ALGUNOS SON INOFENSIVOS

El problema del "sobrediagnóstico": ¿todo lo que se diagnostica como cáncer es cáncer?

En ocasiones, el tratamiento es más lesivo para los pacientes que la enfermedad que ha sido detectada

Foto: Unidad de tratamiento contra el cáncer del Hospital Quirónsalud. Foto: EFE Miguel Angel Polo
Unidad de tratamiento contra el cáncer del Hospital Quirónsalud. Foto: EFE Miguel Angel Polo

Una investigación en Australia sugiere que en el afán por lograr una detección temprana de diferentes tipos de cáncer se están diagnosticando de más cánceres inofensivos.

En el estudio, publicado en la revista científica 'Medical Journal of Australia', los investigadores señalan que nuestro afán por la detección temprana se ha convertido en un problema y han calculado el riesgo de "sobrediagnóstico" de cinco cánceres diferentes.

Los científicos de la Universidad de Bond, Australia, compararon datos de 1982 y 2012 y descubrieron que en 2012 los pacientes australianos eran mucho más propensos a ser diagnosticados con cáncer, a pesar de que la mortalidad por esta enfermedad no estaba en aumento.

29.000 casos en Australia

Según sus estimaciones, durante 2012, casi una cuarta parte de los cánceres en los hombres fueron "sobrediagnosticados", incluyendo el 42 por ciento de los cánceres de próstata, el 42 por ciento de los cánceres renales, el 73 por ciento de los cánceres de tiroides y el 58 por ciento de los melanomas. En el caso de las mujeres, el porcentaje estimado de sobrediagnósticos es del 18 por ciento en global, con un 73 por ciento de los cánceres de tiroides, un 54 por ciento de melanoma y un 22 por ciento de los cánceres de mama. Así, según los investigadores, cerca de 29.000 casos de cáncer (11.000 en mujeres y 18.000 en hombres) que fueron detectados no tenían que haber sido diagnosticados y no necesitaban de tratamiento.

"Cuando alguien es diagnosticado innecesariamente con cáncer, solo puede ser dañado por el tratamiento, no ayudado"

"Los tratamientos contra el cáncer, como la cirugía, la radioterapia, la terapia endocrina y la quimioterapia, pueden causar daños físicos, pero los riesgos se consideran aceptables si el diagnóstico es el apropiado", explican los autores. "Cuando alguien es diagnosticado innecesariamente con cáncer, sin embargo, solo puede ser dañado por el tratamiento, no ayudado”.

Los cánceres que se estima que son más sobrediagnosticados son el cáncer de mama y el cáncer de próstata, unos tumores relativamente comunes y en los que múltiples países de todo el mundo han desarrollado extensos programas nacionales de detección. De hecho, cuando las mamografías se introdujeron por primera vez en la década de los 80, en los Estados Unidos se vio un aumento del 50 por ciento en el cáncer de mama. Unos años más tarde, cuando una forma similar de detección se introdujo para la próstata, la incidencia de este cáncer se duplicó.

Parece cáncer, no lo es

"El problema es que algunos cribados identifican células anormales que parecen cáncer, pero no se comportan como cáncer", afirma a Science Alert Paul Glasziou, de la Universidad de Bond. "Sin embargo, reducir ese problema no es fácil, ya que algunos tipos de cribado son importantes."

El objetivo, según los autores, es alcanzar un equilibrio e intentar ser más precisos a la hora de evaluar un cáncer en su inicio. Como ejemplo, una investigación en el Reino Unido demostró que por cada mujer que salvó su vida a través de la detección del cáncer de mama, alrededor de tres fueron diagnosticadas con un cáncer de mama que no era peligroso.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios