Nuevas pistas sobre la vitamina D y el coronavirus: ¿puede ayudar a no infectarse?
  1. Tecnología
  2. Ciencia
Los españoles solemos tener valores bajos

Nuevas pistas sobre la vitamina D y el coronavirus: ¿puede ayudar a no infectarse?

Varios estudios recientes relacionan la falta de este compuesto con un mayor riesgo de tener una infección por covid-19 o que esta sea más grave. Pero aún falta más investigación

Foto: Nuevas pistas sobre la vitamina D y el coronavirus: ¿puede ayudar a no infectarse?
Nuevas pistas sobre la vitamina D y el coronavirus: ¿puede ayudar a no infectarse?

Es uno de los nombres que más se asocian al covid desde el lado científico en los últimos meses. La relación entre la vitamina D y la enfermedad provocada por el SARS-CoV-2 llevaba presente en ciertos círculos científicos desde el inicio de la pandemia, pero cada vez genera más estudios que buscan demostrar si es cierto que unos niveles altos de este compuesto en nuestro organismo pueden ayudar a evitar la infección o al menos a conseguir que esta sea más leve. Y aunque aún queda mucho por investigar, los análisis científicos comienzan a dar ciertas pistas bastante sólidas sobre una relación importante.

El último de estos estudios está liderado por científicos de la Universidad de Boston y ha sido publicado, revisado por pares, en la revista científica 'PLOS One'. En él, aseguran que tras analizar el historial de hasta 191.779 pacientes entre positivos y no positivos de covid-19 en EEUU, concluyeron que las personas con una deficiencia de vitamina D tienen un 54% más de riesgo de contraer esta infección en comparación con las personas que tenían suficiente vitamina D. "Esto fue para todas las edades, para todas las etnias y para todas las latitudes en los Estados Unidos en los 50 estados", explican los investigadores. Una última publicación que empieza a apuntalar lo que otros investigadores llevan ya semanas señalando.

Foto: A falta de vacuna, test rápidos y baratos: las nuevas técnicas que nos pueden salvar

Desde hace varias semanas, se han disparado las informaciones sobre esta relación e incluso el propio Dr. Fauci, el asesor científico que lidera la lucha contra el coronavirus en EEUU, llegó a sugerir que una dieta rica en vitaminas C y D podría ayudar a evitar grandes problemas con el covid. Sus declaraciones casan con las últimas informaciones llegadas de Chicago, Heidelberg, Bari, Israel o Irán, que aseguran que los niveles bajos de vitamina D en sangre conducen a un mayor riesgo de infección y a un alto riesgo de enfermedad grave o mortal. Pero ¿podemos hablar ya de un punto clave en esta lucha? No es tan sencillo, aunque en nuestro país hay investigadores que llevan meses trabajando en ello.

En el Hospital Reina Sofía de Córdoba, un equipo liderado por el especialista en endrocrinología y nutrición y profesor honorífico de la Universidad de Córdoba, José Manuel Quesada, lleva meses con un estudio piloto, aleatorio y abierto en el que se ha administrado calcifediol (DCI), una derivada de la vitamina D3 (colecalciferol) que se puede encontrar en forma de suplemento, a un grupo de unos 50 enfermos de covid-19, y los resultados con respecto al grupo de control fueron llamativos.

Según su 'paper', publicado en 'The Journal of Steroid Biochemistry and Molecular Biology' hace solo unos días, de los 50 enfermos tratados con este compuesto, solo uno requirió ingreso en la UCI (2%), mientras que de 26 pacientes no tratados con el compuesto y que habían seguido los mismos procesos que los otros 50, 13 requirieron ingreso (50%). Eso sí, como explica Quesada a Teknautas, hay que dejar claras las diferencias entre el calcifediol y la llamada vitamina D.

La importancia del calcifediol

"Creo que hay mucha confusión en todo esto. Lo primero es que deberíamos ir aprendiendo que la vitamina D no es una vitamina porque el cuerpo sí puede sintetizarla, sino que debería ser conocido como el sistema endocrino de la vitamina D (SEVD). Partiendo de esa base, ya hay que ir retocando todo y dudar de todos esos análisis que hablan en general del beneficio de la vitamina D con el covid", apunta este experto. Por eso, en su 'paper', hablan especialmente del calcifediol, porque sería erróneo, en su opinión, decir que la vitamina D ayuda a curar el covid. Aunque estén relacionados, "el calcifediol es una película y la mal llamada vitamina D es otra".

Según su investigación, el sistema endocrino de la vitamina D (SEVD) tiene una variedad de acciones sobre las células y tejidos involucrados en la progresión del covid-19, igual que lo tiene sobre muchas otras enfermedades infecciosas. Pero es el tratamiento temprano con calcifediol (25-hidroxivitamina D, una prohormona de la vitamina D3, y piedra angular del SEVD) en pacientes hospitalizados con covid-19 el que en su investigación han demostrado que redujo significativamente la llegada de pacientes a la unidad de cuidados intensivos cordobeses.

¿Cómo lo hizo? Evitando el desarrollo del síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA) que al final puede llevar a la UCI, al respirador y posteriormente, si no se mejora, a la muerte. "Lo que encontramos es que puede ser clave para frenar la 'tormenta de citocinas/quimiocinas' que se genera tras la infección por covid-19 y que es la culpable de la muerte por falta de oxígeno", añade. Además, según Quesada, su efecto también influye en la formación posterior de trombos y afecciones similares, que son culpables de las secuelas más graves del covid-19.

Uno de los suplementos basados en calcifediol.
Uno de los suplementos basados en calcifediol.

Por eso, el estudio cordobés, lejos de quedarse en esta primera prueba, ya se ha extendido a 14 hospitales españoles y, según el propio investigador, les han escrito de varios países y centros pidiéndoles más información y ofreciendo más documentación. "Lo cierto es que creemos que puede ser un descubrimiento muy importante. Si de verdad consigue frenar esa tormenta y, además, se investiga y sirve de prevención, sería un gran paso adelante. Hay que tener en cuenta que es algo muy barato, que por apenas seis euros puedes tener el tratamiento".

Esto también podría ayudar a explicar, aunque Quesada deja claro que en su estudio no lo han podido demostrar, que tanto el calcifediol como la vitamina D en estado basal podrían ayudar a prevenir al menos las versiones más graves de la enfermedad, siguiendo la idea de lo publicado por la Universidad de Boston, pero es bastante escéptico sobre este argumento. "Es lógico que si en personas enfermas los suplementos han ayudado a mejorar su situación, los niveles del sistema endocrino de la vitamina D antes de contagiarse puedan ser clave para tener un peor o un mejor diagnóstico. Pero habría que investigarlo a fondo, de momento, no hay nada probado", añade este experto.

¿Puedo hacer algo?

Entonces, si empieza a verse una relación entre coronavirus y vitamina D, ¿podemos hacer algo para aprovechar esto? Lo cierto es que, según comenta Quesada, es complicado. Haber tomado el sol en verano o una alimentación que incluya alimentos con vitamina D puede ayudar, lógicamente, a mantener unos niveles buenos de este compuesto y por tanto tener una mejor salud general, pero, como recuerda, de ahí a que tomar el sol nos vaya a salvar de pasar un mal rato con el covid hay un gran trecho. "No hay ninguna investigación que demuestre que eso es así, por eso nosotros ajustamos tanto y huimos de la generalidad de la vitamina D".

Una opinión similar tiene Isabel Sola, experta en coronavirus, científica titular del CSIC y codirectora del Centro Nacional de Biotecnología, y lo ejemplifica analizando el estudio de Boston. "Es un gran estudio por el número de pacientes analizados, pero no deja de ser observacional, en el que terminan viendo una correlación estadística entre dos variables, los niveles de vitamina D y el porcentaje de positivos en un cierto grupo de población. Sin embargo, en este efecto que observan [la menor incidencia de SARS-2] pueden intervenir muchas otras variables que no se consideran y que estarían actuando como factores de confusión, desde factores socioeconómicos hasta bioquímicos", comenta.

Foto: EFE.
Foto: EFE.

Según la experta, habría que seguir profundizando en este tema para poder sacar conclusiones más claras. "Para poder concluir de forma convincente que un nivel adecuado de vitamina D protege frente a la infección, sería necesario hacer un ensayo clínico controlado en el que se administran distintas dosis de vitamina D y se mide cuántos se infectan en cada grupo. No es un ensayo sencillo, desde luego, pero estos otros estudios observacionales son dudosos. La idea es razonable, en el sentido de que en general una persona con un buen estado nutricional, incluyendo las vitaminas, está en mejores condiciones inmunológicas para defenderse de la infección. Sin embargo, está todavía por demostrar cómo de relevante es la vitamina D en todo esto".

Es cierto que, como es más que sabido, en general en países como el nuestro adolecemos de problemas con la vitamina D, por lo que puede ser recomendable que añadas comidas como pescado graso a tu dieta o intentes aprovechar las horas de sol, pero también hay que tener cuidado. Un exceso de la misma conlleva ciertos riesgos, reconocen desde la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.

Coronavirus
El redactor recomienda