La nueva ropa deportiva que te avisa si no estás en forma
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Nuevas prendas inteligentes

La nueva ropa deportiva que te avisa si no estás en forma

Un nuevo material textil que detecta tus movimientos y que puede ayudarte a sacar como Federer o avisar si un ejercicio es demasiado exigente para ti

placeholder Foto: Las nuevas prendas inteligentes (iStock)
Las nuevas prendas inteligentes (iStock)

Los científicos del MIT presentaron ayer un tejido capaz de detectar nuestros movimientos y la posición de nuestro cuerpo con total exactitud. Un descubrimiento que abre la puerta a nuevos métodos de análisis de la actividad física y que puede traer entrenamientos individualizados que eviten lesiones entre deportistas profesionales y aficionados.

Tardaremos poco en ver cómo la ropa deja de ser simplemente una prenda para cubrir nuestro cuerpo y empieza a ser una herramienta para monitorizar nuestro estado de salud —igual que lo hacen ahora las pulseras y relojes inteligentes. El tejido creado por los científicos del Laboratorio de Ciencias Computacionales e Inteligencia Artificial del MIT, nos acerca un poco más a ese futuro.

Foto: Kribi, ropa interior que se lava sola. (HercLéon)

Este material está hecho con un tipo de hilo que esconde un filamento de acero dentro, Esos hilos se sobreponen perpendicularmente para crear unidades sensibles que cuando se presionan emiten una señal eléctrica. Una máquina tejedora digital integra las fibras inteligentes para obtener tejidos que luego se pueden convertir en distintas piezas de ropa.

Los investigadores han desarrollado por ahora chalecos, calcetines y guantes que pueden recoger una gran cantidad de datos de las interacciones entre el que los lleva y su entorno. Por ahora, estas prendas inteligentes pueden saber si el individuo está sentado, andando o la posición concreta en la que se encuentra.

Según Yiyue Luo, una de las investigadores que ha participado en este proyecto, al contrario de lo que pasa con la gran mayoría de prendas electrónicas, es muy fácil de producir a gran escala. Además, al ser un material suave, elástico y transpirable se puede adaptar a todo tipo de prendas.

“La producción en masa de prendas capaces de medir datos con alta precisión ha sido tradicionalmente muy difícil”, comenta Luo. “Cuando se fabrican muchos grupos de sensores, algunos no funcionan y otros funcionan a medias, así que hemos desarrollado un mecanismo autocorrector basado en inteligencia artificial que reconoce y ajusta los sensores que están equivocados”.

La fabricación de la ropa sensible

Estas prendas pueden ayudar enormemente en el entrenamiento tanto de atletas de élite como a aficionados al deporte en general. Un entrenador podrá medir con gran precisión los movimientos de sus atletas y corregir posturas y gestos técnicos que sean menos eficientes. También se podrían capturar los movimientos de los grandes deportistas de élite para que los más jóvenes puedan aprender de ellos.

Las personas que usen estas prendas podrían conectarlas con las aplicaciones de entrenamiento personalizado y saber si el ejercicio que están haciendo es demasiado exigente para su estado físico actual o, si por el contrario, deberían aumentar la carga de esfuerzo.

También pueden ser una gran herramienta para monitorizar el estado de salud de los más mayores. Los investigadores afirman que estas prendas pueden ayudar enormemente en los procesos de rehabilitación y detectar si, por ejemplo, una persona se ha caído o está inconsciente.

Los científicos del MIT, también sugieren usar este tipo de tecnología para dotar de sentido del tacto a los robots. Solo haría falta vestirlos con este tipo de tejidos, o incluso convertir estas fibras en una especie de piel sintética, para que sientan la presión y el contacto con las superficies de una manera muy parecida a como lo hacemos los humanos.

La nueva ropa inteligente

Hace tiempo que los 'wearebles' dejaron de ser una promesa de futuro. Mucha gente tiene hoy en día relojes o pulseras capaces de medir el ritmo cardíaco, el número de pasos, la presión sanguínea o la saturación de oxígeno en sangre. Pero la nueva generación que está por venir promete ir todavía más allá.

Ya hemos visto en Novaceno nuevas prendas inteligentes como chaquetas capaces de irradiar calor, camisetas que cargan el móvil o incluso calzoncillos que se limpian solos. Y también ropa que se conecta con cerebros de inteligencia artificial para tener hacer un seguimiento preciso del estado de salud de una población entera. Una tecnología que podría evitar situaciones como las que estamos viviendo con esta pandemia y, por ejemplo, dar la voz de alarma si se produce un brote de fiebre localizado en una zona concreta de la ciudad.

placeholder La camiseta con plantas eléctricas en miniatura. (UC San Diego)
La camiseta con plantas eléctricas en miniatura. (UC San Diego)

El traje inteligente de compañía británica Teslasuit tiene integrado un sistema biométrico que obtiene datos en tiempo real de la persona que lo lleva. El traje permite sentir el contacto de lo que estás viendo en un entorno de realidad virtual o aumentada. Según Tesalasuit, este dispositivo está pensado para hacer entrenamientos virtuales personalizados con un nivel de inmersión casi real. Esta tecnología permitiría simular todo tipo de ejercicio físico repetitivo y ayudaría a prepararse tanto a deportistas como a personas con profesiones de riesgo como los bomberos o los policías.

Es fácil imaginarse que en un futuro cercano prendas así puedan llegar a sustituir a los actuales sistemas de captura de movimiento que se utilizan en el cine o en los videojuegos. Si le pusiéramos esta ropa a Messi, podríamos tener una grabación altamente precisa de sus movimientos, saber exactamente dónde y cómo golpea al balón y emplear esos datos para mover su personaje en los videojuegos de fútbol. Incluso, en un futuro un poco más lejano, se podrían emplear versiones más sofisticadas del Teslasuit para crear experiencias inmersivas que nos hagan sentir exactamente lo vive Messi en el campo, patadas virtuales incluidas.

Ropa Tendencias de futuro Tecnología
El redactor recomienda