La cama que analiza tu corazón mientras duermes
  1. Tecnología
  2. Novaceno
La medicina del futuro

La cama que analiza tu corazón mientras duermes

Un grupo de investigadores canadienses quiere que nuestras camas se conviertan en una estación médica que monitorice nuestra actividad cardiaca sin que nos demos cuenta

Foto: Pronto podríamos tener una cama que cuide de nosotros. (iStock)
Pronto podríamos tener una cama que cuide de nosotros. (iStock)

Un grupo de investigadores de la Concordia University ha creado unos sensores que se pueden instalar en la cama y que tienen la capacidad de monitorizar nuestra actividad cardíaca mientras planchamos la oreja plácidamente.

Foto: Una imagen de 'Ready Player One'. (Warner)

El electrocardiograma sigue siendo un método de diagnóstico fundamental hoy en día para detectar arritmias, obstrucción en las arterias o infartos de miocardio. Su funcionamiento no ha tenido grandes cambios desde su invención a principios del siglo XX: recogen la actividad eléctrica del corazón mediante una serie de electrodos que se colocan en la piel del paciente y envían esta información a un electrocardiógrafo a través de unos cables.

La intención de los investigadores con esta nueva técnica es sacar los electrocardiogramas de los hospitales y llevarlos a casa del paciente para que su aplicación sea contínua y mucho más confortable. Para eso han echado mano de los nuevos avances en el campo de los tejidos inteligentes y la impresión de electrodos.

Foto: Un revolucionario sistema de purificación de agua. (Unsplash/@kimdonkey)

El equipo trabaja con unos sensores capacitivos que se instalan en la tela y que pueden medir el voltaje creado por la actividad cardíaca en la piel solo con tocarla. Así se evita la necesidad de usar electrodos fijos o geles.

Su investigación ha sido publicada por la revista científica Sensors y en ella demuestran como sus sensores son capaces de recoger la información eléctrica del corazón a través de la piel con un nivel de sensibilidad superior al de los electrodos rígidos. También pudieron comprobar que este tipo de material es capaz de eliminar frecuencias que interfieren en la medición como la de la respiración humana.

Foto: Tu duplicado digital podría salvarte la vida (Ilustración Empa)

“Gracias a los rápidos avances de la impresión de electrodos flexibles, pronto será posible crear sensores capacitivos que puedan integrarse en una silla o una cama” asegura el equipo en un artículo que han publicado en la web The Conversation. “Esto permitirá realizar mediciones cardíacas en tiempo real, no sólo en un entorno hospitalario, sino también mientras el paciente duerme o realiza sus actividades cotidiana”.

Los investigadores ya están trabajando para llevar este descubrimiento al mercado junto con un socio comercial, por ahora quieren empezar por el colchón, aunque todavía no han hablado de plazos. En estos momentos, afirman, sus esfuerzos se centran en mejorar la comodidad de los materiales que llevan estos sensores, su resistencia al uso intensivo y su facilidad de limpieza.

Foto: Soldados de operaciones especiales que probarán la píldora (SOCOM)

“Otros retos son aumentar la amplitud de las señales que se miden y reducir la sensibilidad de los sensores a las interferencias externas, especialmente a los movimientos del paciente, ya que los sensores no están pegados a su piel” admiten los investigadores. “Diferentes enfoques de diseño de circuitos pueden eliminar parte de las interferencias externas y amplificar la parte útil de las señales, mientras que el procesamiento digital de la señal puede eliminar el ruido restante”.

En un futuro los investigadores planean unir esta tecnología a algoritmos de inteligencia artificial que ayuden a determinar la posición exacta de estos sensores y a recoger datos cardíacos vinculados a determinadas horas del día y ubicaciones. Estos algoritmos, aseguran, podrían diagnosticar enfermedades coronarias de manera más rápida si cuentan con sensores que puedan extender el periodo de medición de la actividad del paciente.

Foto: Excavadoras. (Reuters)

Este tipo de tecnologías, junto a todos los demás ‘wearables’ que ya se están fabricando, serán vitales para la nueva medicina que viene. Con una monitorización continuada de nuestras constantes vitales, nuestros patrones de sueño y nuestra actividad física —además de otros avances como los que se están dando en el campo de la genética— los médicos estarán más cerca una medicina personalizada que dedique más tiempo a la prevención que a la curación.

Medicina personalizada Tendencias de futuro Weareables
El redactor recomienda