la aemet advierte del aumento de tormentas

El cambio climático azota el Mediterráneo: nueve meses, tres borrascas y tres récords

La borrasca Gloria ha arrasado con todo lo que ha encontrado a su paso provocando daños en gran parte del litoral Mediterráneo

Foto: Imágenes de las inundaciones de los últimos años en el Mediterráneo. (El Confidencial)
Imágenes de las inundaciones de los últimos años en el Mediterráneo. (El Confidencial)

La borrasca Gloria ha arrasado con todo lo que ha encontrado a su paso. El delta del Ebro, uno de los hábitats con mayor diversidad natural de Cataluña y de toda la costa del Mediterráneo ha sido una de las zonas más afectadas por el último temporal, un fenómeno que ha hecho desaparecer tres kilómetros de tierra bajo el agua engullendo 3.000 hectáreas de arrozales, playas y pasarelas sobre el mar.

Sin embargo, el litoral catalán no ha sido el único arrasado por esta borrasca con nombre de mujer. En Alicante, Dénia y Xabia han visto como sus paseos marítimos han sido engullidos por el mar causando en la primera de estas dos ciudades el derrumbamiento de casas y daños que su consistorio ha cifrado en 1,2 millones de euros; mientras que en algunas zonas de Aragón el temporal dejó durante días a varios pueblos aislados y provocó la caída constante de redes eléctricas y telefónicas y en Málaga, a través de una tormenta que descargó granizo, Gloria cubrió las calles la ciudad de hielo y provocó graves inundaciones.

Gloria ha batido récords históricos. La Agencia Estatal de Meteorología, Aemet, lo ha corroborado este martes y ha indicado que la borrasca que ya ha abandonado el país ha superado las cifras registradas hasta el momento respecto al espesor de nieve, a la altura de las olas en el Mediterráneo occidental, a las precipitaciones máximas recogidas en 24 horas durante el mes de enero y en el número de rayos caídos en un día de este mes.

Pero, ¿por qué 'Gloria' y las demás borrascas están causando tanto daño? La respuesta está en el cambio climático. Según los especialistas de la Aemet lo vivido en estos últimos años en el área mediterránea "es coherente con los distintos escenarios de cambio climático que se vienen realizando desde hace décadas, "que avisan de fenómenos adversos cada vez más frecuentes e intensos". Eso sí, desde la agencia apuntan que "asignarle responsabilidades al cambio climático a un único evento adverso exige un estudio más complejo y extenso de atribución".

Lo vivido en estos últimos años en el área mediterránea "es coherente con los distintos escenarios de cambio climático"

Pero los hechos son los hechos, y la realidad es que Gloria no ha sido el único temporal sin precedentes que ha azotado el Mediterráneo en los últimos años. Desde hace varios inviernos la red de estaciones meteorológicas de la Aemet registra tormentas sin precedentes. Un ejemplo de ello fue lo sucedido en enero de 2017, hace solo dos años. Entonces las zonas del interior de la Comunidad Valenciana y en provincias limítrofes se registraron intensas nevadas que dejaron a decenas de miles de personas incomunicadas y estampas de playas blancas.

Oros pasan por lo ocurrido en el verano de 2018, cuando se batió el récord estival de descargas eléctricas para, posteriormente, el octubre de ese mismo año, tener lugar las inundaciones en Baleares, donde la riada de Sant Llorenç en Mallorca dejó 13 fallecidos y las lluvias provocaron que la Aemet registrase el récord absoluto de máxima intensidad de precipitación en una hora en Vinaròs (Valencia) con 159,2 litros por metro cuadrado acumulados.

Récord tras récord y catástrofe tras catástrofe

Pero todo no acaba ahí. La Aemet admite ahora que desde que arrancó 2019 la frecuencia e intensidad de estos fenómenos de récord parece haberse disparado, pues se han registrado tres en solo nueve meses: el primero tuvo lugar en abril, cuando dese el 18 al 22 un temporal provocó lluvias en las zonas costeras de Alicante, Murcia y sur de Valencia que dejaron en cinco días cinco veces más de agua de lo que se registra de media cada año ese mismo mes y el doble de lo que suele llover una primavera estándar; el segundo en septiembre, cuando del 11 al 15 las lluvias torrenciales provocaron en la zona de la Vega Baja la muerte de siete personas dejando la mayor precipitación acumulada en el promedio comarcal de todos los conocidos hasta ahora habiéndose registrado más de 300 litros por metro cuadrado en un día; y el tercero, la reina de los récords, Gloria.

Esta borrasca, que tal y como apuntan desde la Aemet, "se llevó la gloria y la autoría del temporal que afectó al país entre el 19 y el 25 de enero, en realidad la borrasca ni se creó por un proceso de ciclogénesis explosiva ni fue especialmente profunda". De hecho, Gloria necesitó de otros dos ingredientes más para convertirse en una borrasca devastadora que batió todos los récords.

El primero fue un anticiclón anómalo tanto en extensión como intensidad que se encontraba posicionado sobre Inglaterra y el segundo un masa de aire húmedo de procedencia subtropical que ya se encontraba en el Mediterráneo antes de la llegada de Gloria y que fue canalizado por la borrasca. Así, según explican los meteorólogos, mientras Gloria inyectaba aire húmedo, el anticiclón ayudaba a incorporar aire más frío procedente del continente. ¿El resultado? un temporal que acumuló récords de todo tipo:

  • La ola más alta: una boya de Valencia marcó 8,44 metros de altura significante, un valor que supera el máximo del que se tenía conocimiento hasta el momento, 8,15 metros.
  • Más rayos por día: el 21 de enero se registró el mayor número de descargas eléctricas, con 3.035 rayos caídos en la Comunidad Valenciana, la cifra más alta desde que se recogen datos (1990).
  • Más lluvia: Aunque destaca la cifra de que en 5 días se registrasen más de 300 litros por metro cuadrado en siete estaciones distintas, el récord diario estuvo en el aeropuerto de Barcelona, donde se recogían 27 litros por metro cuadrado el día 21, superando la cifra que se había registrado 75 años, en Tortosa, que se recogió el doble del anterior récord, que había tenido lugar 90 años antes y en Daroca (Zaragoza), donde la lluvia acumulada fue el mismo 21 el doble que el último récord registrado 70 años antes.
  • Récord de nieve en Vilafranca: en Vilafranca (Castellón) se superó el día 21 de enero la cifra máxima histórica de la serie de datos de la Aemet que marcaba los 80 centímetros acumulados el 7 de marzo de 1968. Desde ese momento, la cifra a batir es 86 centímetros.
Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios