El Festival de Eurovisión, el negocio más rentable de TVE
  1. Televisión
CUESTA CUATRO VECES MENOS QUE EL FÚTBOL

El Festival de Eurovisión, el negocio más rentable de TVE

El presidente de RTVE, Leopoldo González-Echenique, dejaba este miércoles sin argumentos a los que piden que TVE abandone Eurovisión

Foto: Pastora Soler en Eurovisión 2012 (EFE)
Pastora Soler en Eurovisión 2012 (EFE)

El presidente de RTVE, Leopoldo González-Echenique, dejaba este miércoles sin argumentos a los que piden que TVE abandone el Festival de Eurovisión debido a su coste. Y es que, según los datos aportados por el directivo, la participación de España en el conocido certamen en 2013 sólo costó 398.615 euros.

Una cifra realmente irrisoria comparada con lo que cuesta realizar otros programas de la cadena o la adquisición de derechos deportivos. Eurovisión cuesta la mitad que un capítulo de Cuéntame o Águila roja (entre 600.000 y 700.000 euros) y muchísimo menos que un evento deportivo.

Sólo un partido de la Selección Española costaba a la televisión pública entre 2,7 y 4,5 millones de euros. De hecho, según detectó la auditoria pública elaborada por la Intervención Delegada del Ministerio de Hacienda, correspondiente al año 2011, apenas un minuto de emisión de la Roja implicó un gasto de 42.000 euros. En cambio, el coste por minuto de la final de Eurovisión se reduce a apenas 2.000 euros.

Los casi 400.000 euros también están lejos de lo que gastan otros países europeos. Por ejemplo, Azerbaiyán, uno de los países con mejor rendimiento de los últimos años, gasta cada año entre 1 y 1,5 millones de euros, que incluyen la realización de la preselección, la promoción, el videoclip y los gastos en la ciudad donde se celebra el certamen con la presentación oficial.

Gracias a esta inversión, los azeríes han conseguido situarse dentro del top 5 durante los últimos cuatro años y ganar el certamen en 2011. Un certamen, que de contar con un presupuesto austero para su celebración, puede llegar a generar unos beneficios de entre 18 y 24 millones de euros para la ciudad que lo alberga. Asimismo, se calcula que el valor publicitario puede estar entre 60 y 80 millones de euros.

Ante estos datos, no es de extrañar que TVE no contemple la idea de abandonar el festival. "Es una marca histórica de nuestra televisión, una estrategia de cadena y de momento no va a cuestionarse", explicaba a Vanitatis el director de Programas de Entretenimiento de TVE, Carlos Mochales, cuando se le preguntaba por este asunto el pasado mayo.

Marca España

Además, como ya defendió en Vanitatis el jefe de la delegación italiana, Nicola Caligiore, "Eurovision es una ocasión muy importante para promover tu país y tu cultura. El servicio público tiene el deber de dar ayuda a la cultura, sobre todo en estos momentos coyunturales tan difíciles". La calidad de los proyectos presentados por Italia le han llevado a alcanzar unas excelentes posiciones (2º, 10º, 7º) durante los últimos tres años.

Y todo ello sin necesidad de un gasto excesivo. "No estoy convencido de que lo mejor para Eurovisión sea traer grandes puestas en escena. Lo que nos propusimos era traer calidad, proyectos consistentes, que no sólo estuvieran hechos para Eurovisión sino que nuestro representante pueda empezar una carrera europea, que Marco se convierta en el próximo cantante italiano de éxito mundial", añadía Caligiore.

Proyectos consistentes difícil de realizar en nuestro país debido a los obstáculos que suele poner el subdirector de Festivales de TVE, Federico Llano. Un problema que incluso llevó a artistas como Soraya Arnelas o Pastora Soler a amenazar con volverse a España de no aceptarse los cambios que planteaban en sus candidaturas.

Elegido jefe de la delegación de TVE en 2002, los que alguna vez han tenido trato con él lo tildan como alguien con actitudes bastante déspotas. De hecho, en la memoria colectiva de la prensa española y los eurofans aún resuena la reprimenda que le echó a una de las coristas de Pastora Soler que estaba haciéndose una foto con un fan en Bakú (Azerbaiyán). "No hemos venido de vacaciones", le espetó con mala actitud.

"O cambia algo en TVE, o España nunca estará entre las favoritas. Sólo quedaremos bien el año que verdaderamente TVE quiera ganar y se apueste por ello, desde la elección del cantante, a todo el proceso posterior de promoción, ensayos, creatividad de fondos, iluminación, etc...", comentan los eurofans.

Pastora Soler TVE Televisión
El redactor recomienda