El autobús volador que puede conectar Madrid y Barcelona en una hora
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Nuevo transporte aéreo

El autobús volador que puede conectar Madrid y Barcelona en una hora

Un nuevo diseño de autobús eléctrico volador con capacidad para 40 personas que podría rivalizar con el transporte masivo tradicional en sostenibilidad y precio

placeholder Foto: El diseño de autobus volador de Kelekona (Kelekona)
El diseño de autobus volador de Kelekona (Kelekona)

Este autobús aéreo eVTOL (Despegue y Aterrizaje Vertical eléctrico) no tiene nada de habitual. Cuenta con una capacidad para 40 pasajeros y un piloto, cuando lo normal en estos vehículos es que puedan llevar como mucho cinco personas. No tiene alas como todos los demás, su peculiar forma de cuña redondeada le da la aerodinámica necesaria para el vuelo. Y, además, es el primero que nos ha animado a escribir de este tipo de transporte, lo que habíamos visto hasta ahora nos parecía un timo.

Foto: Starship en Boca Chica (SpaceX)

La compañía neoyorkina Kelekona afirma que su autobús volador sería capaz de cubrir largas distancias a gran velocidad —según ellos la aeronave podría realizar el trayecto entre Madrid y Barcelona en solo una hora, lo mismo que tarda un avión de aerolínea normal— y contaría con una capacidad de carga de hasta 4.500 kg.

El cuerpo del aparato, sostiene Kelekoana, estaría impreso en 3D con una compuesto de aluminio, un material que unido a su peculiar diseño aumentaría su rendimento en el vuelo frontal. Tendría ocho hélices emparejadas, dos delante y dos detrás, que pueden bascular para permitir el despegue y aterrizaje vertical y el vuelo frontal. Estos sistemas de propulsión, afirma la compañía, cuentan con un mecanismo de seguridad que cumple con los estándares de las agencias regulatorias europeas (EASA) y estadounidense (FAA).

Las baterías para alimentar esta aeronave y soportar viajes largos a esa velocidad tendrían que ser enormes. La compañía no especifica su capacidad, pero sí proponen un paquete de baterías intercambiables que se pueden reponer fácilmente y que se podría adaptar a las nuevas tecnologías que vayan surgiendo en este campo.

Kalekoana también prentende dotar a su autobús de un sistema de cámaras y radar con un rango de 160 kilómetros que, según ellos, les permitiría protegerse de impactos con otras aeronaves, pájaros, anomalías climáticas y otras circunstancias inesperadas.

placeholder Su forma de cuña redondeada hace que no le hagan falta las alas (Kelekona)
Su forma de cuña redondeada hace que no le hagan falta las alas (Kelekona)

Los planes de la compañía para este autobús no se limitan al transporte de personas. Para ellos, este vehículo es ideal para el transporte de mercancías, maniobras militares y para la asistencia y evacuación de heridos en caso de accidente.

El timo de los coches voladores

Cualquiera que haya echado un rato en internet en el ultimo año y pico se habrá topado con espectaculares imágenes de los taxis voladores que están por venir. Esta nueva tendencia de transporte está atrayendo millones de euros en financiación y grandes compañías como la española Ferrovial apuestan por ella como opción de transporte del futuro.

Lo expertos, en cambio, no son tan optimistas con esta tecnología y ponen en duda la utilidad de los coches voladores como alternativa al tren, avión o el coche. Miguel Álvarez, ingeniero y responsable en España de la firma Mobility Institute Berlin, comentó para Teknautas: ”hablamos de un concepto pensado de inicio para gente de alto poder adquisitivo, con máquinas que pueden cargar cuatro o seis personas. No es un medio masivo, no podrá mover muchas personas. Probablemente, haya mercado para directivos y perfiles similares, pero está por ver si eso es económicamente viable".

Foto: Los fundadores de la 'startup' alemana Lilium, socia de Ferrovial en el proyecto de los 20 vertipuertos españoles. (Lilium)

Los científicos, por su lado, tampoco lo ven como un medio de transporte realmente sostenible. Un estudio publicado en la revista Nature indica que la emisión de CO2 de estos vehículos por pasajero es superior en un 28% al de los vehículos de motor de combustión.

También, habría que crear nuevas infraestructuras para que estos aparatos puedan despegar y aterrizar con seguridad. Ferrovial, por ejemplo, planea construir 20 vertipuertos y se estima que su coste sea de unos 10 millones cada uno. En total 200 millones de euros de los cuales la mitad tendrían que correr por cuenta del estado.

placeholder Este autobus volador puede recorrer 500 km en una hora (Kelekona)
Este autobus volador puede recorrer 500 km en una hora (Kelekona)

Otro gran obstáculo, según los expertos, son las barreras legislativas que tienen que superar este tipo de aparatos para sobrevolar los cielos españoles. Aunque las compañías fueran capaces de resolver todos los problemas tecnológicos y consiguieran sacar estos vehículos voladores del hangar sería necesario cambiar por completo la legislación actual para que llegaran al mercado. Eso a día de hoy no parece nada fácil, sobre todo si tenemos en cuenta que tienen que pasar muchos años para que este tipo de transporte sea accesible económicamente para la mayoría de la población, si es que alguna vez se consigue.

placeholder El concepto de Skybus de GKN Aeroespace (GKN Aeroespace)
El concepto de Skybus de GKN Aeroespace (GKN Aeroespace)

Los autobuses voladores en cambio sí pueden ser un medio de transporte que compita en eficiencia con los transportes actuales. Aunque estos vehículos también se enfrentan a los mismos obstáculos legislativos que los taxis voladores, serían mucho más sostenibles y económicos al llevar un número más elevado de personas en cada vuelo. Además se podrían abrir trayectos entre ciudades que no tengan buena conexión mediante otros medios de transporte. Sin embargo, es raro encontrar diseños de eVTOL con estas características. El más parecido es el Skybus de GKN Aeroespace que tiene una capacidad de entre 30 y 50 pasajeros, pero por ahora no hay información sobre cuándo este vehículo o el autobús volador de Kelekona saldrán al mercado.

Tendencias de futuro Transporte Coche eléctrico