El nuevo destructor de EEUU combatirá con láseres y misiles hipersónicos
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Láseres 10 veces más potentes

El nuevo destructor de EEUU combatirá con láseres y misiles hipersónicos

Estados Unidos ya ha puesto en marcha el programa de desarrollo para su nuevo destructor que, según sus planes, tendrá cañones láser y misiles hipersónicos

Foto: Arma láser de la Armada norteamericana en el golfo de Arabia. (US Navy)
Arma láser de la Armada norteamericana en el golfo de Arabia. (US Navy)

Ante el arrollador empuje de la Armada china, la Marina de los Estados Unidos ya ha acelerado la marcha de su nuevo programa para construir el destructor del futuro, una plataforma erizada de cañones láser 10 veces más potentes que sus modelos experimentales y cargada de misiles hipersónicos, además de nuevos sensores de alta potencia y generadores de energía capaces de alimentar una ciudad entera.

El proyecto llamado DDG(X) —que no es un acrónimo, sino el símbolo para los destructores con misiles guiados de la US Navy— reemplazará a los cruceros Ticonderoga y los destructores Arleigh Burke a finales de esta década. Según el Instituto Naval de los Estados Unidos, el DDG(X) será la clase de barco de guerra más grande de la Armada americana en dos décadas. Es una plataforma de guerra naval diseñada para disparar cañones láser de alta energía, misiles convencionales y misiles hipersónicos. También incorporará nuevos sensores de alta potencia para que estas armas puedan atacar a objetivos a grandes distancias.

Por qué el DDG(X) es el destructor del futuro

Dejando de lado los misiles hipersónicos, la nueva clase de destructores de la US Navy tendrá una dependencia total de la electricidad. Para ello incorporará un sistema de generación de energía parecido al de los destructores Zumwalt, que se cancelaron en 2016 por problemas de sobrecostes y deficiencia en sus armas después de construir solo tres naves. El generador será vital para propulsar el barco y, a la vez, generar las enormes cantidades de energía requeridas por sus nuevos láseres y sensores de alta potencia.

El US Portland probando una arma láser sobre un dron. (US NAVY)

Los láseres de 600 kilovatios tendrán como misión la destrucción de armas ofensivas enemigas, desde misiles a drones o cualquier otra amenaza. Aparte de los láseres, el sistema tendrá 32 celdas para lanzar misiles convencionales MK-41 y 12 para lanzar grandes misiles hipersónicos o supersónicos de crucero.

Los misiles hipersónicos norteamericanos no terminan de cuajar.

La Armada norteamericana afirma que su nuevo sistema de combate —integrado en el casco del barco— estará derivado de los sistemas que han comenzado a instalar en sus actuales destructores. Una de las piezas fundamentales será el nuevo radar AN/PY-6, una máquina 30 veces más sensible que la generación anterior, capaz de detectar el periscopio de un submarino a kilómetros de distancia.

El creciente poder de la Armada China

Según el último informe anual del Departamento de Defensa de los EEUU —publicado el pasado noviembre—, la Marina norteamericana ha pasado de ser la primera a la segunda del mundo en número de navíos, detrás de China. Estos últimos tienen ahora mismo 355 barcos y submarinos, con un total de 145 navíos de combate y unos 65 submarinos. Y los chinos siguen invirtiendo miles de millones de dólares en lo que ven como su gran baza para dominar su zona de influencia, especialmente el mar de China, y el resto del mundo.

placeholder El Zumwalt ha sido el gran fracaso de la US Navy. (US Navy)
El Zumwalt ha sido el gran fracaso de la US Navy. (US Navy)

Nadie tiene una idea clara de las capacidades exactas de la Armada asiática. Los Estados Unidos siguen teniendo una clara superioridad en lo que a portaaviones se refiere —con sus superportaaviones y los buques de ataque anfibio de los Marines—, pero el resto no está tan claro. Además, la efectividad de los portaaviones norteamericanos también está ahora en entredicho ante la clara amenaza de los misiles crucero hipersónicos.

Después del rotundo fracaso de los destructores Zumwalt y la preocupante falta de misiles hipersónicos, la que es todavía —teóricamente— la Armada más poderosa del mundo se encuentra en una encrucijada. Los americanos saben que el DDG(X) es quizá su última baza para plantar cara a los chinos en un potencial conflicto naval futuro. Y todavía queda casi una década para tenerlos. Si todo se desarrolla según lo planeado y no les sale otro Zumwalt, los americanos comenzarán la construcción de su primer destructor del futuro en 2028, pero tardarán varios años en tenerlo operativo.

Misiles Militar Tecnología militar
El redactor recomienda