El contradictorio plan de Madrid: sin PCR a contactos asintomáticos, pero sí cribados
  1. Tecnología
  2. Ciencia
"Es la consecución de un fracaso"

El contradictorio plan de Madrid: sin PCR a contactos asintomáticos, pero sí cribados

El Gobierno de Isabel Díaz Ayuso cambió su protocolo este martes amparándose en lo permitido por el Ministerio de Sanidad, pero los expertos no ven nada claro su objetivo

placeholder Foto: Gente esperando los test masivos en un barrio de Madrid. (Reuters)
Gente esperando los test masivos en un barrio de Madrid. (Reuters)

La noticia saltaba este mismo martes. La Comunidad de Madrid decidía, en medio de toda la polémica por la situación epidemiológica que vive la región y mientras alardeaba de cribados masivos y número de test, que cambiaba su protocolo para hacer test PCR a los contactos directos de los positivos. A partir de ahora, no bastará con ser contacto estrecho sino que se necesitará ser conviviente, persona vulnerable o sintomática para que los médicos te realicen esta prueba. Un cambio que se ampara en los protocolos ofrecidos por el Ministerio de Sanidad, pero que, según los expertos y profesionales, es, cuanto menos, polémica y se contradice con otras medidas tomadas.

La decisión se ampara en los protocolos del Ministerio de Sanidad sobre detección de casos, por lo que no hace nada que vulnere la normativa, e incluso puede tener su sentido en un determinado momento, según los especialistas, pero en una situación como la actual y si se une al resto de puntos tomados por la región, deja dudas y una efectividad incierta. Así lo explican tanto profesionales de Atención Primaria, que en teoría serían uno de los sectores más beneficiados por la medida, como epidemiólogos y especialistas en análisis de epidemias.

Foto: Test de antígenos. (Foto: Reuters)

"Creo que es una medida que, llegada una situación de desborde, puede ser lógica y tener sentido. En marzo, por ejemplo, se hizo así y era lógico, porque no se podía hacer otra cosa, pero creo que hacer esto ahora es aceptar o confirmar que tu situación es límite sin querer aceptarlo a todos los niveles. Que en un último caso no está mal admitirlo, pero debes reconocerlo sin miedo, decirlo y tratarlo así con todo", explica en conversación con Teknautas el médico de Atención Primaria Javier Padilla.

Él es uno de esos profesionales madrileños que están en el objetivo de este cambio, pues debería ayudar a descongestionar algo su situación, al no tener que lidiar con pruebas y seguimiento de muchos contactos asintomáticos, pero admite que no deja de ser un paso atrás incierto: "Admites que no puedes controlar la situación y vuelves a la idea de que cualquier contacto hay que tratarlo como positivo, pero a la vez anuncias cribados masivos de test rápidos. Es algo contradictorio".

placeholder Un sanitario, realizando un test rápido en un hospital de Madrid. (Reuters)
Un sanitario, realizando un test rápido en un hospital de Madrid. (Reuters)

Fernando Rodríguez Artalejo, profesor de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Autónoma de Madrid, también defiende una forma similar de analizar la medida. "Creo que es hora de admitir que estamos en otra fase, que ya el rastreo ha pasado y hay que optimizar los recursos. Si ese es el objetivo, tiene sentido. Es obvio que pierdes información y capacidad para cortar cadenas de contagio, pero, bueno, estamos en otro estadio, con una transmisión comunitaria muy fuerte, y si esto puede ayudar a gestionar mejor la situación actual, tiene sentido".

La idea es clara. Es una medida lógica a tomar si se admite que no puedes hacer más rastreo y necesitas reorganizar tus recursos, algo que podría estar ocurriendo en Madrid. Pero esto choca con la posición del Gobierno de la Comunidad de Madrid, que sigue asegurando que la situación de Madrid es de control y que la misma tarde de este miércoles mantenía que tiene una capacidad diagnóstica "muy superior al resto de las CCAA". Y es esa contradicción la que hace que la idea pierda sentido y levante aún más dudas.

Madrid cambia el protocolo respecto a las pruebas a contactos

Admitir una derrota y replegarse

Alex Arenas, físico, asesor científico de la Generalitat de Cataluña y experto en análisis de epidemias y sistemas complejos, también ve puntos interesantes en este cambio, pero todo si se admite la realidad. "Creo que es una medida para descongestionar Atención Primaria y sacrificar el seguimiento de cadenas, que ahora mismo es algo casi imposible en Madrid, a cambio de reorientar los recursos a la parte donde sean más útiles. Estos son limitados y tiene sentido que se optimicen, aunque sea la consecución de un fracaso", apunta este experto. La decisión se podría comparar con la situación en una batalla, pierdes una posición y en vez de seguir destinando efectivos a la lucha por ese punto que ya has perdido, los reorientas y se afronta el siguiente nivel.

"Lo hemos contado mil veces, pero cuando no se siguen los pasos indicados, pues se van perdiendo estas posiciones y se tiene que ir a medidas, más y más restrictivas, y cuanto más tarde se asume la situación y se toman las medidas, más duras van a tener que ser. No hay más", aclara Arenas. "El problema de Madrid es que ha quemado ya muchísimas etapas y se encuentra en una situación de transmisión comunitaria complicada, con el sistema sanitario bastante estresado y una movilidad altísima. Y si sigue sin un plan claro, pues más dura tendrá que ser la siguiente medida", añade.

Padilla también va por esta línea. Es una medida en la que se admite que debes dejar de realizar una labor que ayuda a controlar la situación, porque estás en un momento bastante peor. "Tenemos que tener claro que en el caso de contactos, lo más importante es el aislamiento, hacer un PCR es algo complementario que ayuda a conocer mejor la situación epidemiológica y trazar mejor la línea de contagio. Con esta decisión, se vuelve a lo básico y se da por perdida toda esa información complementaria. La verdad es que es algo que podía pasar, y por eso lo contemplan los protocolos, pero conociendo lo que conocemos ahora de la epidemia, no deberíamos haber tenido que llegar a esto", detalla.

Aunque lo que menos entiende este médico es que esta medida se tome mientras se alardea de una buena situación y se hacen cribados masivos con test rápidos, no certificados para estos cribados. "No se admite la situación tan grave que se vive en la región, aunque medidas como esta así lo demuestran. Y lo peor es que cambiamos el testar a personas con posibilidades de ser positivos por un testeo masivo a distritos y poblaciones donde la prevalencia del virus puede rondar el 3%. Es decir, cambiamos un rastreo más dirigido por otro general con muchas menos posibilidades de ser efectivo, y encima con test no pensados para esto".

¿Qué impacto tendrán en la epidemia?

Sobre el efecto que estos cambios tendrán en los datos y en la epidemia, el más optimista es Rodríguez Artalejo, que cree que esta decisión, aunque es dura de tomar y puede tener consecuencias malas, como la pérdida definitiva de cadenas de contagio, puede ayudar a controlar la situación actual. "Al final, descongestionas la Atención Primaria, que es algo básico e incluso puede dar un impulso a lo más importante en los contactos, y es que guarden la cuarentena. Hasta ahora, se les hacía una PCR y si daba negativo se podían relajar, aunque sabemos que la PCR no es definitiva y hay que guardar la cuarentena estrictamente. Ahora, aunque se genere más ansiedad en el afectado, puede ayudar a un cumplimiento efectivo".

Él no cree que vaya a tener un efecto demasiado trascendente en la situación de la región, pero sí que asume que se perderá cierta parte de la realidad. "Al final, vamos perdiendo posibles casos y vamos quedándonos con una visión más limitada de lo que puede estar ocurriendo, pero es que estamos en otro nivel, otra etapa, y no queda mucho más. En este momento de confinamientos y cierres, no es algo descabellado optar por este cambio", detalla.

placeholder Cola para los test masivos en Madrid. (Reuters)
Cola para los test masivos en Madrid. (Reuters)

Arenas, por su parte, tampoco piensa que esto vaya a maquillar mucho los datos, como se podría pensar, e incluso puede que todo lo contrario. "Al final, si haces pruebas solo a sintomáticos y demás, pues tu positividad subirá. Es algo básico. Yo no creo que quiera ni bajar los datos ni nada similar, creo que es algo que responde simplemente a la gravedad de la situación en la región. Es una pena porque, como pasó en marzo, perderemos mucha visión sobre la situación real, pero bueno".

El más crítico es Padilla, que sí que cree que puede ayudar a bajar la positividad, al mezclarse con los cribados masivos de test rápidos, y que esta medida, sumada a la de rebajar la cuarentena de 14 a 10 días, puede multiplicar el riesgo. "Es cierto que esto puede ayudar a descongestionar los tiempos de las PCR, que es algo clave, y a liberar algo a los médicos, pero sumado a que en los colegios ya no se harán test a los contactos de un positivo y que se ha reducido la cuarentena, pues no hace más que acrecentarse el riesgo", termina.

Coronavirus Madrid
El redactor recomienda