EL DFDT, EL "PARIENTE NAZI" DEL DDT

La resurrección de un producto químico nazi, un arma de la ciencia contra la malaria

Un compuesto ideado por el régimen del III Reich podría ser la solución para combatir enfermedades infecciosas provocadas por mosquitos y sin dañar en exceso la naturaleza

Foto: Un oficial espolvorea a un militar DDT, tras la liberación del campo de concentración de Bergen-Belsen, en 1945. (Wikimedia Commons)
Un oficial espolvorea a un militar DDT, tras la liberación del campo de concentración de Bergen-Belsen, en 1945. (Wikimedia Commons)

Un grupo de científicos de la Universidad de Nueva York (NYU), encabezados por los profesores Bart Kahr y Michael Ward, pretenden rescatar el 'difluro difenil tricloretano' (DFDT) del olvido, un compuesto usado por el ejército del III Reich para rociar a sus soldados y evitar así las picaduras de mosquitos que podrían trasmitirles enfermedades infecciosas.

Un avión espolvorea insecticida DDT. (Wikimedia Commons)
Un avión espolvorea insecticida DDT. (Wikimedia Commons)

Los nazis comenzaron a usarlo al modificar el DDT ('dicloro difenil tricloroetano') —evitando pagar así la patente de esta sustancia, similar a la anterior, y con la que los aliados hacían lo mismo con sus militares— y lo emplearon tanto contra el tifus como para acabar con los piojos.

El DFDT pudo abandonarse por la falta de datos sobre su eficacia, por su origen nazi y por el desarrollo de la industria del similar DDT

¿Y en qué se diferencian el DDT y el DFDT, además de en una letra? El segundo es más potente, más maleable y menos tóxico.

Un paquete con insecticida DDT. (Wikimedia Commons)
Un paquete con insecticida DDT. (Wikimedia Commons)

Pero cuando los nazis fueron derrotados en la Segunda Guerra Mundial, cayó en el olvido, siendo uno de los pocos descubrimientos científicos de ese periodo que no fue luego aprovechado y mejorado por los aliados. Entre las posibles razones de su abandono figuran el desconocimiento, en aquel entonces, de que el producto alemán fuese más eficiente, su origen vinculado al totalitarismo o el desarrollo de la industria del DDT.

Sin embargo, el DDT murió de éxito. Ya sin competidor alemán, se hizo tan popular y su uso se extendió por medio mundo que los mosquitos se hicieron resistentes a él y dejó de ser útil. Por ello, plantearse empezar a investigar con el DFDT es una opción: en primer lugar, aún no se conocen gran parte de sus propiedades; y en segundo lugar, sí se conoce que es mucho menos dañino para la naturaleza que el anterior.

Ante dos de los grandes retos científicos del momento —la erradicación de enfermedades en zonas poco desarrolladas y la conservación natural—, un derivado ideado por el régimen nazi, podría —según los científicos de la NYU— ser una buena solución.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios