PASAN A SER UNA PRESA MÁS FÁCIL

Los animales pierden el miedo a los depredadores tras el contacto humano

Los investigadores se han sorprendido de que este hecho se produzca de manera tan rápida

Foto: Dos ciervos en Hungría. Foto:  EFE EPA Attila Kovacs
Dos ciervos en Hungría. Foto: EFE EPA Attila Kovacs

Ya conocemos los males que provoca el ser humano en los animales. Contaminamos, ocupamos sus hábitats, los cazamos… Pero ahora, un reciente estudio, alerta sobre otro efecto secundario que tiene el hombre sobre ellos.

La supervivencia en el reino animal se basa en gran medida en la reacción ante los depredadores. El objetivo, principalmente, es estar alejado de los animales que están por encima en la cadena alimenticia.

Una investigación de científicos franceses, publicada en la revista científica 'PLOS Biology', demuestra que los animales pierden en gran medida su miedo instintivo a los depredadores después de interactuar con los humanos, lo que les deja, en muchas ocasiones, merced a ellos.

Cautiverio, domesticación o urbanización

Esa interacción puede darse de varias formas: cautiverio (zoológicos), domesticación (mascotas), o urbanización (gatos que viven en la ciudad, palomas, etc.). Esencialmente, si un animal pasa cualquier cantidad de tiempo viviendo cerca de los humanos, parece abandonar la mayoría de los comportamientos de evasión frente a sus depredadores.

"Aunque es bien sabido que el hecho de estar protegido por los humanos disminuye las capacidades anti depredadoras en los animales, desconocíamos lo rápido que ocurre esto"

Esta investigación, dirigida por el Benjamin Geffroy del MARBEC (Instituto de Biodiversidad Marina, Explotación y Conservación) de Francia incluye 173 estudios revisados por pares que se centran en rasgos o hábitos anti depredadores tanto conductuales como fisiológicos. Esos estudios abarcan 102 especies diferentes de mamíferos, peces, aves, moluscos y reptiles. Todos los animales estudiados fueron domesticados, cautivos o urbanizados.

Los investigadores señalan que, por lo general, al hacer contacto con los humanos se inicia una "rápida pérdida" de los rasgos anti depredadores en los animales. Inicialmente, estos cambios en el comportamiento pueden variar mucho de un animal a otro. Sin embargo, la pérdida de comportamientos de evasión de depredadores se vuelve cada vez más uniforme y generalizada entre los animales de un lugar determinado, a medida que más generaciones pasan toda su vida alrededor de las personas.

Una vaca corre tras ser puesta en libertad en Suecia. Foto: EFE  Adam Ihse
Una vaca corre tras ser puesta en libertad en Suecia. Foto: EFE Adam Ihse

El equipo de investigación especula que este fenómeno se debe probablemente a que estos animales viven en un entorno más seguro y al hecho de que los humanos suelen criar razas de animales más dóciles con fines de domesticación.

Dicho esto, incluso la primera generación de animales después del contacto con los humanos muestra cambios de comportamiento significativos. Los investigadores dicen que estos primeros cambios pueden deberse a la "flexibilidad de comportamiento", que luego se refuerza entre las generaciones posteriores debido a los cambios genéticos de acuerdo con el medio ambiente.

La domesticación, lo peor

Además, la domesticación parece cambiar los comportamientos anti depredatorios de los animales tres veces más rápido que la urbanización. El cautiverio, sin embargo, parece fomentar los cambios de comportamiento más lentos.

Los herbívoros también tienden a adaptar sus rasgos más rápido que los carnívoros. Del mismo modo, las "especies solitarias" son más rápidas en cambiar sus hábitos que los animales que viven en grupos.

Como es lógico, estos cambios de comportamiento pueden resultar bastante problemáticos en caso de que estos animales sean reintroducidos en la naturaleza.

"Aunque es bien sabido que el hecho de estar protegido por los humanos disminuye las capacidades anti depredadoras en los animales, desconocíamos lo rápido que ocurre esto", explica Geffroy en declaraciones citadas por Study Finds. "Necesitamos más datos para entender si esto ocurre también con la mera presencia de los turistas".

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios