Es noticia
Menú
Acaba uno de los grandes misterios de la astrofísica... y se detecta en la Vía Láctea
  1. Tecnología
  2. Ciencia
TRES ESTUDIOS PUBLICADOS EN 'NATURE'

Acaba uno de los grandes misterios de la astrofísica... y se detecta en la Vía Láctea

Científicos españoles participan en el hallazgo de rápidos estallidos de radio en nuestra propia galaxia. Se trata de una estrella de neutrones con un campo magnético muy intenso

Foto: Pulsos de luz en dos estrellas jóvenes (S CrA y R CrA) y de carácter variable situadas en la nebulosa NGC 6726 en una investigación de 2010 del Instituto de Astrofísica de Granada (EFE).
Pulsos de luz en dos estrellas jóvenes (S CrA y R CrA) y de carácter variable situadas en la nebulosa NGC 6726 en una investigación de 2010 del Instituto de Astrofísica de Granada (EFE).

Su origen era una de los grandes misterios de la astrofísica. Hace unos años se detectaron unas ráfagas de radio asociadas con una galaxia lejana. La novedad ahora es que estas ráfagas se han encontrado en la Vía Láctea. El misterio está resuelto parcialmente y la clave es que se ha encontrado en nuestra galaxia.

Tres estudios publicados en la prestigiosa revista ‘Nature’ con la participación en uno de ellos de investigadores del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), difunden la detección de este tipo de ráfagas y su seguimiento desde distintos observatorios, tanto terrestres como espaciales; los resultados sugieren que se originaron en un magnetar, una estrella de neutrones con un campo magnético muy intenso.

Foto: Ilustración de un agujero negro supermasivo.

La detección de radio telescopio se ha producido en Canadá y Estados Unidos. En el telescopio BOO-2 Málaga, ubicado en La Mayora (Algarrobo, Málaga) se ha producido un seguimiento continuado de la zona del cielo gracias a que pertenece a la red de telescopios robóticos.

“Es un fenómeno muy breve en el tiempo y al tener varias ubicaciones nos ha permitido tener imágenes simultáneamente. El resultado es muy importante”, indica a El Confidencial Alberto Castro-Tirado, científico del IAA-CSIC de Granada.

"Conocer la fuente de las ráfagas de radio rápidas, fundamental para comprender la física subyacente, constituye un desafío: son impredecibles y de muy corta duración (apenas unos milisegundos), de modo que su detección precisa de telescopios que realicen cartografiados de grandes regiones del cielo", indica un comunicado del Instituto de Astrofísica de Andalucía.

Málaga, Nueva Zelanda y China

Las estrellas de neutrones son objetos muy compactos y de rápida rotación que surgen cuando una estrella muy masiva expulsa su envoltura en una explosión de supernova. Se trata de "fuentes extremadamente intensas, y la mayoría de las detectadas hasta la fecha apuntan a que se trata de objetos extragalácticos", situados fuera de la Vía Láctea.

Los investigadores Castro-Tirado y Youdong Hu participan en uno de los artículos, liderado por el científico L. Lin, con observaciones ópticas de la región del magnetar tomadas con red de telescopios robóticos BOOTES, cuyo desarrollo encabeza el IAA-CSIC. En particular, los datos de BOO-2 (Málaga), BOO-3 (Nueva Zelanda) y BOO-4 (China) impusieron límites a la emisión óptica incluso de manera simultánea a la radio, "lo que ha podido resultar en un modelo más adecuado del entorno del magnetar y de los procesos físicos subyacentes".

Su origen era una de los grandes misterios de la astrofísica. Hace unos años se detectaron unas ráfagas de radio asociadas con una galaxia lejana. La novedad ahora es que estas ráfagas se han encontrado en la Vía Láctea. El misterio está resuelto parcialmente y la clave es que se ha encontrado en nuestra galaxia.

Ciencia
El redactor recomienda