Es noticia
Menú
Transfusiones de sangre para mejorar la memoria y hacerte más listo
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Sangre de deportistas

Transfusiones de sangre para mejorar la memoria y hacerte más listo

Un equipo médico de la Universidad de Stanford ha descubierto un tratamiento para evitar problemas cerebrales en gente con poca actividad: la sangre de gente activa

Foto: Vista general de los competidores durante los 100 metros en los JJOO de Río. (EFE/Antonio Lacerda)
Vista general de los competidores durante los 100 metros en los JJOO de Río. (EFE/Antonio Lacerda)

Científicos norteamericanos han descubierto uno de los mecanismos que hacen que el ejercicio sea clave para mejorar la capacidad cognitiva. Y en el proceso han podido comprobar que el beneficio se puede transferir de sujetos que hacen mucho ejercicio a sujetos sedentarios usando transfusiones de la sangre de los primeros.

Aparentemente, la clave es una proteína que aparece en la sangre cuando se hace ejercicio y que tiene la capacidad de reducir la inflamación neuronal que ocurre cuando no te mueves ni para ir a la nevera a hacerte un bocadillo de mortadela.

Foto: El Valles Marineris capturado por el instrumento HiRise a bordo del Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA.

El experimento

Según el estudio —publicado a principios de mes en el diario científico 'Nature'— la transferencia de esta proteína es tan sencilla como realizar la transfusión. El equipo de la facultad de medicina de la Universidad de Stanford liderado por la estudiante de posdoctorado Zurine de Miguel realizó un experimento con ratones que demuestra el efecto.

En el experimento, los investigadores pusieron ratones de tres meses —con un metabolismo equivalente a un humano de 25 años, dicen— en jaulas con ruedas para correr. A los ratones les encanta correr por naturaleza, afirman en su nota de prensa, y, después de un mes llevando una vida activa y corriendo en la rueda, pudieron comprobar un aumento en “el número y calidad de las neuronas y otras células de los cerebros de los ratones maratonianos en comparación con ratones sedentarios” sin acceso a las ruedas de ejercicio.

placeholder Los ratones sedentarios exhibieron capacidad cognitiva y de memoria mejorada después de las transfusiones de ratones deportistas.
Los ratones sedentarios exhibieron capacidad cognitiva y de memoria mejorada después de las transfusiones de ratones deportistas.

Después de ese mes, los científicos sacaron sangre a los ratones deportistas y la inyectaron cada tres días en los ratones secundarios. Cada transfusión era el equivalente del 7% al 8% del volumen total de sangre de estos ratones. Según Tony Wyss-Coray —el profesor de Stanford que supervisó el trabajo—, “los ratones que recibieron la sangre de los deportistas se volvieron más listos”. En dos experimentos de memoria, puntuaron más alto que los ratones del grupo de control que recibieron sangre de otros ratones sedentarios.

También observaron una disminución en la inflamación neuronal asociada con la falta de ejercicio. Según Wyss-Coray, la sangre de los corredores tiene un claro efecto en el cerebro aunque estaba siendo inyectada en el torrente sanguíneo fuera de la zona cerebral.

Implicaciones para los humanos

Para descubrir qué es lo que podría estar pasando, el equipo de De Miguel identificó 235 proteínas en la sangre. De estas, 23 eran más escasas y 26 más abundantes en los ratones activos. Según lo que descubrieron, unas 30 proteínas reaccionan en cadena para provocar los procesos de inflamación neuronal y enfermedades neurodegenerativas. En paralelo, descubrieron que, si se quitaba una proteína llamada clusterina de la sangre de los ratones activos, el plasma dejaba de tener efecto en los ratones sedentarios.

placeholder Zurine de Miguel.
Zurine de Miguel.

Llevándolo más allá, la mera inyección de clusterina —una proteína asociada a la limpieza de desechos celulares— redujo la inflamación en los grupos de ratones con inflamación del cuerpo aguda y neuroimflamación relacionada con la enfermedad de Alzheimer.

Si estás pensando que esto no te importa porque no eres un 'mardito roedor', los investigadores afirman que —según estudios anteriores que demostraron la correlación entre inflamación y reducción de la capacidad cognitiva en personas que no son físicamente activas— todo esto se podría aplicar a humanos. De hecho, realizaron un experimento en paralelo con 20 veteranos militares con leve discapacidad cognitiva precursora del Alzheimer, sometiéndoles a un programa de ejercicio aeróbico durante seis meses. El programa, afirman, afectó al nivel de producción de clusterina que, a la vez, mejoró la capacidad cognitiva de los pacientes.

Está por ver si la administración directa de esta proteína puede tener el mismo efecto milagroso en seres humanos que en ratones, pero tienen la fundada esperanza de que así sea.

Científicos norteamericanos han descubierto uno de los mecanismos que hacen que el ejercicio sea clave para mejorar la capacidad cognitiva. Y en el proceso han podido comprobar que el beneficio se puede transferir de sujetos que hacen mucho ejercicio a sujetos sedentarios usando transfusiones de la sangre de los primeros.

Medicina regenerativa Salud mental La salud del deporte Tecnología
El redactor recomienda