No todas sirven y hay diferencias

Tipos, diferencias y precios: todo lo que debes saber antes de comprar una mascarilla

Hay diferentes tipos y no todas sirven para protegerte y, sobre todo, proteger, del virus que campa a sus anchas por nuestro país. Si quieres hacerte con una, estas son las recomendaciones

Foto: (Foto: EFE)
(Foto: EFE)

Es el objeto por excelencia de esta crisis del Covid-19. La mascarilla es el símbolo de lo que estamos pasando. Se ve en ilustraciones y fotos, influenciadas por cómo en China, primer país donde apareció este virus, no había quien que no llevase una en todo momento desde que en enero las cosas se pusieron más que serias allí. Aquí las ventas se dispararon, y cada vez son más comunes (pese a que los expertos no paran de recordar que no son recomendables si no tienes el virus). Por ello, si todavía no tienes y quieres hacerte con una aquí te vamos a ayudar a elegir bien.

Como ya sabrás, hay de diversos tipos, formas y hasta colores de mascarillas, pero todas siguen unas normas genéricas claves para su funcionamiento y que hacen que usan sean más recomendables que otras. Sobre todo se diferencian por la cantidad de partículas que son capaces de repeler o evitar usando su tejido y otro tipo de tecnologías que ayudan a evitar más o menos virus o bacterias. Aquí te hacemos un breve resumen de todo lo que hay que mirar antes de comprar una u otra. Hay que recordar que son sobre todo recomendables para la gente que crea poder tener el virus y no quiera dispersarlo. Si no lo tienes, ninguna te protegerá al 100% del contagio del Covid-19.

Tipos de mascarillas

Aunque existen muchos tipos de mascarillas, como vemos en la web de la empresa 3M, principal productora de estos artículos en España, la normativa europea UNE-EN149 las clasifica en tres categorías: FFP1, FFP2 y FFP3, ordenadas de menor a mayor protección (las quirúrgicas, muy comunes también, quedarían por debajo de estas de la lista en cuanto a protección). La diferencia está en la eficacia de la filtración, las horas que se pueden usar y, ante la posibilidad de estar en contacto con pacientes de enfermedades infecciosas, para el personal sanitario se suele recomendar el uso de la máxima protección. Además, se advierte de que para reutilizarlas, hay que mantenerlas en buenas condiciones higiénicas; si no, tienen que ser desechadas.

Mascarilla FFP1 con válvula
Mascarilla FFP1 con válvula

“Para el polen es suficiente la FFP1”, comenta el farmacéutico Luis Marcos y por eso las de esa categoría y la inmediatamente superior, FFP2, son las que se encuentran a la venta habitualmente en las farmacias. El problema es que “el virus no vuela, va sobre partículas de saliva”, explica. Esto significa que ir por la calle con una de estas mascarillas probablemente resulte innecesario y que si entablamos un contacto directo con enfermos, lo sepamos o no, la mascarilla que hemos comprado en la farmacia no nos va a proteger.

  • FFP1: con un 78% de eficacia de filtración. Su precio medio, para que te hagas una idea, es de 1 euro la unidad.
  • FFP2: también denominadas como N95 tienen un 92% de eficacia y son las más demandadas entre la población de China. Las más comunes allí. Su precio medio suele ser de unos 3 euros por unidad.
  • FFP3: con un 98% de eficacia de filtración. Su precio puede ir de los 5 en adelante.

Dudas sobre su utilización

Ahora que ya conoces las especificaciones debes saber que numerosos expertos internacionales advierten de que hay que usar con cuidado estas mascaras. Julie Vaishampayan, presidenta de la Sociedad de Enfermedades Infecciosas de América, aseguró a 'The New York Times' que las mascarillas no filtran todo el aire, porque no están selladas, sino que dejan espacios alrededor de la boca, y pueden provocar una falsa sensación de seguridad en personas que estén en contacto con enfermos.

En el mismo artículo, Amesh Adalja, médico especialista en enfermedades infecciosas del Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud, reconocía que cualquier mascarilla impide al menos que las gotas respiratorias más grandes, procedentes de los estornudos y de la tos de otras personas, entren directamente por la boca o la nariz. Sin embargo, advertía que eso no elimina el riesgo, porque los ojos están desprotegidos y porque al final la gente las utiliza mal, se toca la cara con las manos o se retira la mascarilla para hablar por teléfono.

GRAF6713. MADRID, 14 03 2020.- Turistas con mascarillas en los alrededores de la Puerta del Sol de Madrid este sábado en el que el Gobierno aprueba el decreto que declara el estado de alarma que, entre otras medidas, prevé restringir el movimiento de personas salvo para ir a trabajar, a comprar alimentos o medicamentos, acudir a hospitales o a cuidar a personas mayores. EFE  Chema Moya
GRAF6713. MADRID, 14 03 2020.- Turistas con mascarillas en los alrededores de la Puerta del Sol de Madrid este sábado en el que el Gobierno aprueba el decreto que declara el estado de alarma que, entre otras medidas, prevé restringir el movimiento de personas salvo para ir a trabajar, a comprar alimentos o medicamentos, acudir a hospitales o a cuidar a personas mayores. EFE Chema Moya

Jake Dunning, jefe de infecciones emergentes de la Salud Pública de Inglaterra, advertía en declaraciones a la BBC que "hay muy poca evidencia de un beneficio generalizado de su uso fuera del entorno clínico". Aunque hay estudios sobre la eficacia de las mascarillas, se centran en la protección de los trabajadores sanitarios. En general, los expertos coinciden en que es mucho más importante tomar otro tipo de medidas, como evitar la cercanía con las personas contagiadas (mantener como mínimo un metro de distancia) y lavarse bien las manos, con jabón, sobre todo antes de comer.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios