Es noticia
Menú
La crucifixión de la telerrealidad: los 5 clavos con los que 'Secret Story 2' agonizó y murió
  1. Televisión
  2. Programas TV
OPINIÓN

La crucifixión de la telerrealidad: los 5 clavos con los que 'Secret Story 2' agonizó y murió

Pudo ser la reluciente resurrección del formato estrella de Telecinco en su versión con anónimos, pero semana a semana le fueron hincando tantos clavos que se ha desangrado

Foto: Carmen, en 'Secret Story'. (Mediaset España)
Carmen, en 'Secret Story'. (Mediaset España)

El calvario que pasó Cristo antes de morir en la cruz es, salvando las distancias, perfectamente comparable al que ha pasado Telecinco con su 'reality show' estrella. 'Secret Story 2' entra en el sepulcro sin apenas hacer ruido y sin la importancia ni el brillo de otros discípulos de la marca madre, 'Gran Hermano', en sus años triunfantes.

Un lustro completo ha sido el tiempo que se han tirado los fieles seguidores de la telerrealidad pidiéndole a Mediaset España que rescatara la casa de Guadalix de la Sierra con concursantes anónimos en su interior. Era diciembre de 2017 cuando esa estancia acogió por última vez a inquilinos que no fuesen una celebridad de mayor o menor tirón mediático, pero, en definitiva, ya titubeantes con el foco y el micrófono.

"El 'reality' estrella de Telecinco acaba de morir en la cruz y esta vez los clavos no se los puso la audiencia"

Y fue, por sorpresa, en la misma semana en la que Luca Onestini se convertía en ganador de la primera edición de 'La casa de los secretos' (diciembre, 2021) cuando Telecinco anunció a su audiencia que se iba a obrar el milagro. El grupo de Fuencarral decidió apostar por la vida en directo con anónimos. Pero ni los fieles reconocieron a Cristo ni se sentaron con él en las numerosas últimas cenas que han procesionado durante tres meses en la parrilla de esa televisión hasta desangrarse en la cruz con 5 clavos que han sido claves en su descarada agonía.

Judas, el primer clavo que sentenció al 'reality'

Cadena y productora empezaron mal y negando a su propia marca, como hiciese Judas Iscariote con Jesús. Sin apenas haber pasado el luto del fin de la primera edición ni tan siquiera haber dejado tiempo para recoger los destrozos del festín anterior, Telecinco estrenó 'La casa de los secretos 2', "con gente como tú y como yo", rezaba el lema del programa.

La cadena venía de una edición VIP que finiquitó con una audiencia media del 14,3% y 1,5 millones de telespectadores, unos bajísimos índices que necesitaban enmendar con los anónimos a toda velocidad. Quisieron ser como Jesús de Nazaret un domingo de Ramos, arrasar en el comienzo de enero de 2022, pero hasta la 'borriquita' iba coja. 'Secret Story 2' cerró con una audiencia media del 12,4% de 'share' y 1.216.000 espectadores.

placeholder Los concursantes de 'Secret Story 2' en la gala de este miércoles. (Mediaset)
Los concursantes de 'Secret Story 2' en la gala de este miércoles. (Mediaset)

Parecía que iban a tirar la casa por la ventana, pero no cambiaron ni los edredones de las camas. Todo tal y como lo dejaron sus anteriores moradores, salvo la fugaz modificación de algunos tonos decorativos. Prometieron a su público que abordarían el concurso en todos y cada uno de sus programas (incluidos los de Cuatro) de forma diaria, algo que jamás ocurrió. Ni los presentadores de la cadena atinaban con el nombre de los concursantes en alguna conexión en directo con la casa ni en la parrilla se olía la presencia de este Cristo Redentor que quisieron hacer de 'Secret Story 2'.

Votación gratuita, el clavo más sangrante

El fin del clásico televoto le ha podido costar la vida a este 'mítico' formato de telerrealidad. Fue el cambio más significativo y celebrado de esta resurrección con anónimos, ya que todo su público podía votar por su expulsado (y ganador) sin gastarse ni un solo céntimo de euro, desde casa, el sofá o paseando por la playa. Pero, en la práctica, fue el clavo más sangrante con el que continuaron crucificando, sin saberlo, a su marca más preciada.

'Secret Story 2' cerró con una audiencia media del 12,4% de share y 1.216.000 espectadores

Y, es que, hecha la ley, hecha la trampa. Conocedores de esto o no, la cadena continuó dando por válida la votación a través de su web oficial, aceptándose al mismo tiempo todo tipo de 'bots' y demás instrumentos adicionales para que no solo se pueda contabilizar un voto, sino tantos como el espectador deseara. Fue a partir de la cuarta semana cuando el 'reality' empezó a perder a sus concursantes más potentes, los que más tramas movían y los que, en definitiva, movilizaban masas.

placeholder Nissy y Carlos Sobera, en 'Secret Story 2'. (Mediaset)
Nissy y Carlos Sobera, en 'Secret Story 2'. (Mediaset)

Las comunidades de concursantes se movilizaron sin cesar en redes sociales, organizando masivas votaciones que superaron, incluso, la cantidad de telespectadores que podía reunir una gala semanal del concurso. Una de las más llamativas se produjo con el debate menos visto (9,9% y 1.048.000 espectadores), pero con más de 3 millones de votos. Sangrantemente descontrolado y bajo la sospecha del "tongo", según quienes seguían el concurso. Imposible demostrar una acusación semejante desde fuera.

Casting desaprovechado, el clavo más gordo

A priori, la resurrección del formato con personas no conocidas tenía buena pinta por su variado casting. Eran personalidades atípicas, diferentes y que atraían al público de alguna manera. Sin embargo, el citado hachazo al televoto y dejando que la audiencia "trampeara" las votaciones hizo que la casa perdiese a pesos pesados como Brenda, Carmen Nadales o Nissy.

placeholder Rafa y Carmen, en 'Secret Story 2'. (Mediaset)
Rafa y Carmen, en 'Secret Story 2'. (Mediaset)

Tan desaprovechado el reparto de concursantes como las tramas que daban cada una de ellas. Finalmente, la nave de Guadalix de la Sierra se quedó habitada por los denominados "muebles", aquellos participantes que se pasan el día durmiendo y que aportan nulo contenido a las conexiones 24 horas. El equipo partió en dos la trama "Ramen", como la bautizaron en las redes, la protagonizada por Rafa y Carmen y su inocente historia de amor. La organización prefirió otra, la de Marta y Adrián, la que buena parte de sus fieles llaman "carpeta" por la descarada estrategia que ni ellos han sabido manejar.

Foto: Rafa Martínez, en 'Secret Story 2'. (Mediaset)

La censura, el clavo más doloroso

Con el programa ya en plena agonía, dado que perdía seguimiento semana tras semana, Carlos Sobera sorprendió (o no) a su audiencia con esta justificación: "El programa tiene derecho, y además lo hace por el público, de vez en cuando, a no emitir imágenes, pero porque son de muy mal gusto. Lo haremos las veces que sea necesario para salvaguardar la dignidad del programa y del espectáculo".

"Una conexión 24H que han cortado al antojo de la organización para que el espectador no sepa más de la cuenta"

Una sentencia que vino a aclarar las acusaciones de censura al concurso por parte de la organización. Los seguidores del 24H pillaron a Adrián con los nudillos heridos, un mueble de la cocina roto, y varios concursantes confirmando actitudes agresivas de este participante que, casualmente, llegó a la final sin haberse expuesto ante la audiencia con estas delicadas imágenes que le hubiesen costado la expulsión. El propio presentador reconoció semanas después que tenía "actitudes feas".

placeholder Adrián, en 'Secret Story 2'. (Mediaset)
Adrián, en 'Secret Story 2'. (Mediaset)

Un movimiento que desencantó a muchos. Hasta el propio Rafa criticó el aburrimiento en el que se había convertido la casa tras la salida de los concursantes más potentes del reparto: "Yo no vería el 24H. ¡Menudo coñazo!". Una conexión que, por cierto, han cortado al antojo de la organización para que el espectador no sepa más de la cuenta y que luego se "trague" lo que escupieran en la gala oficial de cada jueves o domingo. Porque la tercera gala prevista, la de los martes, ni siquiera vio la luz, a pesar de anunciarse durante la rueda de prensa de presentación.

El juego de los secretos, el clavo más esperado

Años y años se tiró diciendo Mercedes Milá que la vida en directo era impredecible. Uno de los sellos identificativos de esta marca que justo este año ha sido todo lo contrario, ya que tanto el espectador como los participantes sabían todo antes de que ocurriera. Parte de 'La casa de los secretos' lo conformaba el juego de las esferas para ir descubriendo los secretos de los concursantes, pero ni esto motivó a la audiencia por cómo terminó todo.

Marta se llevó los 50.000 euros de la esfera agraciada, casualmente cuando ya toda la casa era conocedora de los secretos de todos. Invitados famosos como Víctor Sandoval se fueron de la lengua (y el equipo lo permitió). La aragonesa entró al cubo para darle al pulsador sin previo aviso al resto de la casa, y, ¡oh, milagro!, se llevó todas las esferas de Rafa, entre las que estaba la millonaria.

placeholder Concursantes de 'Secret Story 2'. (Mediaset)
Concursantes de 'Secret Story 2'. (Mediaset)

Fue, sin duda, el clavo que terminó de desangrar al formato de la telerrealidad, porque no pasó de forma espontánea ni transparente. El vacío de tramas para contentar a su público tampoco lo pudieron llenar con la masiva entrada de famosos como Miriam Saavedra, Belén Esteban o Nagore Robles. El 'reality show' estrella de Telecinco acaba de morir en la cruz y esta vez los clavos no se los puso la audiencia... ni los medios de comunicación contando realidades que ellos mismos se empeñaron en ocultar. La responsabilidad recae, más que nunca, en los responsables del formato.

El calvario que pasó Cristo antes de morir en la cruz es, salvando las distancias, perfectamente comparable al que ha pasado Telecinco con su 'reality show' estrella. 'Secret Story 2' entra en el sepulcro sin apenas hacer ruido y sin la importancia ni el brillo de otros discípulos de la marca madre, 'Gran Hermano', en sus años triunfantes.

Programas TV Telecinco
El redactor recomienda