UN EVENTO HISTÓRICO

Hoy veremos por primera vez un agujero negro y dejaremos de utilizar ilustraciones

Hoy es un día histórico para los astrónomos y todo el que tenga alguna relación con el estudio del espacio exterior. Este miércoles veremos, por primera vez, una foto de un agujero negro

Foto: Ilustración agujero negro supermasivo (Foto: Reuters)
Ilustración agujero negro supermasivo (Foto: Reuters)

Nadie ha visto nunca un agujero negro. De hecho, siempre que escribimos una noticia sobre ellos nos vemos obligados a usar una espectacular ilustración.

En teoría, ni siquiera deberíamos poder verlos. Estas zonas donde la densidad se vuelve infinita y con ella, la gravedad, no permiten ni que las fuerzas electromagnéticas –entre ellas la luz visible– salgan de ellas. Como mucho, podemos contemplar las nubes de material (polvo, gas, luz y estrellas) que se extienden más allá del llamado horizonte de eventos, las fronteras del agujero negro. Pero esta teoría puede romperse hoy.

La imagen de un agujero negro, en realidad dos imágenes, está programada para ser vista hoy por primera vez: seis conferencias de prensa simultáneas se celebrarán a las 15:00 (hora española) en seis lugares diferentes de todo el mundo.

Estos dos agujeros serán el Sagitario A* que hay en el centro de nuestra propia galaxia y otro mucho mayor, el de la galaxia Messier 87 y que tiene un tamaño unas 1.700 veces mayor que el de la Vía Láctea.

Una de esas ilustraciones que usamos para mostrar la imagen de los agujeros negros. (Foto. Reuters)
Una de esas ilustraciones que usamos para mostrar la imagen de los agujeros negros. (Foto. Reuters)

Han hecho falta ocho telescopios repartidos por todo el mundo –uno de ellos en España, el resto en Chile, México, Arizona o la Antártida– con un equipo global reunidos en torno al Horizon Event Telescope.

Nuestro propio agujero negro tiene una masa estimada en cuatro millones de soles, el de M87 unos 7.000 millones de veces nuestra estrella más cercana.

Cada una de estas fotos ofrecerá información valiosa sobre estas misteriosos –y al mismo tiempo fundamentales– eventos. El agujero de Sagitario A* es relativamente tranquilo, con un disco de acreción bastante delgado. Tiene la capacidad de tragar estrellas, pero por algún motivo su actividad es limitada.

El de M87, en cambio, es el ejemplo perfecto de un agujero negro supermasivo en modo demonio de Tasmania. Los astrónomos incluso han registrado partículas que son expelidas de sus fauces a la velocidad de la luz.

Sagitario A, el agujero negro en el centro de nuestra galaxia
Sagitario A, el agujero negro en el centro de nuestra galaxia

Evidentemente no salen de dentro del agujero, sino que por las turbulencias acaban saliendo en dirección contraria. Por entenderlo, sería como las gotas de agua y pipas que saldrían despedidas al devorar con mucha hambre una tajada de sandía.

A partir de las tres de la tarde de hoy –el CSIC, que participa en el anuncio, ha organizado también una presentación– sadremos de dudas, veremos por primera vez dos agujeros negros y quién sabe, quizá dejemos de tirar de flamantes ilustraciones para ilustrar estas noticias.

O quizá no.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios