El enorme telescopio chino que puede detectar naves extraterrestres
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Gracias al radiotelescopio FAST

El enorme telescopio chino que puede detectar naves extraterrestres

Según un nuevo estudio científico, el radio telescopio chino de 500 metros de diámetro FAST puede detectar naves alienígenas 'con una gran precision'. Si las hay, claro

Foto: El radiotelescopio de 500 metros de diámetro FAST en Pingtang, Guizhou, China.
El radiotelescopio de 500 metros de diámetro FAST en Pingtang, Guizhou, China.

El mayor radiotelescopio del planeta es técnicamente capaz de detectar flotas de naves alienígenas en el espacio profundo. Sólo FAST — como se llama este masivo ‘wok’ situado en Guizhou, una provincia en el suroeste chino — opera en las bandas adecuadas y cuenta con la potencia y sensibilidad necesarias para realizarlo con “alta precisión” y así alertar sobre un posible futuro contacto con la suficiente antelación para prepararnos para un hipotético encuentro.

Foto: Un sistema de turbina eólica perfecto para la ciudad. (Joe Doucet)

Es lo que asegura Zaza Osmanov — astrofísico, profesor de física en la Universidad Libre de Tbilisi, Georgia, e investigador afiliado del Instituto SETI — en un estudio recién enviado a arXiv para su revisión titulado "¿Puede el telescopio chino FAST detectar sondas extraterrestres von-Neumman?"

El SETI Institute es una organización científica no gubernamental que trabaja desde 1984 en la búsqueda de evidencia de inteligencia extraterrestre. La actividad SETI, sin embargo, lleva muchas más décadas en activo, con la dedicación práctica y teórica de organizaciones como la NASA y prestigiosos científicos como Nikolai Kardashev, Frank Drake, Carl Sagan, Stephen Hawking o John von Neumann.

Qué son las sondas von Neumann

En los últimos años, la actividad SETI ha crecido notablemente. Según la comunidad científica, el contacto está cada vez más cerca. Y una de las líneas de investigación que está cobrando cada vez más fuerza es la búsqueda de evidencia tecnológica.

placeholder Una vista aérea del FAST durante su construcción. El radiotelescopio está ya operativo.
Una vista aérea del FAST durante su construcción. El radiotelescopio está ya operativo.

De hecho, es posible que, si alguna vez hacemos contacto con una civilización extraterrestre, probablemente ésta sea vida artificial en vez de biológica, como apunta el profesor emérito de cosmología y astrofísica de la Universidad de Cambridge Martin Ress en este artículo para The Conversation. Ress llega a una conclusión parecida a la de James Lovelock, uno de los santos patrones de Novaceno, que en el libro del mismo nombre apunta a que el ser humano es un punto evolutivo más hacía la creación de una forma de vida superior: la inteligencia artificial. Una teoría de una lógica aplastante que es compartida por más pensadores que nunca.

Sea biológica o no, es matemática y lógicamente inevitable que una civilización con capacidad de movimiento interestelar del tipo 2 en la escala Kardeshev, use sondas como las propuestas por John von Neumann. Von Neumann fue uno de los más grandes matemáticos, ingenieros y físicos de la historia y, aparte de ser uno de los artífices del Proyecto Manhattan, propuso la idea de que una civilización alienígena se movería por la galaxia o entre galaxias usando flotillas de sondas robóticas inteligentes capaces de autorreplicarse.

Deteción y alerta temprana

El científico e ingeniero húngaro teorizó y probó matemáticamente que la forma más eficiente de realizar labores de exploración y minería en el espacio es utilizando enjambres de sondas robóticas inteligentes capaces de construir más robots de forma exponencial y además darwiniana, optimizándose y evolucionando con cada generación como cualquier forma de vida biológica pero a una escala mucho más rápida.

placeholder El incomparable genio John von Neumann
El incomparable genio John von Neumann

Según von Neumann, estas formas de vida sintéticas serían la manera más lógica en la que entraríamos en contacto con un civilización extraterrestre. De este punto parte el interés de algunos científicos SETI y el propio Osmanov para intentar detectar estas formas de vida sintética y ahí es donde entra el radio telescopio FAST.

El científico asegura que, para poder detectarlos, primero hace falta saber qué estamos buscando y Osmanov ha desarrollado los perfiles térmicos y electromagnéticos que resultan de la actividad masiva del tipo de naves descritas por von Neumann. A partir de esos perfiles, Osmanov afirma que la capacidad técnica de FAST lo hace ideal para la detección de estos enjambres en nuestra galaxia y hasta en otras galaxias con “alta precisión”.

El peligro teórico de las sondas von Neumann

Aunque las matemáticas y conclusiones de Osmanov todavía tienen que ser validadas por otros científicos, no cabe duda de que FAST y otros telescopios dedicarán parte de su tiempo en la búsqueda de estos objetos. Muchos físicos, astrónomos y científicos de otros campos como la exobiología llevan décadas especulando sobre la existencia de vida y civilizaciones en otros puntos de la galaxia y el universo. Especular sobre ello es algo inevitable.

placeholder Una ilustración de ciencia ficción con una idea de unas sondas Von Neumann llegando a un planeta.
Una ilustración de ciencia ficción con una idea de unas sondas Von Neumann llegando a un planeta.

Tan inevitable, aparentemente, como las teorías de von Neumann y otros científicos. Por eso deberíamos tener un ojo en el firmamento en busca de la evidencia de estos objetos. No sólo porque, como dijo Sagan en 1976, las afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias, sino porque estaría bien saber si un enjambre masivo viene de camino a nuestro sistema solar y nuestra incipiente civilización de tipo 1 — o como dice Avi Loeb, del montón — aunque obviamente no tengamos defensa alguna si sus intenciones no son amigables.

Espacio
El redactor recomienda