La nueva terapia genética que ayuda a regenerar miembros perdidos
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Probada con éxito en lagartos

La nueva terapia genética que ayuda a regenerar miembros perdidos

Un equipo de científicos ha descubierto una nueva terapia genética que podría mejorar la regeneración de tejidos en miembros amputados y médulas espinales de humanos

Foto: Un nuevo descubrimiento nos pone en camino para crear nuevas terapias de regeneración. (fotograma de Logan)
Un nuevo descubrimiento nos pone en camino para crear nuevas terapias de regeneración. (fotograma de Logan)

Investigadores de la USC, en EE.UU., han desarrollado una terapia genética que ha conseguido que los lagartos regeneren sus rabos amputados y dejarlos como eran cuando nacieron, algo que no pueden hacer de manera natural. Según el equipo, este descubrimiento puede abrir la puerta a nuevas terapias de regeneración en tejidos humanos.

Foto: El primer perro robot equipado con armas letales. (Ghost Robotics)

Desde hace millones de años los lagartos tienen la capacidad de regenerar sus rabos cuando los pierden. Pero estos nuevos miembros no son iguales a los que tienen de nacimiento: en lugar de tener columna espinal y nervios, la nueva estructura es un tubo de cartílago.

Los investigadores de la USC han conseguido un nuevo método para hacer que los rabos de los lagartos enlutados crezcan igual que como lo hacen al nacer y para ello han tenido que echar mano de células embrionarias y la herramienta de edición genética CRISPR. Los resutados de su investigación han sido publicados en detalle por la revista Nature.

placeholder Un lagarto enlutado como los que se han usado en este estudio. (Lozito Lab)
Un lagarto enlutado como los que se han usado en este estudio. (Lozito Lab)

"Este es uno de los únicos casos en los que se ha mejorado significativamente la regeneración de un apéndice mediante una terapia basada en células madre en cualquier reptil, ave o mamífero, y sirve de base para mejorar la cicatrización de las heridas en los seres humanos", afirma, Thomas Lozito, autor principal del estudio y profesor adjunto de cirugía ortopédica y biología de las células madre y medicina regenerativa en la USC.

El equipo analizó cómo se forma el rabo de los lagartos durante su gestación y lo comparó a cómo lo hace cuando se regenera ya en edad adulta. Descubrieron que hay una serie de células neuronales del sistema nervioso (NSC) que envían una señal que bloquea la formación de nervios y estructura ósea mientras que fomenta el desarrollo de cartílago.

El doctor Lozito explicando su experimento

También observaron que aunque esta señal no se llegue a activar, las NSC adultas no son capaces de generar tejido óseo o nervioso nuevo. Sin embargo, según explican los investigadores, las NSC embrionarias producen esta señal sólo en la región inferior que acabará formando cartílago. Mientras que el lado superior no recibe la señal y empieza a desarrollar tejido esquelético y nervioso.

Los investigadores probaron a implantar este tipo de NSC embrionarias en muñones de rabos de lagarto adulto y comprobaron que éstas respondían a las señales cerebrales y solo permitían la generación de tejidos cartilaginosos. Entonces decidieron recurrir a herramientas de edición genética CRISPR para que las NSC dejaran de responder a la señal.

placeholder Cuando este lagarto pierde su cola pierde su estructura ósea y nerviosa. (Wikipedia)
Cuando este lagarto pierde su cola pierde su estructura ósea y nerviosa. (Wikipedia)

El resultado fue que los lagartos fueron capaces de regenerar sus colas con el mismo patrón dorsoventral, que tenían al nacer. Es decir, tejido esquelético y nervioso en la parte superior o dorsal, y tejido cartilaginoso en la parte inferior o ventral.

"Los lagartos existen desde hace más de 250 millones de años, y en todo ese tiempo ningún lagarto había vuelto a regenerar una cola con patrón dorsoventral, hasta ahora", dijo Lozito. "Mi laboratorio ha creado las primeras colas de lagarto regeneradas con este tipo de estructuras".

Foto: Este descubrimiento abre la puerta a nuevas terapias genéticas que erradiquen la calvicie.

Esta terapia experimental con lagartos abre un nuevo campo de estudio de nuevas terapias para humanos. Los científicos afirman que esta investigación les ha proporcionado una experiencia práctica esencial para conocer cómo mejorar el potencial regenerativo de un organismo.

Según el doctor Lozito "perfeccionar la imperfecta cola de lagarto regenerada nos proporciona un modelo para mejorar la cicatrización de heridas que no se regeneran de forma natural, como los miembros humanos amputados y las médulas espinales. De este modo, esperamos que nuestra investigación sobre el lagarto conduzca a avances médicos para el tratamiento de lesiones difíciles de curar."

Genética Medicina regenerativa Investigación
El redactor recomienda