La cara oculta del rosco de 'Pasapalabra': todo lo que no se ve en televisión
  1. Televisión
  2. Programas TV
ESPECIAL EL CONFI TV

La cara oculta del rosco de 'Pasapalabra': todo lo que no se ve en televisión

El exconcursante Carlos Adán y la lingüista del programa, Lucía Sesma, explican aquello que el espectador nunca ve desde su casa durante la prueba más icónica del programa

Foto: La cara oculta del rosco de 'Pasapalabra': todo lo que no se ve en televisión
La cara oculta del rosco de 'Pasapalabra': todo lo que no se ve en televisión

El bote de 'Pasapalabra' alcanzará este viernes los 814.000 euros; un jugoso premio que ganará el concursante que logre resolver correctamente el rosco. Hasta la fecha, ninguno de los participantes ha completado con éxito las 25 definiciones, por lo que el acumulado se incrementa con el paso de los días. Hace más de 21 meses que el programa entregó su último gran bote, lo que refleja la dificultad de la prueba. El 22 de enero de 2019, el ovetense Fran González se embolsó en Telecinco 1.542.000 euros, el tercer bote más alto entregado en la historia del concurso en nuestro país.

'Pasapalabra' reúne cada día a más de 2,5 millones de espectadores, una cifra que sube todavía más durante su prueba más icónica. Gracias al arrastre del rosco, la segunda edición informativa de 'Antena 3 noticias' es desde el pasado mes de agosto líder indiscutible en su franja, por delante del informativo de Pedro Piqueras, que se mantenía imbatible desde septiembre de 2012.

El programa suele paralizar la grabación del rosco siempre que el concursante da una respuesta inesperada y existe alguna duda sobre su validez

Lo que no todo el mundo sabe es el trabajo que realmente se esconde detrás de la prueba final de 'Pasapalabra'. "La grabación del rosco es un poco más larga de lo que finalmente se ve en la emisión", nos apuntaba el extremeño Nacho Mangut el pasado mes de septiembre. El duelo entre concursantes dura aproximadamente 20 minutos, aunque la grabación en plató es algo más extensa. "Suelen darse algunos cortes, así que hay tiempo para pensar en esas palabras que hemos ido pasando". Pero ¿a qué se deben esos cortes?, ¿y qué hace el programa mientras no graba?

Luis y Pablo, en uno de sus últimos roscos. (Atresmedia)
Luis y Pablo, en uno de sus últimos roscos. (Atresmedia)

El español es un idioma tan rico que algunas de las preguntas pueden dar lugar a respuestas singulares. El equipo del programa suele realizar las comprobaciones sobre la marcha, pero a veces no queda más remedio que detener la grabación ante una duda importante. El bote de 'Pasapalabra' es uno de los más jugosos de la televisión, solo superado por el '¡Boom!', de modo que el equipo del programa no puede permitirse ningún tipo fallo en esta prueba final.

"Es muy típico que se pare la grabación durante el rosco", nos asegura Carlos Adán, otro de los históricos del programa. "Pasapalabra' admite sinónimos en las respuestas, algo superbueno y muy correcto, al contrario de lo que parece que hacen en 'Saber y ganar'. En Antena 3, te leen la definición y la letra y si tú dices una palabra recogida en el María Moliner o en el diccionario de la RAE con la misma definición, que es sinónima exacta de la que ellos buscan, te la dan por válida. Así viene recogido en las bases del concurso".

Según Carlos, "cuando los guionistas colocan una palabra que ellos ya saben que tiene varios vocablos sinónimos y que valen todos, porque empiezan por la misma letra y significan lo mismo, el presentador suele tener una ristra con distintas alternativas. Es algo que incluso, alguna vez, el presentador lo ha tenido que explicar en antena porque ha tardado algo más de lo normal en decir que la respuesta era correcta".

Control de realización de 'Pasapalabra'. (Atresmedia)
Control de realización de 'Pasapalabra'. (Atresmedia)

¿Qué ocurre cuando una de las respuestas no la tienen prevista y genera alguna duda en el equipo? En esos casos, "el presentador no puede decir si es correcta o no, por lo tanto, se para la grabación" y entra en acción la lingüista del programa, que "mira todas las acepciones de esa palabra y si justo esa palabra es sinónima exacta de la definición que te han leído... pues la dan por válida".

Pablo Díaz se benefició de esta 'ventaja' cuando con la 'T' el programa buscaba tranvía y su respuesta fue tren. 'Pasapalabra' la dio por válida

Precisamente eso fue lo que pasó con Pablo Díaz la última vez que participó en 'Pasapalabra' durante su etapa en Telecinco. "Recuerdo una anécdota muy llamativa que incluso tuvieron que explicarla posteriormente en antena. Le preguntaron por tranvía, pero él dijo tren", nos cuenta Carlos. "El programa tuvo que explicar que le habían dado por válida la respuesta porque en uno de los diccionarios, en una de las acepciones, figuraba que en México se usaba la palabra tren para lo que nosotros llamamos tranvía. Si han leído la definición de tranvía, con la letra T, y el concursante dice tren no se la pueden invalidar porque en una de las acepciones viene recogido".

Carlos, ganador en 2017 de un bote de 318.000 euros, nos explica que "lo normal es que paren la grabación cuando el concursante dice una respuesta que ellos no esperaban. En ese caso, siempre te dicen que esperes porque van a comprobarlo en los diccionarios". Tras resolver la duda, el equipo del programa retoma la grabación desde el último turno del concursante que estaba jugando. Roberto Leal repite las preguntas y el concursante hace lo propio: dice las mismas respuestas que había dado hasta ese momento. Y los espectadores pueden estar tranquilos, porque no hay posibilidad de hacer trampa, ya que el otro concursante es testigo en todo momento de lo que sucede en el plató.

Grabación de 'Pasapalabra'. (Atresmedia)
Grabación de 'Pasapalabra'. (Atresmedia)

¿Y si de esa duda depende ganar o perder el bote?

A lo largo de la historia de 'Pasapalabra' son muchas las anécdotas que se han vivido durante la grabación del rosco. Tras 24 aciertos, el equipo incluso se ha visto en la necesidad de paralizar la grabación debido a las dudas surgidas con la última de las respuestas del concursante, esa que podría otorgarle (o no) el bote del programa.

Según nos cuenta Carlos Adán, cuando algo así sucede es todo un "problema" para el equipo: "El objetivo de ellos pasa por grabar la reacción natural de sorpresa del concursante cuando se lleva el bote, pero si se para la grabación justo en ese momento hay riesgo de que se pierda esa magia".

Y al parecer esto mismo sucedió con el rosco millonario de Cesar Garrido (1.524.000 euros). "La última palabra era con la P: se dice de un niño de muy corta edad. Él dijo pequeño, pero la palabra que 'a priori' buscaban era párvulo". Carlos, todo un experto en 'Pasapalabra', asegura que "el equipo paró la grabación y Christian Gálvez no dijo ni sí ni no, y lo comprobaron".

César Garrido acabó llevándose el bote que se le escapó a Carlos en su primera etapa. (Mediaset)
César Garrido acabó llevándose el bote que se le escapó a Carlos en su primera etapa. (Mediaset)

Lo curioso fue la forma con la que actuó el programa. "Antes de retomar la grabación, Christian le dijo a César que la respuesta no era válida y el concursante se lo creyó. Cuando continuaron con la grabación él respondió nuevamente pequeño, pero en lugar de decirle que era incorrecta se la dieron por válida. Se quedó con una cara de sorpresa muy grande porque no se lo esperaba". Según Carlos, lo han hecho así un par de veces.

Lucía Sesma, lingüista de 'Pasapalabra'. (Atresmedia)
Lucía Sesma, lingüista de 'Pasapalabra'. (Atresmedia)

El papel de la lingüista

"Mi papel en el programa es revisar los guiones, que las pruebas anteriores al rosco estén bien construidas, sin erratas, sin faltas de ortografía y que todo lo que salga en pantalla esté correcto", asegura Lucía Sesma, lingüista de 'Pasapalabra', en uno de los vídeos de Atresplayer.

Una de sus mayores responsabilidades, por la cuantía del bote, está en la prueba final de programa. "El rosco, que lo escriben los guionistas, lo edito junto al coordinador de guion [Borja Pérez] y después el director lo revisa". Tras esa fase previa, "luego en grabación estoy en el control de realización para verificar que las palabras que dicen los concursantes son correctas o no".

Lucía Sesma, en el control de 'Pasapalabra'. (Atresmedia)
Lucía Sesma, en el control de 'Pasapalabra'. (Atresmedia)

"Nosotros trabajamos con los diccionarios de la RAE y María Moliner, que es lo que viene en nuestras bases. Los concursantes firman unas bases y son las que manejamos, de modo que si no están en nuestros diccionarios o en la enciclopedia que buscamos no las podemos dar por válidas", explica la lingüista.

Según Sesma, buscan "un equilibrio entre la diversión, el entretenimiento y la cultura", de ahí que haya pruebas y preguntas que requieran de cierto nivel cultural y otras que permiten a la gente que pueda jugar desde sus casas.

Pasapalabra Programas TV Antena 3
El redactor recomienda