DIRECTRICES INTERNACIONALES

Ni peleas ni tirar basura: estas son las normas de la NASA para volver a la Luna

A los Acuerdos de Artemis se han sumado ocho países, entre los que no se encuentran Rusia ni China

Foto:  Ilustración cedida por la NASA donde aparecen unos astronautas de Artemis mientras trabajan en la Luna. Foto: EFE NASA
Ilustración cedida por la NASA donde aparecen unos astronautas de Artemis mientras trabajan en la Luna. Foto: EFE NASA

La NASA ha publicado el conjunto de directrices para su programa Artemis, con el que quiere volver a la Luna en 2024, y entre ellas destaca que los astronautas no deben pelearse ni tirar basura en la superficie lunar.

Basándose en el Tratado del Espacio Exterior de 1967 y otros acuerdos posteriores, la agencia espacial estadounidense ha hecho públicas las normas a seguir por los astronautas dentro de la misión, unas reglas que ya han firmado ocho países: Estados Unidos, Australia, Canadá, Italia, Japón, Luxemburgo, Emiratos Árabes Unidos y Reino Unido.

Y se espera que más países se adhieran a estos llamados Acuerdos de Artemis, según ha señalado el administrador de la NASA, Jim Bridenstine, con el objetivo de ser la mayor coalición para un programa de vuelos espaciales humanos de la historia y que, además, allane el camino para las futuras expediciones a Marte.

Rusia y China, fuera

Rusia no parece, por el momento, demasiado interesada. El jefe de la agencia espacial del país, Dmitry Rogozin, ha señalado que el programa Artemis está centrado en Estados Unidos y que su país se decanta por un modelo de cooperación similar al de la Estación Espacial Internacional.

Se prohíbe el secreto y todos los objetos lanzados deben ser identificados y registrados

Al mismo tiempo, China no participará en los Acuerdos de Artemis. La NASA tiene prohibido por ley, al menos por ahora, firmar cualquier acuerdo bilateral con el gigante asiático.

Así, la primera y principal norma es que "todos deben venir en paz". Además, se prohíbe el secreto y todos los objetos lanzados deben ser identificados y registrados.

El astronauta Buzz Aldrin, mientras camina sobre la superficie de la Luna en 1969. Foto: NASA
El astronauta Buzz Aldrin, mientras camina sobre la superficie de la Luna en 1969. Foto: NASA

Igualmente, los sitios históricos, como la Base de la Tranquilidad del Apollo 11, deben ser preservados y cualquier basura espacial resultante debe ser desechada adecuadamente.

Finalmente, todos los miembros están de acuerdo en colaborar en las emergencias de los astronautas y los sistemas espaciales deben ser universales para que los equipos de todos sean compatibles y los datos científicos deben ser compartidos.

Aquellos que no cumplan con estas normas básicas y alguna más, serán conminados a marcharse, según apunta Bridenstine, en declaraciones recogidas por 9News.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios