EL PARÓN DEL CORONAVIRUS

Así sobrevive el curso escolar al Covid-19: deberes en Google Drive y temas en YouTube

Los docentes tiran de creatividad y de recursos de plataformas tecnológicas para seguir impartiendo sus clases. "Es imposible seguir el ritmo presencial, pero esto ayuda"

Foto: Foto: Efe
Foto: Efe

El pasado lunes Isabel Díaz Ayuso soltaba la primera gran bomba para tratar de mermar el avance del coronavirus. Los colegios, institutos y universidades tenían que echar el cierre durante, al menos, quince días. Se empezó a aplicar el pasado miércoles y esta maniobra dejaba a millón y medio de jóvenes escolares en la Comunidad de Madrid en sus casas, obligando a no pocos padres y madres a hacer encaje de bolillos mientras teletrabajan o se cogían días libres. La decisión ha sido imitada en muchas otras comunidades como Cataluña, Valencia, Andalucía o Euskadi, entre muchas otras.

Pero el curso no para. Como bien dicen los cientos de miles de 'memes' que han circulado estos días por todas las redes no es tiempo de vacaciones. Así que profesores y centros se han movilizado para poder seguir impartiendo los contenidos y han encontrado la solución en herramientas tecnológicas como Google Drive o YouTube. "Al final todo depende del tamaño del centro y los recursos y de la edad de los niños", comenta Carmen, una profesora de segundo de primaria de un colegio concertado de la zona del Paseo de Extremadura.

Las plataformas de comunicación habituales se complementan con blogs o videoconferencias

"Nosotros nos hemos organizado con los profesores y los padres gracias a una página sencilla en Blogger en el que vamos colocando lo que tienen que hacer cada hora. Cada profesor tiene su planificación y la traslada a este formato", explica esta docente, que imparte las asignaturas de Lengua, Matemáticas y Religión. Además de ese blog se apoyan también en la plataforma Educamos, una de las soluciones más extendidas para comunicarse con las familias o tutores de los menores sobre exámenes, deberes o cualquier actividad del centro.

"El objetivo es que sigan la misma rutina. De diez a once, por ejemplo, Lengua. Después, mates. Luego, media hora de recreo. Y eso es lo más difícil. Que los padres consigan ceñirse a ese horario".

Dudas y 'madre nuclear'

¿Y si surgen dudas? ¿Cómo las resuelven? "Aquí tenemos dos vías. Bien la plataforma oficial o, a través de lo que llamamos 'madre nuclear'. Ella tiene mi teléfono y hace de enlace", responde. Aunque no supone un gran reto para los alumnos -"a esa edad ya están más que acostumbrados a la tableta".

Cree que este sistema puede ser bueno para casos individuales, en situaciones "especiales" por las que no se puedan acudir a clase, pero cree que no se puede sostener demasiado tiempo porque tienen unos contenidos que cumplir y no se puede llevar el mismo ritmo. "Hay que tener en cuenta que los padres no pueden ayudarles en todo. Por ejemplo, en mi colegio hay mucho padre y madre extrajera y los deberes de lengua es algo que les cuesta. Lo mismo con inglés", remata.

Foto: Efe.
Foto: Efe.

Del tiempo también se queja Sandra. Ella está en la otra punta del currículo escolar. Es profesora de Física de bachillerato (privado) en un centro madrileño, que funciona como concertado en secundaria, donde imparte matemáticas a 3 y 4 de la ESO. "Esto ha llegado en un momento clave: el final del curso con la EVAU a la vuelta de la esquina", comenta por teléfono tras terminar una clase virtual desde su casa con sus alumnos de mayor edad gracias a una plataforma llamada 'Zoom', que funciona de manera similar a Skype.

Clase virtuales: un tercio más lentas

"Es útil pero no puedes seguir el mismo ritmo que presencialmente. Yo diría que es un tercio más lento". Por ese mismo motivo se muestra partidaria de "retrasar" la prueba de acceso a selectividad. Habitualmente los exámenes finales se suelen terminar a principio de mayo y cuenta con aproximadamente un mes para organizar ese importante examen. "Yo sería partidaria de retrasarla, en caso de que se prolongue esta situación, lo suficiente como para poder completar el temario y que tengan espacio de sobra para prepararse. Tenemos muchos medios de comunicación y trabajo remoto, pero no estamos acostumbrados y no se puede llevar", comenta la docente.

Aunque esta "satisfecha" con esta solución de video clases -"apenas me han fallado un par de chicos", confiesa-, prefiere descartarlo tanto con los alumnos de tercero y cuarto de la ESO. "Con ellos, a través de la plataforma (también utilizan Educamos y EducaMadrid, el 'moodle' que les ha organizado les mando un Word con los ejercicios y la parte de teoría del libro que corresponde a cada ejercicio", explica. También envía videos que encuentra en YouTube. "Doy matemáticas y hay miles de vídeos buenísimos que podemos aprovechar a modo de apoyo a lo que ya dimos en clase. Cuando haya materia nueva, me grabaré yo", añade. En su centro, por ahora, están creando paquetes de trabajo para tres días lectivos. Cuando les envían el nuevo paquete, les envían las correcciones, la solución y la ejecución correcta.

La Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, la primera en tener que aplicar algo así, envió una circular el jueves en el que se recogían las medidas y recursos que ponían a disposición de los diferentes centros. Desde cursos online para que los profesores pudiese sacar provecho a la plataforma EducaMadrid hasta espacios para compartir los recursos que cada profesor haya creado para su asignatura. También ofrecía la posibilidad a los centros de crear Aulas Virtuales así como la posibilidad de acceder a repositorios y archivos con documentos y vídeos.

En la Universidad, la formación a distancia está desarrollada. Aquí, esto es nuevo

"Esta situación es nueva para todos", comenta Paloma, otra docente de secundaria. "La formación reglada a distancia está avanzada en la Universidad, pero aquí en los colegios no", remata esta profesora, que da clases de Matemáticas y Física o Química en otro centro madrileño de primero a cuarto. " Nosotros hemos preparado tareas para quince días de momento, divididas en bloques semanas. Se las envío por Alexia, una plataforma similar a Educamos, y me las devuelven por allí.", comenta. "Todas estas tareas van acompañadas con archivos variados. Apuntes, bibliografía, referencias al libro que ya tienen en clase, vídeos de YouTube...".

Deberes y materiales en Drive

Comenta que en estos primeros días se están centrando más en repaso de temario pero puntualiza que eso no se puede prolongar eternamente. "El problema al dar temario nuevo a distancia que yo no puedo hacer el mismo control efectivo que hago cuando estos en clase, donde hago preguntas para detectar si lo están entendiendo y voy dirigiendo la sesión", explica. Asegura, por último, que los alumnos se manejan bastante bien con la plataforma y la metodología adoptada estos días y son los padres los que presentan más problemas. "Ahí percibes como flojean ciertas generaciones en competencias digitales".

Foto: Efe.
Foto: Efe.

Aunque muchos tienen plataformas como Educamos, Alexia o EducaMadrid a su disposición, hay profesores que recurren a herramientas libres y gratuitas. Es el caso de Sam y Hannah, profesoras de inglés en colegio bilingüe de Majadahonda a niños de edades comprendidas entre los 7 y los 11 años. Ellas han recurrido a Google Drive, ya que les permite el intercambio de archivos fácilmente a través de carpetas compartidas.

"Nosotros nos comunicamos con los padres, vía email. Al ser tan jóvenes, hay que contactar con sus responsables", explican vía email estas dos profesoras. "Creo que los objetivos los podemos lograr y creo que podemos aguantar todo el tiempo que haga falta con este modelo". Eso sí, el mayor obstáculo es que no pueden empujarles a hablar en inglés como en clase. "Así que tenemos que suplirlo con más ejercicios escritos, links a vídeos, dibujos, instrucciones, ejemplos...", rematan.

Virtualizar un colegio en un día

Otros centros, como el Dragon America School de Torrelodones, también han recurrido a las herramientas de Google. Concretamente gracias a Google For Education, una plataforma que tienen los de Mountain View destinado a centros educativos como bien indica su nombre. "En apenas un día hemos podido organizar todas las clases y 'virtualizar' el funcionamiento del colegio, donde únicamente está la gente de mantenimiento presencialmente", explica Barbara Serrano, directora de este colegio.

Foto: Efe.
Foto: Efe.

Gracias a 'Meet', una herramienta de videoconferencias, y Google Classroom han conseguido hacer hasta las clases de educación física así como las sesiones de cada alumno con su "coach" educativo. "Nada en la agenda se está viendo apartado. Nuestro método educativo tiene mucho de autogestión del alumno, no hay dos horarios iguales...y eso ha facilitado que se acostumbren al nuevo modelo". Las dudas de los alumnos y los padres se resuelven vía 'Hangouts' y el intercambio de archivos y recursos se pueden hacer fácilmente gracias a otras plataformas como Drive, YouTube,...

"Nosotros hemos podido seguir funcionando y avanzando al mismo ritmo", remata Serrano, que explica que el funcionamiento se aplica desde infantil a bachillerato, pero al bachillerato británico. "Tienen que hacer dentro de un mes aproximadamente los exámenes oficiales de Cambridge. Lo bueno es que la metodología nos permite hacerlos individualmente, de manera que respetemos escrupulosamente el protocolo. Por eso no vemos necesario mover la fecha de los exámenes".

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios