ESTUDIO DE 300.000 PERSONAS DURANTE 25 AÑOS

Ir al trabajo en bici o andando: menor riesgo de enfermedad y muerte

Los investigadores señalan que, tras el confinamiento, es un buen momento de replantearse cómo acudimos a nuestros puestos de trabajo

Foto: La bici, un vehículo sostenible y saludable.Foto: EFE/David Aguilar
La bici, un vehículo sostenible y saludable.Foto: EFE/David Aguilar

Un estudio realizado en el Reino Unido concluye que las personas que van a trabajar caminando y en bicicleta tienen un menor riesgo de muerte prematura o enfermedad en comparación con las que viajan en coche.

Investigadores del Imperial College de Londres y de la Universidad de Cambridge, ambas en el Reino Unido, han extraído los datos de más de 300.000 personas durante 25 años que acudieron diariamente a sus puestos de trabajo a través de diferentes medios de transporte. El estudio, publicado en la revista científica 'The Lancet Planetary Health', sugiere que el aumento de la gente que va su trabajo andando o en bici tras el confinamiento por el coronavirus podría reducir las muertes por cáncer y enfermedades cardíacas.

Los datos expuestos en la investigación señalan que, en comparación con los que conducían, los que iban en bicicleta al trabajo tenían una tasa de mortalidad temprana reducida en un 20%, una tasa de mortalidad reducida en un 24% por enfermedades cardiovasculares, una tasa de mortalidad reducida en un 16% por cáncer y el diagnóstico de esta enfermedad se había aminorado en un 11%.

Menor probabilidad de sufrir cáncer

Por su parte, ir a pie al trabajo se asoció con una reducción del 7% en la tasa de diagnóstico de cáncer, en comparación con aquellas personas que lo hacían en coche. El equipo explica que las asociaciones entre caminar y otros resultados, como las tasas de mortalidad por cáncer y enfermedades cardíacas, eran menos seguras. Una posible razón de ello es que las personas que caminan al trabajo tienen, de media, ocupaciones menos prósperas que las personas que conducen y es más probable que tengan problemas de salud subyacentes que no se pudieron explicar plenamente. Los datos revelaron que, en general, el 66% de las personas iban en coche al trabajo, el 19% utilizaba el transporte público, el 12% caminaba y el 3% iba en bicicleta. Los hombres tenían más probabilidades que las mujeres de conducir o ir en bicicleta al trabajo, pero era menos probable que utilizaran el transporte público o caminaran.

Usar la bici o andar cuentan con beneficios adicionales, como una mejor calidad del aire y la reducción de las emisiones de carbono

Richard Patterson, de la Unidad de Epidemiología de la Universidad de Cambridge y que ha dirigido la investigación señala a Medical Xpress que "a medida que un gran número de personas empiezan a volver al trabajo, tras el confinamiento por el covid-19, es un buen momento para que todos se replanteen sus opciones de transporte. Con los severos y prolongados límites en la capacidad del transporte público, el cambio al uso del coche privado sería desastroso para nuestra salud y el medio ambiente. Alentar a más personas a caminar y andar en bicicleta ayudará a limitar las consecuencias a largo plazo de la pandemia".

Los investigadores también señalan una serie de beneficios adicionales de optar por caminar o ir en bici. Entre ellos, figuran una mejor calidad del aire y la reducción de las emisiones de carbono, que son cruciales para hacer frente a la emergencia climática. El equipo concluye que los beneficios de ir en bicicleta y caminar están bien documentados, pero el uso de los datos del censo en este nuevo estudio ha permitido hacer un seguimiento de un gran número de personas durante más tiempo.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios