olvida las pastillas de jabón

¿Aislado en casa por el Covid-19? Así se debe actuar para no propagar el coronavirus

El número de casos de coronavirus aumenta y la mayoría son leves, así que el aislamiento domiciliario es la medida más adecuada. ¿Qué hacer para extremar las precauciones?

Foto: Uno de los huéspedes aislados en el Hotel H10 Costa Adeje de Tenerife. (Reuters)
Uno de los huéspedes aislados en el Hotel H10 Costa Adeje de Tenerife. (Reuters)

El nuevo coronavirus SARS-CoV-2 no deja de sumar infecciones en España, pero la inmensa mayoría de los enfermos de Covid-19 no tiene más que síntomas leves. Aunque se mantiene el escenario de contención, para intentar que la epidemia se propague lo menos posible, el número de casos comienza a ser elevado. Sin embargo, muy pocos de ellos son graves. Estos dos datos conducen irremediablemente a una solución: gran parte de los pacientes tendrán que pasar la enfermedad en casa. Primero, para evitar sobrecargar a los hospitales. Y segundo, porque no es necesario que acudan a los centros sanitarios.

Ante este escenario, la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH) ya lanzó hace días una serie de recomendaciones acerca de las medidas necesarias para pasar la infección en casa sin riesgo de contagiar a familiares o a otras personas, y este mismo lunes actualizó la información en vista de la evolución de los acontecimientos. En realidad, se trata de adaptar todo lo que se conoce de otras infecciones respiratorias que, como en este caso, se transmiten por pequeñas gotas que se generan al hablar, toser o estornudar y que pueden permanecer suspendidas en el aire y, por lo tanto, transmitir el virus a personas cercanas. No son muy diferentes la gripe, la tosferina, la difteria y la rubeola, o la enfermedad neumocócica y meningocócica, según explican los expertos, aunque sus causas microbiológicas sean diferentes. Pero ahora toca hablar del coronavirus.

“Más del 80% de los pacientes tienen una enfermedad leve, así que no tienen por qué estar en un hospital, pueden pasar el aislamiento perfectamente en su casa siempre y cuando se den las condiciones para que cumpla con las medidas de higiene básicas”, explica a Teknautas Jesús Molina Cabrillana, secretario de la SEMPSPH. “Si la enfermedad evoluciona hacia una gran propagación, los hospitales no van a atender a todo el mundo, así que tenemos que estar preparados, que la población se eduque en que es necesario mantener ciertas medidas de higiene que esencialmente son como las que deberíamos tener en cuenta en la gripe”, añade.

¿Qué condiciones se tienen que dar?

Antes de decidir que un paciente puede pasar el aislamiento en su domicilio, los médicos se tienen que asegurar de que su caso es leve y que no presenta riesgos por tener enfermedades de base o estar inmunodeprimido. Además, “hay que garantizar que conoce cuáles son las medidas que tiene que aplicar, que las entiende y que su casa reúne unas condiciones mínimas de higiene. Evidentemente, esas condiciones las cumple cualquier vivienda digna, pero hay que tener en cuenta el contexto sociosanitario de cada caso”, advierte Molina. También es necesario que la habitación del enfermo se pueda ventilar regularmente, “aunque no hace falta tener todo el día la ventana abierta, simplemente cuando se realice el aseo diario de la estancia”.

(EFE)
(EFE)

Por supuesto, también es importante que no conviva con personas inmunodeprimidas o con enfermedades crónicas, sobre todo “que no las tenga a su cargo”. Tampoco es recomendable que permanezcan en el mismo domicilio mujeres embarazadas o personas de edad avanzada, ya que el Covid-19 ha demostrado una letalidad mucho más elevada entre los mayores. Quien se quede en casa con el enfermo debe comprometerse a seguir las medidas de la forma más rigurosa posible.

¿Qué precauciones se deben tomar?

Con respecto a los familiares o personas que convivan con el infectado, “lo importante es que haya una separación de un metro, con eso es más que suficiente”, comenta el experto. La situación ideal es que el paciente pueda disponer de una habitación individual. Si no es posible, sería recomendable separarlo con una cortina o mampara. Del mismo modo, si la familia puede destinar un baño en exclusiva para el paciente, mucho mejor. Si no fuera así, habría que extremar aún más las medidas de higiene.

En ese sentido, “el paciente es el que debe usar una mascarilla”, ya que es quien puede propagar el virus. En principio, “la familia no tiene por qué hacerlo”, asegura Molina, salvo que los profesionales que realizan el seguimiento de su caso lo aconsejen expresamente o si, por algún motivo, no van a mantener el metro de distancia aconsejado. En cualquier caso, si quienes le rodean van a usar algún elemento de protección, incluidos guantes o batas, deben desecharlos al abandonar la estancia.

(Reuters)
(Reuters)

Por supuesto, el objetivo es evitar los contactos todo lo posible, así que aparte de los familiares que convivan con el enfermo y no dispongan de otra alternativa, es mejor olvidarse de cualquier visita o reducirlas al mínimo el tiempo que dure el aislamiento.

¿Lo más importante es lavarse las manos?

Si lavarse las manos ya es una recomendación para la población general, en una situación de reclusión en casa resulta imprescindible. “El paciente tiene que hacer un lavado de manos con agua y jabón, esto es muy importante, porque seguramente va a tener fluidos y secreciones”, comenta Molina. Aunque vale cualquier jabón habitual, “no se deben utilizar pastillas, que se pueden contaminar, sino dispensadores”.

El resto de los miembros de la familia, “si tienen las manos limpias y no han tocado nada, también pueden lavarse simplemente con agua y jabón, es lo idóneo en el domicilio”, pero es posible que el personal sanitario que realiza el seguimiento considere que es conveniente proporcionarles una solución alcohólica o mascarillas. Si es así, “hay que tener en cuenta que la solución alcohólica se utiliza con las manos limpias; si están visiblemente sucias, no vale para nada”.

¿Qué pasa con superficies, ropa y cubiertos?

Una de las dudas con respecto al nuevo virus es su capacidad para permanecer sobre superficies y objetos. Algunos estudios indican que puede mantenerse varios días, aunque probablemente no con capacidad para infectar. Además, se ha comprobado que es muy fácil de eliminar con medidas de higiene básicas. “Hay que limpiar las superficies con los desinfectantes habituales, sobre todo con lejía, porque destruye el virus”, señala el experto.

Un turista se asoma desde el balcón de su habitación en el hotel del sur de Tenerife, donde aún permanecen cientos de aislados. (EFE)
Un turista se asoma desde el balcón de su habitación en el hotel del sur de Tenerife, donde aún permanecen cientos de aislados. (EFE)

No obstante, la mayoría de los utensilios que pueda utilizar la persona infectada se pueden lavar de la manera habitual. Por ejemplo, el enfermo puede comer con los cubiertos, vasos y platos de siempre, no son necesarios los desechables siempre que se limpien adecuadamente con agua caliente y jabón, aunque sería recomendable pasarlos por el lavavajillas en lugar de fregarlos a mano para asegurarnos de que al limpiarse alcanzan una temperatura que ayude a eliminar el patógeno.

Lo mismo ocurre con la ropa de cama o la ropa del paciente: es mejor lavarla a temperaturas de entre 60 y 90 grados si el tejido de la prenda lo permite. En todo caso, la SEMPSPH aconseja disponer de una bolsa especial para acumular la ropa que se ponga en la propia habitación del enfermo y no sacarla ni sacudirla hasta que vaya directamente a la lavadora.

En cualquier caso, es aconsejable que los artículos que tengan que ver con la higiene personal sean de un solo uso, por ejemplo, utilizar toallas desechables de papel para limpiarse la cara y también pañuelos de papel para las secreciones. En realidad, todas estas recomendaciones no son diferentes para otras infecciones más comunes, como la gripe.

¿Qué hacer con las mascotas?

Los animales de compañía pueden permanecer en el domicilio. “No hay ninguna evidencia de que convivir con un animal represente ningún problema”, explica el experto de la SEMPSPH. “Cuando se habla de reservorios del virus, nos referimos a los animales salvajes, porque es capaz de mutar y pasa al ser humano, que lo transmite de persona a persona. Sin embargo, los animales de compañía no intervienen para nada”, asegura, ya que no existe ninguna prueba de que se contagien con el virus humano ni de que a su vez puedan contagiar la enfermedad.

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón. (EFE)
El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón. (EFE)

¿Cómo se realiza la supervisión médica?

Pasar un aislamiento en casa no implica no disponer de un seguimiento puntual por parte de los servicios médicos. “Siempre tiene que haber algún equipo médico de referencia que esté en contacto con el paciente, de manera que le cuente cómo se encuentra y cuál es su evolución. Además, “aunque las medidas de higiene son básicas, en el día a día surgen más dudas, así que hay que mantener una supervisión constante”, asegura.

Por lo demás, los enfermos de Covid-19 con sintomatología leve no necesitan tratamiento ni medidas especiales de ningún, de manera que aparte del contacto telefónico o través de los familiares, no tiene que recibir visitas de los profesionales sanitarios si no es estrictamente necesario. En ese sentido, tampoco hay ninguna recomendación específica en cuanto a alimentación.

¿Cuándo acaba todo?

Lo que sí debe certificar los médicos es que el paciente está listo para recibir el alta y volver a su vida normal. Sin embargo, no existe un plazo preestablecido. “Es muy importante la evolución clínica, pero si queremos asegurarnos de que el paciente está curado, tenemos que tener pruebas de laboratorio negativas. Los ingresados en el hospital necesitan dos pruebas consecutivas negativas para ser dados de alta. En el domicilio, todavía está por establecer cuál debe ser el procedimiento, pero al menos hay que tomar una muestra para decir que se ha superado la enfermedad”. Lo cierto es que “no hay dos casos iguales” y la duración puede ser muy variable. En España sólo han recibido el alta los primeros casos detectados.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios