de flashback. En medio de todo este escenario, unos y otros -los adultos- serpentean por trágicas y desventuradas historias de amor, por las que incluso están dispuestos a morir.

placeholder 'La maldición de Bly Manor'. (Netlfix)
'La maldición de Bly Manor'. (Netlfix)

Romance gótico en toda regla

Con menos terror, menos sustos y mucho más drama y culebrón que 'Hill House', 'Bly Manor' exige buenas dosis de paciencia y bastantes episodios, para entender qué ocurre con los muertos y en qué espacio temporal se mueven los vivos. La historia es un romance gótico en toda regla, cargado de fatalidad, secretos, misterio, terror sobrenatural, además de mucha ruina y miseria humana.

Por lo demás, el reparto cumple con nota, sobre todo T'Nia Miller y Victoria Pedretti. Sorprenden especialmente los dos actores infantiles, ya que los personajes de Miles y Flora podrían haber acabado, siendo irritantes con facilidad. Sin embargo, Amelie Bea Smith y Benjamin Evan Ainsworth están estupendos. Especial mérito tiene el caso del segundo. Su personaje podría haber descarrilado fácilmente y sin embargo, nunca llega a suceder.

placeholder La pequeña Amelie Bea Smith. (Netflix)
La pequeña Amelie Bea Smith. (Netflix)

'La maldición de Bly Manor' es mucho más imperfecta y menos terrorífica que 'Hill House'. Pero con todo y con eso, tiene un pase y merece una oportunidad, aunque solo sea por disfrutar de uno de sus episodios finales, deliciosamente narrado. Este capítulo en concreto cuenta con belleza extrema, una arrebatadora historia del todo imprescindible, para entender muchos de los misterios que rodean a toda la temporada.

Traíler 'La maldición de Bly Manor' (Netflix)
Series de Netflix Netflix
El redactor recomienda