mejor prevenir que curar

Los síntomas del cáncer de próstata que nunca deberías pasar por alto

Si quieres combatir este problema es necesario acudir a revisiones anuales a partir de los 45 años y llevar unos hábitos de vida saludables

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

El cáncer de próstata es el segundo más frecuente entre los hombres, con aproximadamente 899.000 nuevos casos al año en el mundo, según la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC). En España se diagnostican unos 33.370 nuevos casos (datos recogidos en el último informe de SEOM), su mortalidad fue de un total de 5.855 en 2015 y la edad media de fallecimiento son los 80 años.

La buena noticia es que, en lo que respecta a al resto de cánceres, su mortalidad es baja: más del 98% de los varones que son tratados sobreviven durante cinco años o más. Pero el porcentaje disminuye cuando hablamos de casos avanzados: una vez que la enfermedad se ha diseminado a órganos distantes, la tasa de supervivencia en el mismo tiempo solo es del 30%.

Por lo general, los cánceres de próstata en etapas iniciales no causan síntomas y se detectan mediante la prueba sanguínea del antígeno prostático específico o el tacto rectal, asegura James Wysock, urólogo, oncólogo y profesor asistente de urología en NYU Langone Health.

Pide una cita médica y que te hagan las pruebas pertinentes, especialmente si tienes 50 años o mayor riesgo de padecerlo

Si se sospecha basándose en los resultados de las pruebas de detección o en los síntomas, será necesario realizar pruebas para confirmar el diagnóstico. La prueba definitiva se puede llevar a cabo únicamente mediante una biopsia. "A menudo, cuando tienes síntomas, es muy posible que la enfermedad haya avanzado bastante", continúa. Pero aquí están los síntomas del cáncer de próstata que podrían ser reveladores.

Cambios urinarios

Cuando orinas, la vejiga empuja su contenido a la próstata, que tiene una abertura tubular para dejar pasar los desechos y luego a la uretra. A medida que envejeces, esta zona crece, lo que se conoce como hiperplasia benigna (un agrandamiento no canceroso de la glándula prostática) y eso tiende a causar cambios en la micción. Pero un tumor que crece ahí también puede provocar problemas similares al ir al baño.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Estos afecciones incluyen una corriente urinaria lenta, aumento de la frecuencia, más urgencia y una sensación de vaciamiento vesical incompleto, afirma Wysock. Eso puede significar que sentirás la necesidad de orinar justo después de que ya hayas ido.

Sangre en la orina o el semen

La sangre que aparece en la orina o el semen indica que el paciente está sangrando por alguna parte de los riñones o la vejiga, o los conductos que la transportan. Esta se expulsa junto con la orina y puede ser causada por infecciones, lesiones, tumores o cálculos que se encuentran en los riñones, los conductos o la vejiga. También puede deberse a un recuento bajo de plaquetas. De cualquier manera, programa una cita con tu médico de cabecera.

Presta atención al color rojizo, rosado, si hay coágulos o tienes dolor al miccionar. Para intentar mitigarlo puedes tomar aproximadamente un litro de agua (o de otros líquidos) durante cada período de ocho horas (tres al día), a menos que se le haya pedido que limites la ingestión de estos.

En España se diagnostican unos 33.370 nuevos casos y la edad media de fallecimiento son 80

"En cuanto al semen, ten en cuenta que tener cero eyaculación rara vez es un signo de cáncer de próstata", agrega el experto. Es más probable que sea un problema de los conductos bloqueados o puede ser un efecto secundario de tomar medicamentos para la hiperplasia prostática benigna.

Dolor lumbar o rigidez

Si el cáncer se ha diseminado fuera de la glándula, tiende a afectar los tejidos y huesos cercanos, como la parte inferior de la espalda y la columna vertebral. Puede presionar los nervios espinales causando dolor o entumecimiento, y rigidez en los músculos, dependiendo de dónde se encuentren las células cancerosas. Wysock enfatiza que diagnosticarlo como resultado del dolor lumbar es muy raro, aunque posible.

Ten en cuenta estos tres signos y piensa en ellos como desencadenantes de la evaluación, pero incluso con alguno de ellos no creas automáticamente que padeces este tipo de enfermedad. Puede ser otra cosa, así que no te asustes. Pide una cita médica y que te hagan las pruebas pertinentes, especialmente si tienes 50 años o mayor riesgo de padecerlo.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios