Es noticia
Menú
El zepelín que puede cambiar el transporte para siempre
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Más barato, eficiente y limpio

El zepelín que puede cambiar el transporte para siempre

Ni coches aéreos ni aviones hipersónicos. El futuro del transporte viene del pasado: una nueva generación de zepelines más eficientes, espaciosos y baratos que los aviones

Foto: El H2 Clipper será más eficiente, seguro, y espacioso que cualquier medio de transporte aéreo, marino o terrestre, dicen sus creadores (H2 Clipper)
El H2 Clipper será más eficiente, seguro, y espacioso que cualquier medio de transporte aéreo, marino o terrestre, dicen sus creadores (H2 Clipper)

El futuro del transporte de pasajeros y mercancías sobre largas distancias no es ni el coche volador ni los aviones supersónicos y suborbitales. Es el zepelín, una aeronave condenada por su mala prensa gracias a los Nazis y el Hindenburg. Ahora, una ‘startup’ californiana afirma que sus aeronaves son más eficientes, limpias, económicas y cómodas que cualquier avión o barco.

Foto: Los microorganismos pueden ayudarnos a eliminar la contaminación de plásticos. (Naja Bertolt Jensen - Unsplash)

Se llama H2 Clipper y puede llevar 150.000 kilogramos de peso en un espacio de carga de 7.530 metros cúbicos con un alcance de 9.650 kilómetros y una velocidad de 280 kilómetros por hora. El H2 Clipper no es el único zepelín en camino, sólo la última de una lista de largas empresas que están apostando por rescatar un medio de transporte condenado injustamente por el impacto público de un legendario desastre aéreo.

Las ventajas del transporte por zepelín

Obviamente, el H2 Clipper no es más rápido que un avión de línea — un Boeing 737 tiene una velocidad de crucero aproximada de 780 km/h — pero lo que pierdes en velocidad lo ganas en muchas otras cosas.

Para pasajeros, la comodidad será mucho mayor, ofreciendo espacio más amplio por persona. El precio del billete será mucho menor porque el coste por tonelada por milla de vuelo es de sólo 0,177 a 0,247 dólares. Esto es una cuarta parte del coste de un avión comercial.

placeholder Imagen frontal del H2 Clipper
Imagen frontal del H2 Clipper

Para el transporte de mercancías la ventaja es la misma. De hecho, el H2 Clipper puede competir hasta con los barcos mercantes por su velocidad. Según la compañía, una de sus aeronaves puede unir una fábrica china directamente con cualquier centro de distribución de los Estados Unidos en sólo 36 horas, un viaje que — sin contar los tiempos de carga y proceso — puede durar varias semanas por mar.

Uno de los factores para obtener esa velocidad es la capacidad de despliegue de estos vehículos, que pueden aterrizar y despegar de cualquier sitio con una infraestructura mínima. No necesitas un aeropuerto o un puerto. Y su mantenimiento, dice la compañía, es muy más bajo que un avión o un barco. También el coste de combustible.

placeholder Imagen lateral del H2 Clipper
Imagen lateral del H2 Clipper

En total, el coste operacional de un H2 Clipper, afirma, es un 70% más bajo que un avión de transporte tradicional y la velocidad es de 7 a 10 veces la de un barco mercante.

Según las ilustraciones que ha publicado la compañía, la parte superior del H2 Clipper está cubierta de paneles solares que pueden usarse para producir electricidad e incluso hidrógeno.

La mala fama del Hindenburg

El H2 Clipper utiliza una célula de hidrógeno para producir la electricidad que alimenta sus motores y para que flote en el aire. Aunque esta segunda parte hará que muchos piensen que no es seguro, la realidad es que la mala fama del Hindenburg es obsoleta. Aunque las leyes norteamericanas y europeas prohíben el uso de este gas para levantar naves aéreas, ha pasado mucho tiempo desde principios del siglo XX y el uso del hidrógeno es hoy en día una tecnología segura.

La compañía asegura que su sistema no representa ningún peligro. De hecho, hay múltiples pruebas llevadas a cabo por la industria del automóvil que indican que es mucho más seguro que la gasolina, el keroseno o incluso el uso de baterías, que se han demostrado como altamente inflamables y susceptibles a golpes violentos.

Prueba de disparo con un rifle de 50mm sobre un tanque de hidrógeno

No sólo el hidrógeno puede ser un gas totalmente seguro en su uso aéreo sino que además una de las grandes ventajas del H2 Clipper y cualquier otro zeppelin es su seguridad. Lejos de caer como una piedra en caso de problema, el H2 Clipper podría descender a tierra con suavidad, afirma la compañía.

Su objetivo ahora es intentar pasar los obstaculos de la regulación con un prototipo a escala reducida en 2022 y un lanzamiento de la aeronave en 2024. Después, su objetivo es tenerlo operativo para el público en 2026 y tener una flota de 100 aeronaves en la década de los 2030.

El futuro del transporte de pasajeros y mercancías sobre largas distancias no es ni el coche volador ni los aviones supersónicos y suborbitales. Es el zepelín, una aeronave condenada por su mala prensa gracias a los Nazis y el Hindenburg. Ahora, una ‘startup’ californiana afirma que sus aeronaves son más eficientes, limpias, económicas y cómodas que cualquier avión o barco.

Transporte Aeronáutica
El redactor recomienda