Es noticia
Menú
Agentes químicos contra Abramovich: así actúan en el cuerpo los venenos del Kremlin
  1. Tecnología
  2. Ciencia
¿HA SIDO UN AVISO?

Agentes químicos contra Abramovich: así actúan en el cuerpo los venenos del Kremlin

El magnate ruso y la delegación de Ucrania han podido sufrir un ataque con agentes Novichok, tal y como ha ocurrido con disidentes rusos en los últimos años. ¿Qué ocurre cuando te rocían con esta sustancia?

Foto: El multimillonario ruso Roman Abramovich. (Reuters/John Sibley)
El multimillonario ruso Roman Abramovich. (Reuters/John Sibley)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Ojos rojos y piel escamosa. Dos delegados ucranianos presentes en las negociaciones de paz con Rusia y el oligarca ruso Roman Abramovich, que participaba como mediador a título individual, sufrieron esos extraños síntomas tras participar en una reunión en Kiev a principios de marzo. La información revelada por el periódico 'The Wall Street Journal' y el portal de investigación Bellingcat atribuye el suceso a una intoxicación intencionada y promovida, según fuentes ucranianas, por el entorno más radical del Kremlin. El Gobierno ruso guarda silencio, mientras que fuentes de los servicios de Inteligencia de EEUU, de acuerdo con Reuters, no descartan que los síntomas tengan un origen medioambiental en lugar de corresponder a un envenenamiento. ¿Qué ha podido pasar? ¿Qué sustancias manejan los rusos?

Las primeras informaciones apuntan a varias posibilidades: el dueño del Chelsea y los negociadores ucranianos pudieron ser atacados con agentes químicos, agentes biológicos o incluso con radiación electromagnética. En la actualidad, los tres se recuperan favorablemente y no hay pistas claras sobre el origen de sus problemas, que llegaron a ser muy preocupantes, puesto que Abramovich perdió la vista durante algunas horas. El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, estuvo en contacto con el multimillonario ruso y otro delegado de su país bebió y comió lo mismo que los afectados en las horas previas, pero no desarrolló esos síntomas, así que lo sucedido es todo un misterio.

Foto: El opositor ruso Alexéi Navalni, en una foto de archivo. (EFE)

“Con esos datos, podríamos aventurar que han sido rociados con algún compuesto como el agente neurotóxico VX, con el que mataron al medio hermano de Kim Jong-un, o con el Novichok, de origen ruso”, explica a Teknautas Daniel Torregrosa, químico y divulgador científico. Todas las posibilidades plantean interrogantes, pero la opción de que el envenenamiento se haya producido a través de aerosoles es una de las que tiene más consistencia. En el caso del pariente del líder coreano, le taparon la boca con un pañuelo impregnado en el veneno, pero a través de formas más sutiles también podría conseguirse un importante efecto que, sin llegar a la muerte, mandase un aviso a las víctimas. El problema de esa explicación es que sería una acción muy peligrosa para quien la ejecuta, ya que “habría que ir con protección para no sufrir las mismas consecuencias”.

Los agentes Novichok parecen estar 'de moda' en los últimos años. En 2018, se produjo el envenenamiento de Serguéi Skripal, un exoficial militar ruso y agente doble de los servicios de Inteligencia del Reino Unido, y su hija, Yulia Skripal, en Salisbury (Inglaterra). En 2020, líder opositor ruso Alexéi Navalni, fue hospitalizado en Berlín por la misma causa. Desarrollados por la Unión Soviética en los años 80, en realidad “no se sabe exactamente qué son estas sustancias, pero se trata de compuestos fosforados que son inhibidores de la acetilcolinesterasa”, una enzima importante para la transmisión nerviosa. “En dosis bajas no es mortal y produce irritación ocular y sensibilización en la piel”, comenta Torregrosa. Además, casi no dejan rastro.

Otras posibilidades encajan peor con la información que conocemos. Si el motivo hubiera sido medioambiental, como al parecer apunta la Inteligencia de EEUU, habría mucho por explicar. “Tendría que haberse producido un escape de una empresa química, una contaminación por partículas o algo por el estilo, pero en ningún caso habría tenido un efecto tan selectivo. Si todo es como dicen, ha sido algo dirigido, porque se trata de tres personas que coinciden en su sintomatología, solo ellos tres y no quienes están alrededor, es algo sospechoso”, señala el químico.

placeholder El magnate ruso, en las negociaciones.
El magnate ruso, en las negociaciones.

Algo parecido pasa con la teoría de las radiaciones electromagnéticas. “Tendrías que exponer a la persona a alguna fuente de radiación, pero eso es indiscriminado. Quien lo aplica debería llevar una protección obvia o estar detrás de una pared de plomo. Es decir, que tendrían que haber estado ellos tres solos en una sala”, comenta. El caso del síndrome de La Habana, que inicialmente afectó en 2016 al personal de la embajada de EEUU en Cuba y aún está por aclarar, se llegó a atribuir a esta causa, pero no tenía afectaciones en la piel. Para llegar a ese extremo, tendría que producirse un alto nivel de radiaciones ionizantes. Por el contrario, un ataque electromagnético no ionizante se habría manifestado en otros síntomas, como el mareo o el aturdimiento. Por lo tanto, esa hipótesis tampoco les cuadra a los expertos.

Agentes venenosos recientes

Rastreando en otros episodios oscuros del espionaje ruso en el pasado reciente, se pueden identificar otras posibilidades. En 2004, el expresidente ucraniano Víktor Yúshchenko sufrió un envenenamiento por TCDD, una dioxina muy peligrosa que le desfiguró la cara. Las pruebas demostraron que los niveles que tenía en sangre de esta sustancia eran 6.000 veces más altos de lo normal. Peor suerte corrió Aleksandr Litvinenko, antiguo miembro de los servicios de Inteligencia rusos, que fue asesinado en 2006 en Londres con polonio radiactivo 210 y tuvo una muerte extremadamente lenta, ya que sufrió casi un mes de agonía.

En aquella ocasión, la ejecución del crimen contra Litvinenko fue bastante clásica, ya que el agente letal se lo echaron en el té. El polonio también podría estar presente en la comida, pero en otros casos la vía de administración no es tan obvia y puede resultar clave para entender lo que ha pasado. En el caso de los agentes Novichok, lo más probable es que se diseminen en forma de aerosoles. Otra posibilidad es el contacto con la piel, pero es una opción mucho más compleja, rara y difícil de acometer.

placeholder Litvinenko.
Litvinenko.

No obstante, nunca se puede subestimar la imaginación de los servicios secretos. Uno de los casos más llamativos fue el asesinato en Londres de un disidente búlgaro en 1978, Georgi Markov. Un agente secreto de su país le disparó en una pierna con una pistola de aire comprimido camuflada como un paraguas. El perdigón iba contaminado con ricina, que pasó al torrente sanguíneo, provocándole la muerte tres días después.

La evolución de los venenos

En cualquier caso, los venenos modernos poco tienen que ver con la idea clásica que nos han transmitido la literatura y el cine. Los métodos, los compuestos e incluso las intenciones han ido evolucionando. Desde la cicuta, que ya usaban los griegos y procede de una planta, hasta el Novichok hay mundo. En primer lugar, hemos pasado de sustancias naturales a otras muy sofisticadas. “El arsénico y el cianuro son productos que se pueden conseguir en la naturaleza, así que ha evolucionado mucho la tecnología de los venenos, pero también el fin último. Antes había que eliminar a un enemigo y que no te pillaran, pero lo que estamos viendo últimamente es la utilización de los venenos con un propósito de aviso”, comenta Torregrosa.

Foto: Imagen de la central de Chernóbil. (Reuters)

De hecho, los agentes Novichok pueden provocan muertes muy crueles o dejar a la víctima con vida y algunas secuelas en función de las dosis. “Son avisos, es quitarte del medio, pero con un mensaje detrás”, afirma el químico. La evolución de los venenos está muy relacionada con esas intenciones. En 1836, James Marsh desarrolló una prueba que permitía detectar el arsénico y todo empezó a cambiar. “A día de hoy cualquier veneno es detectable”, aunque intervienen muchas circunstancias. Por ejemplo, en este caso, Abramovich fue trasladado a Estambul antes de practicarle pruebas y es probable que el paso del tiempo haga imposible encontrar rastros fiables.

La historia de los envenenamientos modernos está muy relacionada con Rusia. Los agentes Novichok y otras sustancias son herederos de un proyecto concebido en época de Stalin destinado específicamente al desarrollo de venenos, el Laboratorio Número 1 de la NKVD (Comisariado del Pueblo para Asuntos Internos) para el desarrollo de sustancias letales a cargo de Grigori Mairanovski, apodado el Mengele ruso. Sin embargo, “esta tecnología también la conocen los occidentales, la diferencia es que los rusos la utilizan”, afirma Torregrosa.

Ojos rojos y piel escamosa. Dos delegados ucranianos presentes en las negociaciones de paz con Rusia y el oligarca ruso Roman Abramovich, que participaba como mediador a título individual, sufrieron esos extraños síntomas tras participar en una reunión en Kiev a principios de marzo. La información revelada por el periódico 'The Wall Street Journal' y el portal de investigación Bellingcat atribuye el suceso a una intoxicación intencionada y promovida, según fuentes ucranianas, por el entorno más radical del Kremlin. El Gobierno ruso guarda silencio, mientras que fuentes de los servicios de Inteligencia de EEUU, de acuerdo con Reuters, no descartan que los síntomas tengan un origen medioambiental en lugar de corresponder a un envenenamiento. ¿Qué ha podido pasar? ¿Qué sustancias manejan los rusos?

Ucrania Unión Soviética (URSS) Reino Unido Cuba Conflicto de Ucrania
El redactor recomienda