Es noticia
Menú
Elon Musk interfiere en la defensa contra asteroides peligrosos
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Starlink afecta la detección de asteroides

Elon Musk interfiere en la defensa contra asteroides peligrosos

Después de postularse como salvación de la humanidad contra asteroides letales, un estudio afirma que Elon Musk está poniendo en peligro su detección y la astronomía

Foto: La raya vertical que estropea esta fotografía de la galaxia Andrómeda es un satélite Starlink (CalTech Optical Observatories/IPAC)
La raya vertical que estropea esta fotografía de la galaxia Andrómeda es un satélite Starlink (CalTech Optical Observatories/IPAC)

Los satélites Starlink de Elon Musk están poniendo en peligro la defensa planetaria contra asteroides potencialmente peligrosos. A pesar de las excusas que Musk pone en Twitter — para éxtasis de sus palmeros y burla de sus detractores — un nuevo estudio afirma que, además de dificultar la investigación astronómica, el radical incremento de satélites en órbita baja está interfiriendo con nuestra capacidad de detectar asteroides que pueden ocasionar graves daños en la superficie terrestre, como el de Tunguska.

Foto: Un concepto del coche eléctrico BMW i4

Son las conclusiones de un estudio publicado el 14 de enero en el diario científico Astrophysical Journal Letters, que examinó 300.000 fotografías tomadas por el Observatorio Palomar en California. En su examen descubrieron que las imágenes contaminadas por satélites Starlink se multiplicaron por 35 en el periodo comprendido entre noviembre de 2019 y 2021.

De mal en peor

Los problemas coinciden con el incremento de satélites Starlink en órbita. Ahora mismo hay unos 1.900 y las autoridades aeroespaciales norteamericanas ya han dado permiso a Musk para que ponga 12.000 más en los próximos meses, algo que el magnate planea hacer con con su nuevo Starship. Musk no se quedará ahí: su objetivo es poner 42.000 Starlinks en órbita. Y si no los pone, asegura, SpaceX irá sin duda a la quiebra.

placeholder Starship en órbita con 400 satélites Starlink 2.0 (@Neopork85)
Starship en órbita con 400 satélites Starlink 2.0 (@Neopork85)

El estudio dice que la polución en las imágenes astronómicas no afecta gravemente a las observaciones científicas, aunque estéticamente obviamente sí afecten a las imágenes del espacio. En declaraciones al Wall Street Journal, el astrónomo de la Universidad de Washington Eric Bellm — que no ha participado en la investigación — dice que el estudio demuestra que los satélites Starlink complican los esfuerzos de detección y seguimientos de asteroides y cometas potencialmente peligrosos para los seres humanos, ya sea en impactos locales, regionales o para la supervivencia de toda la especie: “definitivamente afecta en cierta medida a la defensa planetaria".

La NASA coincide. En declaraciones de un portavoz de la agencia espacial al WSJ, “[los satélites de Starlink] tienen el potencial de interferir con las observaciones terrestres al aumentar la complejidad de diferenciar los satélites artificiales de objetos naturales como asteroides y cometas".

Dónde está el límite

Lo malo es que no es sólo Elon Musk y SpaceX. Su archirival Jeff Bezos y Amazon también están planeando lanzar su propia red de satélites a la que, quizás muy apropiadamente, llaman Kuiper, como el cinturón de asteroides que rodea todo el sistema solar desde la órbita de Neptuno a 50 unidades astronómicas desde el Sol, 200 veces más masivo que el cinturón entre Marte y Júpiter. Amazon planea iniciar operaciones con 3.236 satélites en órbita baja, pero obviamente busca la misma densidad que SpaceX para cubrir todo el planeta.

placeholder Una pequeñísima parte de la basura espacial que rodea la Tierra (ESA)
Una pequeñísima parte de la basura espacial que rodea la Tierra (ESA)

Por su parte, China planea lanzar 13.000 satélites 5G para ofrecer internet a 500Mbps, algo irónico cuando su gobierno ha presentado una queja formal ante las Naciones Unidas para que Estados Unidos apriete las tuercas a Musk después de dos incidentes que los asiáticos calificaron como peligrosos para la integridad de su nueva estación espacial. La constelación china será sólo una fracción de las de SpaceX o Amazon, pero añadirá aún más confusión en un espacio que está acelerando su camino hacia la saturación.

placeholder China acusó a Musk de poner en peligro su estación espacial con Starlink, pero ellos se disponen a poner un competidor de Starlink en órbita
China acusó a Musk de poner en peligro su estación espacial con Starlink, pero ellos se disponen a poner un competidor de Starlink en órbita

El argumento de Musk y compañía es que el espacio es mucho más grande de lo que nos imaginamos y que además es de todos. Es cierto que es mucho más grande de lo que nos imaginamos, pero también sabemos que no es tan sencillo como lo pinta Musk, obviamente movido por sus ambiciosos planes de negocio. Entre SpaceX, Amazon y China corremos el peligro de entrar en el umbral del síndrome de Kessler, postulado por el científico de la NASA Donald Kessler a finales de los 70: dada una suficiente saturación de la órbita baja terrestre podemos entrar en una reacción en cadena de colisiones que terminarían impidiendo los viajes espaciales durante generaciones. Por su ambición desmedida, Musk, Bezos y compañía, no están dudando en jugársela. O mejor dicho, en que nos la juguemos todos para su potencial beneficio económico y geoestratégico.

Los satélites Starlink de Elon Musk están poniendo en peligro la defensa planetaria contra asteroides potencialmente peligrosos. A pesar de las excusas que Musk pone en Twitter — para éxtasis de sus palmeros y burla de sus detractores — un nuevo estudio afirma que, además de dificultar la investigación astronómica, el radical incremento de satélites en órbita baja está interfiriendo con nuestra capacidad de detectar asteroides que pueden ocasionar graves daños en la superficie terrestre, como el de Tunguska.

Elon Musk Espacio
El redactor recomienda